Ocurrió lo que todos decían que no lo deseaban, pero poco y nada se hizo para evitarlo

Desde hace ya algo más de tres semana en Chubut se vive un clima de tensión como consecuencia del conflicto desatado tras la medida de fuerza tomada por docentes y trabajadores estatales, que decidieron cortar las rutas para reclamar el cobro en tiempo y forma de sus salarios como así también los aumentos paritarios y la normalización de la obra social, entre otras cuestiones.Esta semana, el Gobierno provincial canceló el pago de los salarios adeudados y acordó el pago de retroactivos, regularizando así la situación salarial.

Por otra parte, el martes en la Casa de Gobierno y ante referentes políticos, gremiales y empresarios el mandatario provincial brindó explicaciones del tema, habló de las dificultades que atraviesa la provincia, complejizadas por el contexto nacional y agravadas por la medida de fuerza de los estatales que impide el normal desarrollo de las actividades productivas del Chubut.

Si bien la mayoría de los cortes de ruta en la provincia se levantaron tras los anuncios oficiales de pago salarial, en esta ciudad los manifestantes sostienen la medida de protesta interrumpiendo la libre circulación e impidiendo el ascenso de trabajadores petroleros a los yacimientos. Desde la Mesa de Unidad Sindical aseguraron que la medida se mantiene porque consideran que las explicaciones no son satisfactorias, que no hubo definiciones sobre qué plan o qué medidas se tomarán en las próximas semanas para que la situación mejore.

La cuestión es que el corte de ruta siguió paralizando la principal actividad productiva de la provincia que es el petróleo. Días atrás, tal como este diario lo informó, YPF emitió un comunicado de prensa informando que las operaciones de la empresa estaban siendo afectadas por los cortes de ruta puesto que impedía el acceso de los trabajadores al yacimiento, y que de no modificarse la situación se veía obligada a suspender actividades.
La situación asfixiante en lo económico también resultó, principalmente, para las empresas de servicios que suspendieron trabajos y en muchos casos comenzaron a licenciar a su personal.

Te puede interesar
Martes con paros, asambleas y panfleteadas

Y así se llegó a la madrugada de ayer donde hubo incidentes con los trabajadores en la ruta. Según lo que se denunció, un grupo de personas que se identificaron como petroleros desalojó el piquete con el objetivo de abrir paso para subir al yacimiento.

Desde el sindicato petrolero ya se venía señalando en los días anteriores de la necesidad de que los manifestantes no impidan el paso de los operarios hacia los yacimientos, ya que estos también quieren cuidar su empleo y sus bolsillos.

Llamados parecidos se habían hecho también desde otros sectores, e incluso desde los más extremos acusaron a los dirigentes estatales de “politizar” el reclamo teniendo en cuenta que ya tenían solucionado la cuestión salarial del último mes.

Pero ocurrió el enfrentamiento entre trabajadores, aquello que todos decían no debía ocurrir. Se pelean los “de abajo”. Mientras, desde el Estado se achacan responsabilidades: el Gobierno provincial acusa a la justicia federal de no actuar ante un delito federal como el corte de ruta nacional. Y desde otros señalan la “falta de ausencia del Estado”, principalmente del Gobierno por “no hacer todo lo posible” para acordar con sus trabajadores estatales.

Ayer hubo una gran movilización, como pocas veces vistas, y muchos esperan que sea un llamado de atención para los principales responsables de “parar esta situación”.

Comentar
- Publicidad -