Un músico mostrando sus búsquedas en solitario

Sebastián Oviedo sale al ruedo, tras el alumbramiento de un espectáculo a nueve meses de regresar de la temporada marplatense, siendo parte de la revista musical Bien Argentino. Tango, folklore latino, con su bandoneón y mucha tecnología en el piso. Este viernes en Teatro Dislocador, desde las 21.

Por Marcelo Melo
La evolución en un creador, un artista, se va proyectando en sus puestas en escena, que son verdaderas apuestas, salir al ruedo. Ese in crescendo que va desde la formación a las primeras presentaciones en directo, la instalación en el imaginario popular, las giras, el trampolín a un escenario importante, mientras surge la inclinación a experimentar, salir de los moldes, jugarse, saltar al vacío y sin red. Estos puntos se alcanzan muchas veces en forma irregular, en otras fulminante. Y el artista va. Como buen montañista, ascendiendo previo el trazado de un mapa que va señalando coordenadas, búsquedas a tientas.
El bandoneonista comodorense Sebastián Oviedo sale a mostrar otro punto más en el escalamiento de su carrera profesional, dejando de lado el acervo, el clasicismo y tradición que trae naturalmente la historia del tango y el folklore. Y se la juega en solitario, mostrando la faceta experimental, con bandoneón, pedales, maquinas, tango que mezcla sus orígenes vestido por el futuro, fruto del laboratorio, de la búsqueda que tira de una tanza que no se sabe dónde concluirá, qué traerá el anzuelo.
Quienes deseen encontrarse con este fenómeno, convocado para temporadas veraniegas pasadas de la revista marplatense, con caras vernáculas muy populares, como Miguel Angel Cheruti y Florencia de la V en Bien Argentino, siendo parte nada más y nada menos que de la orquesta en vivo; tendrán la oportunidad en la antesala de la primavera, el viernes 20 en Teatro Dislocador, desde las 21.
“Voy a presentar un espectáculo que vengo armando hace varios meses, se trata de un músico en escena que va a ejecutar varios instrumentos, entre ellos percusión, guitarra y bandoneón. Lo titulé Identidad porque habla de lo que es la búsqueda de un músico de su música en formación, cómo va trabajando estilos con los aprendizajes en el camino que se transita desde el inicio, de ahí deriva Identidad, voy a presentar música que me fue tallando como artista, ya sea desde el folklore, el tango, la música latina, el son cubano, también una cumbia colombiana. Y de ahí al ensamble con la nueva tecnología, que ha abierto un panorama para trabajar el sonido, que antes carecíamos, desde un controlador midi hasta un pedal loop station, todo ese coctel, ese bagaje, lo quise aprovechar y todo da con mi Identidad, que muta, pero tiene esencia” describe a DOM este joven que ha dejado de ser promesa, sino una hermosa realidad, no solo por lo que ha desplegado en la Ciudad Feliz, sino que sale a la ruta experimentar con su fuelle en el repertorio de Titín Naves, la leyenda viviente que engendrara los C113 Vicios.

Estas a cinco días de la prueba de fuego, ¿Cómo fue el proceso?
Esto comenzó a fines de febrero de este año, estaba con Bien Argentino en Mar del Plata promediando la temporada y llegó a mis manos, de parte de un violinista del elenco, el pedal loop station, que me permitió grabar instrumentos en simultaneo. Allá, lo que sentí mucho y extrañé era compartir música con los amigos, de los que sabes cómo manejan los tiempos, gustos y ganas de uno, los conoces, ellos a vos. Allá me costaba porque era natural, provenían de diversas formaciones del país, como yo llegué de acá con todo lo que incorporé, pero no surgía tocar con alguien. Necesitaba ensayar, tocar, fuera de la obra y cuando me encontré con esta tecnología entendí que podía ensayar y tocar solo, crear música en solitario, salió como un juego y tomó mas seriedad cuando los temas ensamblados empezaron a surgir y vi como repercutían en el otro. Era llamativo ensamblar varios instrumentos con el pedal y sumarle el bandoneón que siempre es una rareza. Hoy me da felicidad ver el fruto, que ahora voy a mostrar.

