Valeria Velásquez, con “V” de violinista

Valeria Velásquez, violinista profesional, surgida de la Escuela Municipal de Arte vive un presente muy especial: “La Casa de Papel”, en su tercera temporada la tuvo con su banda interpretando el “Bella Ciao”. Antes, su talento fue parte de la presentación de la banda británica Coldplay en el Estadio Único de La Plata. Hace poco estuvo en Comodoro, en otra fase más de los cursos de formación de la Orquesta de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco (UNPSJB), junto a su compañero de vida y escenarios, el bandoneonista Matías Giannasio.

Netflix, Coldplay y la sinfónica universitaria

(Por Marcelo Melo) El estreno de la tercera temporada de “La Casa de Papel”, que desde el 19 de julio atrapó a millones de espectadores a través del fenómeno Netflix, tuvo una presencia comodorense. Valeria Velásquez, violinista, integrante de “La Fanfarria del Capitán”, banda que fuew convocada para participar y aportar su fusión de folklore balcánico, sazonado con sonidos latinos, la fuerza del rock y la alegría de la cumbia. La Fanfarria ya es conocida en Europa, Rusia, China y Japón, giran por esos lares desde 2011, con raids que llegan a extenderse por siete meses consecutivos.

En la serie, una vez dentro de la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre, los ladrones cantan el “Bella Ciao” al excavar el túnel que les llevará a la libertad. Y el “Bella Ciao” también acompaña a Berlín en el enfrentamiento final con la policía. Este clásico interpreta la violinista, junto a los Fanfarria.

Fue un himno de la resistencia italiana contra el fascismo de Benito Mussolini y las tropas nazis durante la Segunda Guerra Mundial.

Hace dos años, la instrumentista, en el Estadio Único de La Plata, dispuso su talento para las cuerdas frotadas al servicio de la banda inglesa Coldplay, para dos conciertos memorables que reunieron 100.000 espectadores en el Bosque, además de entrar a estudio junto a los liderados por Chris Martin, para el registro de un material en Buenos Aires, que será editado en el futuro.

Incansable, estos puntos altos de su trayectoria no se logran sin mucho trabajo, esta mujer de 37 años regresa periódicamente a esta árida escenografía, que la tuvo hasta terminada su formación en la Escuela Municipal de Arte. Y viene a devolver, a formar, saca a relucir su faceta docente, junto al compañero de vida y ruta, Matías Giannasio, bandoneonista con quien comparte otra formación: “Los del Río”, dedicada al tango. El domingo pasado partieron nuevamente a la Ciudad Autónoma, tras cerrar dos jornadas de capacitación intensiva para los instrumentistas de la Sinfónica de la UNPSJB, principalmente.

Orquestados: Valeria Velásquez y Matías Giannasio en los cursos de formación de la Orquesta de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco.

“Es hermoso lo que se armó, este ensamble que pudimos formar en una sola jornada, un acordeonista, una bandoneonista, con cuerdas, viento, piano y contrabajo. Estamos muy contentos y nos recibieron muy bien, tres horas de taller que fueron muy fructíferas. Mi especialidad es la cuerda frotada, soy profesora de violín, a partir de ahí marqué mucho en articulaciones y técnicas” comenzó relatando a Dom tras la primera cita formativa, expresando además su emoción al estar a horas del recital en el Predio Ferial en la Expo Turismo, con el Dúo del Río, en el que Matías es el director, “yo soy más música clásica, de él surgen los arreglos tangueros” dice Valeria.

El fuellista destacó la calidad humana de “la gente que nos recibió, todos muy generosos, hubo mucho interés en la propuesta, gente de todos los niveles. Nosotros tenemos el proyecto de orquesta escuela en Hurlingham, donde residimos. Ella vino a dar talleres de cuerdas, hace tres meses” explica y cede la palabra. “Fue sobre cuerdas frotadas, cuestiones técnicas y como les gusta mucho el tango, y conocían nuestro proyecto en conjunto con el género, nos convocaron para esta etapa”. Giannasio aporta que fue la UNPSJB la responsable de la convocatoria, “pero fue abierto a la comunidad de músicos en general, tomaron parte pianistas, otros instrumentos y se pudo concretar un ensayo orquestal general, que es donde se ven cuestiones interesantes del tango y lo mejor es que quede un elenco, una orquesta, como la nuestra, la Orquesta Baigón, que ya tiene 12 años, una formación de orquesta típica del ´40, con una visión más personal del género, con bandoneones, piano, violines, viola, chelo, viola y contrabajo, más el cantante”.

Con “La Fanfarria del Capitán” pusieron el sello al himno “Bella Ciao” de “La casa de papel”.

-¿Vienen a sacar el jugo a lo que ya trae el músico?

-Giannasio: Es charlar, ver porqué vienen, es gente que ya trae el estilo. Lo que se ve en el curso son las notas y no las intenciones, cómo buscarle la manera de que estilísticamente tenga identidad. Todo ese laburo que es parcial y a la vez es completo termina resultando un arreglo para orquesta, siempre que se hace un ensamble y queda conformada una orquesta típica esa es la esperanza, como institución, que es donde más aprendes, te transforma, ojalá suceda eso en Comodoro.

