Dura polémica ante supuesto impedimento laboral y la necesidad de una red de gas

Con una obra que se encuentra a medio realizar por los reclamos de una vecina, propietaria de una veterinaria en Km. 5, una empresa autorizada por Camuzzi y con supervisión municipal, no ha podido continuar con el tendido nuevo que amplía una red de gas en el sector cercano a la rotonda de Ruta 1 y Av. Del Parque, por lo que continúa la dura polémica que enfrenta un supuesto impedimento a trabajar y una tarea calificada como de necesidad pública.
De acuerdo con lo sostenido por la profesional de la veterinaria San Andrés, el trabajo impediría el ingreso de sus clientes, muchos de ellos niños con mascotas en brazos, además del peligro que supondría para ellos sortear la zanja por donde debe tenderse el ducto, discusión y defensa de su “libertad de trabajo” que ayer derivó en fuertes discusiones que obligó la presencia de personal de Defensa Civil, policías, equipos de inspección municipal y empresarios de la constructora en el lugar donde “no se pudo continuar la tarea”.

Miguel Bargas, como responsable de Defensa Civil, señaló que en realidad “nos hicimos presentes porque nos dijeron que había una señora en la zanja del tendido y pensamos en una caída, posible quebraduras y quién sabe qué otras consecuencias pero, al llegar, nos encontramos con que la señora Érica Antonelli se metió dentro de la zanja para frenar la obra, además de cruzar su auto en el lugar por donde debe continuarse el trabajo”.

Te puede interesar
Amplio interés del público generó la charla interactiva por la iniciación al e-commerce

El funcionario aseguró que “a pesar de que le explicamos que la obra tiene el carácter de necesidad pública, que demandará tres días, y que durante ese tiempo se instalará un puente sobre el tendido de la red -con las barandas de seguridad correspondientes- lo que permitirá un acceso seguro a su local, no hubo manera de quebrar su postura, continuó reclamando y dejando su vehículo por donde debe realizarse el zanjeado”.

Ante ello y “entendiendo que si le impidiéramos trabajar tendría razón, lo que no sucede”, se realizó denuncia policial y el trabajo “que beneficiará a decenas de familias debió suspenderse momentáneamente pero se dará continuidad en las próximas horas”.

En tanto y pese a las advertencias, la veterinaria Antonelli mantiene su decisión y hasta aduce el peligro de que una retroexcavadora dañe su vivienda en la tarea, por lo que advierte que no permitirá el trabajo aún cuando deba realizar denuncia judicial.

 

 

Comentar
- Publicidad -