Internos piden que se aparte la jueza García

Los 15 internos del pabellón 5 de la Alcaidía Policial prosiguen la huelga de hambre reclamando por mejores condiciones edilicias y de higiene, entre otras cosas. Cuentan que la situación es extremadamente preocupante. “El agua que tomamos la vomitamos ya que proviene de viejos tanques del siglo pasado que nunca limpiaron y donde rondan roedores y excrementos de gaviotas” y que ni siquiera pueden calentar agua para tomarse un té ya que les sacaron la única pava eléctrica de la que disponían.
Respuestas a medias

“Funcionarios que llegaron desde Trelew se interesaron por nuestra situación ya que comprobaron las pésimas condiciones en que estamos viviendo o, mejor dicho, sobreviviendo, pero la jueza Mónica García dice que no hay otros lugares donde alojarnos, que sigamos acá hasta que cada uno vaya recuperando su libertad ya que a la mayoría nos queda poco tiempo, esa no es una solución, por eso le pedimos a la jueza García que se aparte y deje resolver a otro juez más humano y contemplativo con nuestra situación” señalaba uno de los referentes y vocero de los 15 internos de dicho pabellón que al menos acceden a un teléfono público para comunicarse por esa vía con el exterior, o al menos en este caso, con esta redacción.

Al haberse hecho pública la situación extrema en la que dicen convivir, también ha provocado que algunos celadores (policías) los miren con recelo o gestos provocadores. “Vino una señora grande, familiar directo de un detenido, hizo muchos kilómetros para llegar y traerle algo, una gaseosa y una botella de plástico con agua, pero no se lo dejaron entrar, la agarraron de un brazo y directamente la empujaron afuera, a muchos familiares los denigrar, por decirlo de alguna manera” denuncian, entre otros tantos reclamos que realizaron o han escrito en diversas presentaciones de Habeas Corpus que presentaron en la oficina judicial de ejecución penal.

Te puede interesar
Lesiones graves y abuso a bebé de 7 meses: Declaran penalmente responsable al único detenido

Al menos hasta ayer, solo recibieron dos visitas (doctoras Barilari y Navarro), que observaron en las condiciones que se encontraban, con algunos internos todo el día recostados por diversos problemas de salud, y con 3 lamparitas que por las noches no alcanzan a alumbrar todo el recinto donde algunos internos deben ingresar tanteando entre la oscuridad para llegar al camastro que los cobije; las soluciones a la problemática, aún no aparecen.

Comentar
- Publicidad -