Y el círculo íntimo ¿cómo respondió a esas nuevas búsquedas?, que muchas veces al ser experimentación, cuesta digerirlas…
Ya me han dado la confianza gente allegada que la tiene, que la manya, que sabe de géneros, de tango, de la variante electrónica. Voy a entrar a escena solo y voy a tocar solo, creo que será una gran novedad. Ojo, me genera mucho compromiso y quiero ver las reacciones, que sensaciones les arrancaré al espectador . Todo eso estoy pensando, metiendo muchas fichas. A todo esto se suma mucho profesionalismo en lo escénico, el diseño escénico/luces/sonido, puesta en escena, me dan una mano importante, como Walter Vega, Jorge Escalante (tío) y Aymara Gallardo.
Una experiencia muy alucinante que viví fue cuando lo traje a mi viejo, que es un guitarrista tradicionalista, folklorista, le dije vení y sentate acá, le hice una demostración s, y empecé a meter solos, le mostré unos temas que estaba armando, y empecé a meter un instrumento tras de otro, bandoneón, guitarra, percu, y quedó muy sorprendido, me dijo NO esto no puede ser.
Para la presentación del viernes invité a un amigo, Kelo Perea, al que le mostré lo que estaba armando y fue él el que me dijo de hacer un teatro, lo veíamos muy lejano, hasta que me conecté con la gente de Dislocador, todavía no estoy con los pie en la tierra sobre lo que voy a hacer, mi primer teatro en solitario, una gran apuesta, que estoy seguro que va a sorprender. Si cuento los detalles, le rompo la sorpresa.

Te puede interesar
Sofía Toti Trucco, Fémina

¿Las conexiones con la revista marplatense cómo andan?
Mucha comunicación con, Ángel Carabajal, el director estamos siempre en contacto, pero todavía no me propuso nada. Me felicitó por mi nuevo proyecto y me dijo que me iba a ayudar a difundir, poder sacarlo a otros lugares.
Luego de la presentación voy a editar videos porque estoy recibiendo propuestas de Neuquén, y de Vietnam donde hay programa de TV en el que participan actualmente ex bailarines de Bien Argentino, que mostraron mi proyecto al director, tengo muchas expectativas puestas ahí. La idea es que esto llegue lo más lejos posible, el producto está tremendo, más de diez instrumentos ejecutados en vivo y grabados por un solo músico. Y lo más fuerte sucede cuando aparece el bandoneón.

De México a la revista marplatense
El bandoneón de Sebastián Oviedo ya acumula millas y tiene estampado en su estuche etiquetas de varios aeropuertos. Ha encarado giras por el exterior, y rodando por México se encontró con Ángel Carabajal, gran profesional del teatro argentino, en el género del clásico de revistas.

Con tres décadas sobre el planeta, el comodorense bautizado por Miguel Angel Cherutti –cabeza de cartelera junto a Flor de la V- como “El bandoneón del sur”, estaba en el país centroamericano con su grupo de folclore contemporáneo fusión denominado “Instrumental Peñera” y desde ahí fue convocado en su rol de bandoneonista para compartir el escenario en un music hall en el Teatro Corrientes. Hasta tuvo el placer de observar a la obra alzándose con el premio “Estrella de Mar” en el Hotel Sheraton.
Se recibió de Profesor de Música en el Instituto 806, la Escuela de Arte. “Arranqué a los seis años, viendo tocar a mi viejo Ramón, que es guitarrista y mi abuelo, acordeonista. Me atrapó el interés de verlos a ellos y se dieron cuenta que yo quería meterme en la música. Sin dudarlo me regalaron una batería, después me entró el interés por la guitarra e integré un grupo llamado “Las guitarras mágicas”. Estuvimos diez años tocando en grandes festivales como el Poncho en Catamarca y la Vendimia entre otros” contó a los medios cuando volvió con el éxito encima.
El Festival Nacional de la Música y el Folklore de Cosquín lo tuvo como protagonista con “Zambunda” y luego armó “Instrumental Peñera” y ya han pisado Jesús María; al Festival Austral de Pico Truncado” y la gira mexicana. Cuando llegó, le esperó ser parte de nuevas versiones de los clásicos de los C113 Vicios, junto a su creador, Titín Naves, en las que solo se encuentran bandoneón y guitarra.
Y su faceta de docente la lleva adelante en la Escuela 209 del barrio San Cayetano.

Comentar
- Publicidad -