El dolor de la comunidad

Aún con lágrimas de dolor, pero también de impotencia, finaliza una semana trágica en el marco del extenso conflicto de estatales que quedará grabada en la historia del Chubut. Dolor por la muerte de dos docentes comodorenses en un accidente de tránsito cuando regresaban después de participar de una protesta por sus salarios en Rawson.

Y de impotencia por tanto tiempo de conflicto sin que desde las máximas autoridades del Estado provincial surjan iniciativas concretas para comenzar a poner fin a esta situación. E impotencia también, justamente porque las muertes de Jorgelina Ruiz Díaz y de María Cristina Aguilar eran totalmente evitables: no tenían por qué haber estado en ese lugar en ese momento, si este conflicto que hoy comienza su décima semana ya hubiera estado resuelto.

Comentar
- Publicidad -