-Con tantas formaciones, viajes, docencia, puede decirse que viven de y por la música, o viceversa…

-Giannasio: Habría que ver el concepto “vivir de la música”, uno vive haciendo música, componiendo, después si algún proyecto sirve para sobrevivir, bienvenido sea. Siempre que nos metemos en un proyecto, lo que evaluamos solamente es lo musical y artístico. Después si tienen etapas fructíferas, genial, sino seguimos, disfrutamos igual y desarrolla. Pero más allá de eso, si se puede vivir por y de la música, siempre nos metemos, si genera réditos bienvenido sea y sino disfrutamos el poder expresarnos artísticamente, que es lo primordial. Nos dedicamos a la docencia, trabajamos en conservatorios, es un refugio y un servicio público, de reconocimiento, y es entregar lo que hemos recibido, es la devolución.

Te puede interesar
Un músico mostrando sus búsquedas en solitario

En Buenos Aires, son parte del aceitado engranaje de esa industria doble T: Tango asociado al Turismo, tanto interno como internacional, esa faceta cultural que mueve mucho en la capital nacional. “Pero vamos con la autogestión, que tiene que ver con un Lado B del tango, con nuevas facetas compositivas, búsquedas nuevas” describe Giannasio.

Agrega que “es reformular un poco, y de última hacer lo que hicieron siempre los músicos de tango, que es darle y darle a su obra. Hubo etapas de estancamiento, pero todos los géneros se enriquecen con nuevas creaciones, nuevas formas de verlo, de cuestionarlo e investigarlo. Por suerte hay un resurgimiento, con nuevos compositores, pero es lo que sucede siempre naturalmente.

Hay cabezas más abiertas, hay ciertos códigos que se pudrieron y se pudieron revertir, como el machismo, cuestiones que estaban instaladas en la sociedad más que nada, más que en el tango de por sí”. La comodorense agradece también otros espacios de trabajo y expresión, que son los reemplazos en orquestas, siempre gustosos, “en la vorágine son muchas cosas, pero viéndolo de lejos es muy fructífero, la docencia me encanta, y tocar es vértigo puro”.

Llevándola a bucear en sus recuerdos, a esa adolescente en vías de, es una agradecida al semillero artístico local. “Me formé en la Escuela de Arte, y me fui para Buenos Aires cuando la terminé. Fui la generación que tuvo media cursada en el Galpón y otra mitad en el edificio nuevo. Estudié luego en el Conservatorio Astor Piazzolla, profesorado superior de violín y ahora estoy haciendo la Licenciatura. Llego y me reencuentro con amigos de la primaria, amigas muy fuertes, con Mariana Heredia, muy buena onda. Y por supuesto, mi viejo. A mi vieja y mis hermanos los tengo en Buenos Aires…Y Comodoro tiene mucho en la faz cultural. La sinfónica de la Universidad es un emergente muy importante, es mucho lo que aquí ocurre porque la resistencia que hay a nivel cultural es muy fuerte” remarcó la violinista.

Cold Play: Junto a Chris Martin antes del recital en La Plata.

Recuerdos frente a 100.000 espectadores

Originariamente los de Chris Martin se llamaban Starfish y fue un grupo de amigos suyos los que los habían nombrado Coldplay. Tomaron el nombre de un libro de poemas llamado “Child’s Reflections: Cold Play”, de Philip Horky. Han dado vuelta al planeta varias veces, en la última visita Velásquez fue parte de un show memorable. “Eso fue muy loco, me llamaron temprano a la mañana para dos recitales en el Estadio Único de La Plata, me fui y ahí la llegada fue desde la productora por recomendación, por mis antecedentes de clásico y rock, y bueno: estás en el momento justo en el lugar indicado, porque hay muchísimos violinistas de gran nivel en Buenos Aires. Mucho vértigo, eso hizo que llegáramos tarde, nos perdimos en La Plata y nos llevaron patrulleros, guiándonos.

Probamos sonido, tocamos de oído, porque eran dos temas inéditos, no había pentagrama, no había ni audios, es que no estaban registrados, no estaba el copyright. Tenían armado en el Estadio un estudio increíble, todo de primer nivel. Fueron 40 minutos que estuvimos en el ensayo y luego el recital, hasta grabamos con ellos. Un flash, estuvo muy bueno”.

Viajes a Europa y clausura del 19: La violinista y el bandoneonista han atravesado el Atlántico ya varias veces, se les está haciendo una hermosa costumbre a pesar del dramático momento económico que viven como todos los argentinos.

“Hemos ido a Europa, yo con la banda La Fanfarria, no con tango (aporta ella). Estuvimos cinco veces por allá, con tango tradicional, hace un par de años con la orquesta Ciudad Baigón, que es una propuesta más innovadora, estuvimos grabando allá, una gran experiencia.

Fue en Abbey Road, en el estudio donde grabaron Beatles, Gilmour, un privilegio. El tango tiene muchísimo prestigio, abre puertas en todo el mundo, hay un público más de milonga, de los 40, apuntado al bailarín, después el que gusta de la fusión con la electrónica, el flamenco, lo que es la World Musicagrega él”.

“Nos espera una agenda de muchos conciertos, viajes, venir de nuevo a cerrar los cursos, aprovechamos mucho estos momentos, para mí es volver a mi casa, este es mi lugar. Se me ha dado todo y hacerlo con el compañero de la vida y de la música, es maravilloso, más no puedo pedir. Con La fanfarria del capitán por las distintas redes sociales como Instagram, Spotify, Facebook y Youtube para enterarse de todas las novedades. Estamos por lanzar el quinto disco que tenemos participaciones con la Bersuit con los cuales compartimos giras e hicimos un concierto en Moscú, además de otros invitados muy especiales; y ya tenemos programadas las fechas de la presentación del disco de la banda que es un modo de vida”, finalizó Velásquez.

Comentar
- Publicidad -