La partida de Jorgelina y Cristina, desde la mirada de dos docentes universitarias

La muerte de Jorgelina Ruiz Díaz y María Cristina Aguilar fue algo que caló muy hondo en el ambiente docente de la provincia. Sin dudas, es un hecho del que se hablará durante un largo tiempo. Distintos actores se refirieron al tema en el transcurso de estos días y brindaron sus consideraciones sobre el fatal accidente que terminó con la vida de las dos docentes de Comodoro. Este diario se puso en contacto con dos educadoras de la universidad, quienes también aportaron su visión sobre lo sucedido este martes por la noche.Lucrecia Falon, docente universitaria y referente de la Multisectorial de la Mujer, en diálogo con Crónica se refirió al trágico accidente que se cobró la vida de Jorgelina Ruiz Díaz y María Cristina Aguilar. En primer término, consideró que “para los docentes, lo que está pasando en la provincia es terrible. De alguna manera, la lucha se va haciendo cada vez más profunda. Parece ser que nada alcanza para que los escuchen. Viéndolo desde la perspectiva de género, históricamente, la docencia nació como una profesión feminizada. Pareciera ser que todo lo que tenga que ver con el cuidado de la casa, las tareas domésticas, el cuidado de los hijos, necesariamente está relacionado con la mujer. No se valora la formación y estudios de las mujeres. Además de trabajar en las escuelas, tienen que hacerse cargo de sus casas, de sus hijos, y ese trabajo tampoco es valorado”, planteó la entrevistada.

Sin embargo, hizo una salvedad y señaló que esto último no sucede en todos los ámbitos. “No estoy hablando del ámbito privado o familiar. Pero pareciera ser que, para el Estado, las mujeres están en una segunda o tercera categoría, en una inferior. También se cuestiona si se jubilan como amas de casa, planteando que nunca tuvieron aportes. Ese trabajo cotidiano que hacen en sus hogares no es visto, es invisibilizado. En definitiva, ese trabajo del que estamos hablando, ayuda a sostener un sistema económico, porque gracias a que ellas se ocupan de la crianza de los hijos, de las tareas de la casa y otras cosas, hay alguien que puede aportar al sistema de producción”.

Los hechos de Ruta 3 y 26, el primer detonante

Otro de los temas que analizó Lucrecia Falon fue el violento hecho sucedido hace días en Ruta 3 y 26, en donde un grupo de hombres encapuchados desalojó a los docentes allí presentes.

“Lo que pasó en la ruta fue algo muy duro. Una patota fue directamente a violentarse con las docentes que estaban presentes en el lugar. Después del contundente apoyo que tuvo el sector docente después de este lamentable hecho, con esa masiva marcha que hubo, uno esperaría un poco más de respeto y ni así sucede eso. Los responsables de la política de nuestra provincia siguen amenazando con hacerle juicio a las directoras y docentes, porque supuestamente cobran más de lo que les corresponde, cuando en realidad la responsabilidad por este tema es de ellos. Ellos son quienes tienen que hacer bien el trabajo de liquidación”, planteó la docente universitaria.

En la misma línea, Falon señaló que “el hilo termina cortándose siempre por lo más fino. El caso de Jorgelina es muy triste, yo la conocía. Ella estaba a punto de jubilarse, estaba iniciando los trámites, tenía proyectos. Quería volver a vivir a Corrientes, para aprovechar los últimos años con sus padres. Tenía cinco hijos, una nena de doce años se quedó sin su mamá. Es algo realmente muy injusto. La situación que se vive en la provincia llevó a los docentes a hacer paro y movilizaciones. Todo esto los expone a riesgos. Lo único que están pidiendo es que se cumpla con lo básico, que es pagar los sueldos en tiempo y forma”, concluyó la referente de la Multisectorial de la Mujer.

Te puede interesar
Ascendieron a más de 200 policías dependientes de la Unidad Regional de Comodoro Rivadavia

“Aunque volviéramos ahora a las escuelas, no podríamos dar clases, porque hay muchas que tienen serios problemas”

Viviana Gualdoni, docente universitaria y de nivel secundario, también conversó con Crónica y brindó sus consideraciones sobre el fatal accidente que terminó con la vida de Jorgelina Ruiz Díaz y María Cristina Aguilar. La referente de la Multisectorial de la Mujer se mostró consternada por la partida de las dos educadoras y, al borde del llanto, describió sus sensaciones luego del trágico hecho. “En lo personal, la partida de Jorgelina me duele más”, dijo.

“A mí me destrozó esto. Jorgelina era un ser maravilloso, yo la conocía de las luchas. Era una de esas personas con la que te veías en cada manifestación, con la que te dabas un abrazo, y ese abrazo te daba tranquilidad y fuerza. Cuando me enteré que era ella, la noticia me partió al medio. Fue algo desgarrador. A Cristina no la ubicaba tanto, pero igual me duele. Pero en lo personal, la partida de Jorgelina me duele más”, expresó la docente universitaria.

En la misma línea, la entrevistada señaló que “los docentes no estamos pidiendo mejores condiciones laborales, estamos pidiendo lo mínimo. Pedimos nuestro salario en tiempo y forma, no trabajamos en un voluntariado. Aunque volviéramos ahora a las escuelas, no podríamos volver a dar clases, porque hay muchas escuelas que tienen serios problemas, de calefacción, por ejemplo. En la escuela en donde yo trabajo, este año solo pude dar diez clases, porque no hay calefacción. Solamente funcionaban cuatro aulas, teníamos que hacer como una especie de sorteo, para ver a quién le tocaba tener clases. Arreglaron una bomba para que el colegio estuviera calefaccionado, esto, gracias a un fondo que la Municipalidad le dio a la cooperadora de la escuela, pero con una sola no alcanza, y el sistema se volvió a romper”.

Los argentinos, un ejemplo a nivel mundial

Sabido es que en algunos países del continente americano y en otros europeos, la educación es privada. En Argentina, tanto la educación como la salud son públicas, algo que distingue a nuestro país y que de hecho, es la envidia de muchos. Viviana Gualdoni brindó una definición en torno a este tema al plantear que “a los argentinos nos distingue la educación y salud pública. Si uno quiere buscar algo que distinga a nuestro país, es eso, no hay que buscar más. Los gobiernos están destruyendo eso”, señaló la referente del movimiento feminista en Comodoro.

“Una profesión feminizada”

Por último, la educadora de nivel secundario manifestó, respecto a la profesión docente y a cómo nació originalmente, que “la nuestra es una profesión feminizada, desde la cuna, desde el origen. Sarmiento decía que era mejor tener maestras mujeres, porque se les podía pagar la quinta parte de lo que había que pagarle a un hombre. Las que llevamos la lucha adelante desde un primer momento fuimos las mujeres, porque fue lo que nos tocó. Con esto, lo que hacemos es mostrar que no somos un sexo débil, mostramos que sabemos defender nuestros derechos, que sabemos organizarnos, que ponemos lo que tenemos que poner cuando tenemos que defender nuestros derechos”, concluyó Gualdoni.

 

Comentar
- Publicidad -