Flavour. Un emprendimiento que realiza blends de té poniendo en valor las hebras nacionales

Como habrán notado nuestros lectores de Empresas + Negocios desde hace algunos meses, acompañando la evolución que tuvo el emprendedorismo en la región, hoy se dan a conocer historias de otras localidades de la Patagonia. Por ello en esta edición conoceremos a las creadoras de Flavour. Un emprendimiento de blends de té en hebras de elaboración artesanal que nació en la localidad de Pico Truncado –Santa Cruz.

Flavour se caracteriza por la utilización de materias primas nacionales de primera calidad. Ello junto al talento y dedicación de sus creadoras, Miriam Silva y Natalia Rodríguez, están permitiendo que se transforme en un emprendimiento modelo. Cada vez logran mayores puntos de venta en distintas ciudades del país y están próximas a comenzar a exportar sus productos. Próximamente una reconocida panadería y confitería de esta ciudad ofrecerá sus exquisitas infusiones en el menú.

Compartimos la entrevista que brindaron a Empresas + Negocios y agradecemos su predisposición para lograr esta nota dejando a un lado las dificultades técnicas que muchas veces imponen las distancias geográficas.

E+N: ¿Qué significa el nombre Flavour?
Natalia Rodríguez: Flavour en inglés significa “sabor” y este nombre lo eligió Mirian en sus comienzos, cuando todavía hacía mezclas con la idea de algún día poder tener su propia línea de blends -unos 3 años antes de salir comercialmente al mercado- aclara.

E+N ¿Cuándo salió al mercado?
N.R: El 11 de diciembre de 2017. Cuando yo me sumé al proyecto le agregamos al nombre “Hebras Argentinas” como una manera de definir de qué se trataba nuestra marca ya que solo trabajamos con hebras de origen nacional. Fue una forma de diferenciarnos en un momento en que la mayoría de marcas de té trabajaba con hebras importadas. Así rediseñamos un logo que también había pensado Mirian en sus comienzos y nos pusimos manos a la obra con el trabajo de darle vida a este proyecto.

 

Acerca de las creadoras de Flavour

Ambas nacieron en Pico Truncado, donde viven actualmente y donde se encuentra su establecimiento elaborador. Miriam Silva está casada con un misionero quien trabajó muchos años en una reconocida tealera de esa provincia, algo que despertó su curiosidad.

Sin embargo como trabajaba para una operadora petrolera de la zona el proyecto de Flavour comenzó siendo un hobby. Luego decidió empezar a estudiar y profundizar, por lo que realizó en el año 2015 el curso de Tea Blender en Buenos Aires en el Club de Té. “De alguna manera ese curso le despertó las ganas de ir un poco más alla y empezó a pensar en la posibilidad de tener su propia línea, algo que se llevó a cabo algunos años más tarde porque se dio cuenta que era un proyecto que no iba a poder realizar sola” relata Natalia.
En cuanto a Natalia Rodríguez, sobrina de Miriam y socia en Flavour, está casada, tiene dos hijos y se dedica 100% al empredimiento. En julio hizo el curso de Sommelier de Té y en octubre empieza una especialización en Cata de Té.

Cuenta Natalia que interviene a partir del año 2017, cuando Mirian le propuso ser socias.

“Yo en ese momento estaba sin trabajar y siempre me gusto mucho el té, pero realmente nunca se me pasó por la cabeza poder trabajar de algo relacionado a eso” recuerda y agrega: “El proyecto me encantó desde el principio así que no tardé mucho en decidirme a empezar. Comenzamos pensando el nombre, rediseñando un logo y después pensando qué camino íbamos a tomar dentro del mundo del té”.

En cuanto al camino menciona que desde el principio tuvieron claro que iban a desarrollar una marca con la que llegarían a todo el país. “Una decisión importante fue definir que solamente íbamos a usar hebras nacionales” afirma.

E+N ¿Tienen un local de venta al público?

N.R: No. Nosotras elaboramos y empaquetamos los blends que después vendemos a través de comercios como farmacias, almacenes naturales, casas de té, restaurantes, etc.

E+N: ¿Dónde se están comercializando sus productos?

N.R: Hoy contamos con veinte puntos de venta en todo el país, que incluyen lugares como, Bariloche, Las Heras, Caleta Olivia, Río Gallegos, Córdoba, Buenos Aires, Misiones y próximamente Comodoro Rivadavia. Llegar a esos lugares en este primer año no fue fácil, porque todo lo hacemos nosotras dos. Desde elaborar, empaquetar, distribuir, hasta buscar clientes, asesorar en las ventas, capacitarlos etc. Pero a pesar del arduo trabajo de este primer tiempo, lo seguimos haciendo con la misma pasión con la que empezamos porque a pesar de que muchas veces encontrás obstáculos tenemos que reconocer que siempre nos dio muchas más satisfacciones y alegrías.

E+N ¿Cómo lograron que sus productos trasciendan la provincia en tan poco tiempo?

