La comunidad salteña realiza hoy la procesión de la Virgen del Milagro por calles céntricas de esta ciudad

El sacerdote Pablo María Pagano Fernández visitó la redacción de Crónica y se refirió a la tradicional festividad de la provincia de Salta, que culmina hoy en Comodoro con la clásica procesión de la Virgen del Milagro por las calles céntricas de la ciudad. Además, el clérigo se tomó un tiempo para hablar de otras cuestiones relacionadas a la religión católica.

La fe de los salteños

Hoy a las 16:30, los salteños presentes en Comodoro Rivadavia concentrarán en la Catedral local, para luego a las 17 comenzar la procesión de la Virgen del Milagro. Luego, a las 19, también en la Catedral, habrá una misa, para finalizar con un pacto de fidelidad que solo los salteños hacen con los santos patronos. “Las fechas que los salteños tenemos que saber de memoria son varias. En 1582, se fundó la ciudad de Salta, la única en Sudamérica en donde estuvo presente un obispo. Ese obispo, Francisco de Vitoria, prometió llevar desde España la estatua de un Cristo para la iglesia que había en Salta. A los diez años, ese Cristo llegó con una imagen de la Virgen del Rosario, en 1592”, comentó el padre, que además es doctor en Teología.

Cien años después, en 1692, en Salta se sucedieron una serie de terremotos que despertaron la fe de los pobladores. “La gente de ese entonces pensaba que a través de la fe se podía experimentar la salvación. Los terremotos se calmaron por la súplica de un pueblo que debía reconocer sus pecados. Desde ese momento, se selló una alianza con la Virgen y el Señor del Milagro. Estos acontecimientos se repitieron en 1844, durante ese año hubo nuevos terremotos, lo mismo sucedió en 1948”, reveló Pagano Fernández.

“En Comodoro y la Patagonia hay muchos salteños, donde hay alguien oriundo de Salta, está el milagro. Sobre todo si se juntan familiarmente, la raíz del milagro en el salteño es algo muy fuerte, es algo que lleva a todos lados. La gente de Salta es gente muy arraigada a su tierra, sabe que hay una conexión muy especial, una trascendencia” planteó el sacerdote, que también recordó su paso por Comodoro en 1997: “Ese año, yo llegué a Comodoro como un peregrino del milagro. Mi hermano en ese momento estaba en la base aérea de la ciudad, es retirado de Fuerza Aérea. Por primera vez salíamos a las calles con los salteños vestidos de gauchos, fue un momento muy lindo”.

Te puede interesar
Austral participa en Bariloche del Argentino de Pista

Distintas concepciones de la fe

El sacerdote que vino especialmente desde Salta para acompañar a la comunidad salteña de Comodoro en la Procesión de la Virgen del Milagro se refirió además a las distintas concepciones de fe que existen en todo el mundo y a las figuras de la virgen que hay en los distintos países. “Todos reconocemos el evangelio. Al irse desparramando la fe por el mundo, por los distintos países, las distintas culturas asimilan a las figuras máximas del catolicismo de distintas maneras. Esto es así por las costumbres de los países y las configuraciones geoculturales. En África están los Cristos negros, en Asia las vírgenes con rasgos asiáticos. Dios se interioriza en todas las regiones, por eso tiene diferentes advocaciones” señaló.

Por último, el entrevistado se refirió a la religión y a cómo por distintos motivos esta práctica se convierte en un cable a tierra para muchos: “incluso siendo la iglesia desacreditada por algunos escándalos que trascienden públicamente, el cristiano busca un cable a tierra, una antena al cielo. El creyente busca sostener la vida cuando los horizontes y promesas humanas de progreso fallan. Confían en que hay una fuerza en lo alto, entonces, lanzan un ancla de esperanza en momentos desesperantes. Es en esos momentos cuando la gente se vuelve sensiblemente religiosa”, concluyó el sacerdote salteño.

 

Comentar
- Publicidad -