Desarticularon banda de extorsionadores dirigida por un preso: tres mujeres y un hombre detenidos

La policía desbarató ayer una banda de extorsionadores que la dirigía un preso desde la cárcel. Fue con las detenciones de dos mujeres y un hombre y la realización de una decena de procedimientos simultáneos en Gaiman, Puerto Madryn y Trelew en los que se secuestró evidencias, armas y dinero. Una de las diligencias se efectuó en el Instituto Penitenciario Provincial que está ubicado a un costado de la ruta a Puerto Madryn, en donde se encuentra detenido “el líder” de la gavilla.

El preso se llama Rubén Valdez y en la celda le incautaron 79 pastillas de medicamentos de distinta índole, 5 teléfonos celulares, 9 pendrive, 7 cuadernos y papeles con anotaciones varias relacionadas a la causa, 1 chip y 1 tarjeta SIM, según pudo conocerse.

Según el jefe de la Policía de Investigaciones de Trelew –que tuvo a su cargo todas las diligencias y las averiguaciones del caso con un trabajo que duró cerca de seis meses –la organización captaba a la víctimas, que eran hombres mayores, a través de una página de Facebook de alto contenido sexual, con el tiempo terminaban intercambiando fotos “íntimas” y después les exigían plata para no hacerlas públicas.

Los procedimientos con los que se desarticuló la banda fueron llevados a cabo durante toda la mañana de ayer. Comenzaron alrededor de las siete y constaron de ocho diligencias de allanamiento, más tres órdenes de presentación judicial que se enviaron a distintas instituciones de los que no se dieron detalles.

Uno de los allanamientos se efectuó en la calle Paraguay 408 de Trelew donde se detuvo a María Cristina Avilés (26) y se secuestró un teléfono celular, además de un pendrive. La otra diligencia se realizó en Moreno al 2.200 en donde vive otra mujer que presuntamente integraría la banda y allí la policía secuestró un teléfono celular y documentación. En la calle Trevelin y Ecuador –en donde se hizo otro de los allanamientos– se incautó un revólver calibre 22 largo cargado con siete balas, siete municiones calibre 38 y 9 milímetros. Seis teléfonos celulares, un chip, y un cuaderno de anotaciones. Allí vive otra de las mujeres sindicadas en la investigación que no fue detenida.

En Puerto Madryn, en tanto, en la calle Joaquín Soto se procedió a la detención de María Garay y se secuestró una notebook, diez dispositivos de almacenamiento informático, seis teléfonos celulares, 14 proyectiles calibre 9 x 19 y documentación relacionada con envíos y recepción de dinero. También se realizó la requisa de un Chevrolet Corsa.

En la calle Cerro Cóndor al 900 en tanto, donde viviría otra de las mujeres involucradas en la investigación se secuestró una tablet y cinco celulares. Y en el domicilio de la calle Tello al 700 en Gaiman se efectuó la detención de un sujeto identificado como José Allegra Filosico a quien de la casa se le incautó también cuatro teléfonos celulares, un revólver calibre 22 cargado con cinco balas, una agenda con anotaciones y unos 27.000 pesos en efectivo. En otro domicilio de Trelew, en la calle Paso de Indios al 4.400 el operativo no arrojó resultados positivos.

“A la causa la tenemos caratulada como ‘asociación ilícita en concurso real con extorsión’, especificó el comisario Eduardo Chemín, jefe de los investigadores, y luego explicó que los extorsionadores era “un grupo de personas que utilizando Facebook apócrifos, truchos; creados con fotos falsas, captaban a hombres grandes, intercambiaban fotografías de índole sexual y con esta información más otra que recababa el líder de la banda sobre la víctima, posteriormente, comenzaban a llamarlo solicitándole determinada suma de dinero para no publicar las fotografías”.

Te puede interesar
Ana Clara Romero: “Comodoro hoy tiene el desafío de elegir a una mujer como intendente”

Agregó después Chemín: “Los perfiles de Facebook que ellos creaban tenían fotos muy sugestivas, de mujeres, que por supuesto no eran reales, no eran de la persona que utilizaba la red social, pero a través de esto mantenían una comunicación con la víctima hasta que lograban que se desinhibiera y enviara también fotografías de índole sexual, le captaban el número de teléfono y posteriormente el líder de la banda que es una persona que está presa en el Instituto Penitenciario Provincial condenado por otra causa llamaba y concretaba la extorsión”. ¿De qué manera? Haciéndose pasar por el padre de la mujer que recibía de la víctima esas fotos de contenido sexual.

“Había otra persona que recibía el pago, que está en libertad y que es de la localidad de Gaiman y conformaban así la banda de extorsionadores liderada por un detenido”, acotó Chemín. ¿Era mucha la plata que les sacaban a las víctimas? Se le consultó. “Por cada uno de los hombres estamos hablando de unos 50 mil pesos, por lo menos. No tenemos cifras determinadas, cada víctima ha pagado distinto monto, pero tenemos establecido que más o menos entre los veintidós casos denunciados estaríamos hablando de alrededor de medio millón de pesos”, completó el jefe policial.

Todos los detenidos, inclusive el recluso que está alojado en el IPP (el Instituto Penitenciario Provincial) camino a Madryn serán trasladados en las próximas horas a una audiencia en la Oficina Judicial de Trelew en la que, es muy probable, les dicten la prisión preventiva como mínimo por el lapso de cuatro meses.

Denuncia en Comodoro, el inicio

Por su parte el comisario general Miguel Gómez (Jefe de Policía) dijo que “la investigación la originó la División de Investigaciones de Trelew y duró 4 meses. A través de las redes sociales, las mujeres establecían confianza con los hombres, se intercambiaban fotos íntimas y –posteriormente- aparecía un “falso padre” que simulaba estar enojado por las fotos en los celulares de sus hijas y comenzaba la extorsión a través de la cual se solicitaba un pago o en caso contrario iban a resultar denunciados. Los montos solicitados oscilaban entre $7000 y $12.000”.
“Había una persona que cobraba que también la detuvimos en un allanamiento en Gaiman. Pudimos determinar que el interno del Instituto Penitenciario comandaba esta organización. Existió una denuncia en Comodoro Rivadavia que dio inicio a todo este proceso investigativo. Todos los involucrados son conocidos en el ambiente policial. Todavía, hay personas que restan localizar en vinculación con esta banda”, cerró Gómez.

 

 

Comentar
- Publicidad -