N.R: Hace un año que tenemos todos los registros nacionales de nuestros productos y del establecimiento. Llegar hasta ahí fue todo un desafío, primero porque no era una actividad conocida en nuestra ciudad y después porque no sabíamos todos los requisitos y papeles que necesitábamos para esos registros. Sí reconocemos que siempre tuvimos el acompañamiento del Gobierno Provincial que a través del Ministerio de Desarrollo nos brindó el asesoramiento y acompañamiento fundamental para que podamos lograrlo.

Te puede interesar
Emprendedores: Eva Cid, un emprendimiento resiliente

E+N: ¿Hay algo similar en la zona?

N.R: En cuanto a la actividad, creemos que dentro de Santa Cruz solo hay otra marca que se dedica a lo mismo en Calafate. Pero nosotros somos el único establecimiento elaborador y fraccionador de té de la provincia.

E+N. ¿Cómo es el proceso de elaboración?

N.R: El proceso para realizar los blends es casi exclusivo de Miriam que es la Tea Blender. Primero decidimos qué es lo que queremos lograr. Qué queremos que sienta la otra persona cuando tome uno de nuestros tés. En base a eso vamos definiendo ingredientes y vamos redondeando la idea en la cabeza.

El siguiente paso es realizar el diseño de la fórmula (que es lo que permite que todas las veces que hagamos un blend tenga siempre el mismo sabor y las mismas proporciones), de esa fórmula se realizan 2 o 3 varientes diferentes que se dejan estacionar de 10 a 15 días y tenemos por costumbre realizar la cata de las fórmulas en familia, en una tarde de té.
Cuando elegimos cuál es la opción que más nos gusta, nos planteamos si hay que modificar o ajustar algunos de los ingredientes. Por último viene el proceso de poder aprobar la fórmula ante el Ministerio de Salud para que la podamos comercializar a nivel nacional.

E+N: ¿Quiénes son sus proveedores de materia prima?

N.R: Lo traemos de la provincia de Misiones -Campo Viera- y nuestro proovedor es un contacto de allá que trabajó muchos años en la industria del té. Tenemos algunas hierbas que traemos de Buenos Aires y algunas frutas y flores de productores de la provincia. Muchas de las frutas también las deshidratamos nosotras en el laboratorio. No son exclusivamente patagónicas, tratamos de abarcar hierbas y flores de todo el país y tener un catálogo de blends bastante variado. Hoy tenemos una carta de 12 sabores de blends para té caliente y 4 para té frío y estamos empezando de a poco el camino para poder exportar en el mediano plazo. Esto también es uno de los objetivos que nos planteamos desde el principio y que creemos que va a ser realidad en poco tiempo.

E+N: ¿Alguna anécdota que quieran compartir?

N.R: Uno de los momentos más lindos es cuando se acercan a oler algunos de nuestros blends y se emocionan porque les trae algún recuerdo de su infancia o de alguna persona querida. Esos momentos que no tienen precio. Realmente es un orgullo que un producto que vos creaste pueda provocar en otros sensaciones tan lindas. Trabajamos mucho y con mucha dedicación para lograr que cuando alguien tome alguno de nuestros blends pueda sentir lo que queríamos lograr con ese blend. Esa la meta de todo nuestro trabajo.

E+N ¿Qué estrategias de marketing utilizaron que quisieran compartir con otros emprendedores?

N.R: En nuestro caso fue participar en muchas ferias desde que comenzamos y tratar de relacionarnos con la mayor cantidad de personas que podemos para crear contactos y lazos. Mucha gente se asombra cuando les decimos que somos de Pico Truncado, porque no pueden creer que acá se esté desarrollando esta actividad. Aparte de los blends, tratamos de difundir nuestra marca a través de charlas en ferias, eventos de té, capacitaciones, degustaciones privadas y todo lo que podamos hacer para que la gente nos conozca.

Agregaron que forman parte del Club de Emprendedores de Comodoro Rivadavia y que desde la Agencia Comodoro Conocimiento recibieron siempre apoyo y asesoramiento en todos los temas que necesitaron. “Eso lo queremos destacar porque pese a no ser un emprendimiento de Comodoro desde el primer momento nos apoyaron (invitándonos a ferias y actividades) y nos abrieron las puertas para hacer conocer nuestro emprendimiento. De hecho el registro de la marca lo realizamos desde la Agencia y calculamos para el mes próximo ya tenerla registrada.

E+N ¿Quieren agregar algo para cerrar?

N.R: Que este proyecto nos dio la posibilidad de conocer a muchísima gente en el camino, de viajar mucho y sobre todo lo más valioso de poder hacerlo todas las veces en familia. Hoy estamos empezando a recoger los frutos de todo lo que, con paciencia, amor y sacrificio venimos sembrando y nos llena de orgullo poder representar a nuestra provincia.

Por último recordaron a INA, a quien homeneajen a través de uno de sus blends por haberles transmitido el espíritu emprendedor.

“En nuestra familia la persona más emprendedora siempre fue mi abuela y mamá de Miriam. Ella siempre tuvo un espíritu de trabajo y nunca tuvo miedo de empezar cosas nuevas… ella fue muchos años comerciante pero toda su vida realizó todo tipo de actividades para sacar adelante el hogar. Uno de nuestros blends lleva su nombre: INA, como le decían y como la recordamos” concluyó Natalia.

Comentar
- Publicidad -