Tensión en París en nueva jornada de protestas

La prefectura de policía movilizó a 7.500 agentes, cañones de agua y vehículos blindados. Desde el viernes por la tarde, se acordonaron barrios enteros del centro de la capital.

El Ejecutivo francés desplegó este sábado cerca de 7.500 agentes de las fuerzas del orden para evitar altercados en una tensa jornada de protestas, encabezada por una nueva manifestación de los “chalecos amarillos”.

Aunque las autoridades no habían autorizado ninguna movilización de ese colectivo, que cumple su 45 jornada de reivindicaciones, algunos “chalecos amarillos” mantuvieron su manifestación en puntos como la plaza de la Madeleine, donde los antidisturbios usaron por momentos gases lacrimógenos para dispersarlos.

Las autoridades afirmaron temer episodios violentos, como ya ocurrió en anteriores manifestaciones de los “chalecos amarillos”, que llevan diez meses protestando contra la política social y fiscal del Gobierno.

Convergencia ente diferentes grupos

Una fuente de las fuerzas de seguridad mencionó que existe un riesgo de “convergencia” entre los “chalecos amarillos” y los llamados Black Blocs “que quieren romperlo todo”.

Algunos activistas esperan que se produzca una “convergencia” entre varias marchas, como Aurélie Trouvé, del movimiento antiglobalización Attac, para quien “las preocupaciones del fin del mundo y del fin de mes se han hilvanado”.

“Este día es simbólico para nosotros, por la convergencia de luchas por el clima y [la de] las jubilaciones”, indicó Eric, un “chaleco amarillo” llegado desde Toulouse (suroeste) junto a su compañera. Ambos preveían participar en la manifestación por el clima organizada por los ecologistas. Esa “marcha por el clima y la justicia social”, convocada por varias oenegés, debía partir a medio día desde el centro de la ciudad.

Comentar
- Publicidad -