Condenaron a Gustavo Servera a cadena perpetua por el femicidio de Soledad Arrieta

En horas de la mañana del presente viernes, el tribunal de debate dio su veredicto y condenó a Gustavo Servera a la pena de prisión perpetua por el femicidio de su ex pareja, Soledad Arrieta.

Este viernes en la sede de los tribunales del barrio Roca, el tribunal de debate presidido por Martín Cosmaro e integrado por los jueces Mariel Suárez y Jorge Novarino- éste último de la localidad de Sarmiento, dieron lectura al veredicto luego de declarar a Gustavo Servera penalmente responsable del delito de homicidio doblemente agravado por el vínculo y por ser cometido contra una mujer, mediando violencia de género, en calidad de autor tras el violento crimen de Soledad Arrieta, ex pareja del imputado.

De esta forma, condenaron a Servera a la pena prevista por el Código Penal y solicitada desde la fiscalía, la de prisión perpetua, en función del principio de culpabilidad, la gravedad del hecho, el mecanismo de producción la crueldad con la que se comete el delito. Además se mantendrá la prisión preventiva hasta que la condena quede firme en base al peligro de fuga existente.

Además de los jueces y el imputado, estuvieron presentes en la audiencia,  por el Ministerio Público Fiscal, María Laura Blanco, fiscal general; en tanto que la defensa del imputado fue ejercida por Carolina Cruz y Elizabeth Yapura, abogadas de confianza del mismo. Asimismo se encontraban en la sala presentes familiares de la víctima asistidos por profesionales del SAVD, como también público en general.

Te puede interesar
Conducían una moto robada, chocaron y terminaron detenidos

El femicidio de Soledad Arrieta

El ilícito contra la vida ventilado en el debate aconteció el pasado 5 de febrero de 2018, en el horario comprendido aproximadamente entre las 01.30 y las 02.02 hs., cuando María Soledad Arrieta se encontraba en el inmueble ubicado en la parte posterior del predio sito en calle Juan Manuel de Rosas al 3600, del Barrio Abel Amaya de Comodoro Rivadavia. En tales circunstancias, se hizo presente su esposo, Gustavo Alejandro Servera, quien reside en el inmueble ubicado en la parte delantera del predio, ingresó a la vivienda donde se encontraba Arrieta, y mediante golpes y utilizando un lazo metálico que colocó alrededor del cuello de Arrieta, ejerció presión y la redujo. Acto seguido, la condujo al dormitorio del inmueble, donde la roció con un líquido inflamable y la prendió fuego, tras lo cual se retiró del lugar, provocando así la muerte de Arrieta por quemadura extensa y de vías aéreas.

El ataque reseñado se produjo como conclusión de una relación signada por violencia de género, en la que Arrieta se encontraba en una situación de subordinación y sometimiento hacia Servera, basada en una relación desigual de poder.

Comentar
- Publicidad -