Llevaba a su hijo de 4 años con convulsiones a la clínica y chocó 2 cuadras antes de llegar

Angustia, desolación y llanto ininterrumpido es lo que exteriorizaba en la tarde de ayer un trabajador petrolero que, en su vehículo particular, trasladaba desesperado junto a su esposa al hijo de 4 años con convulsiones con urgencia hacia la Clínica de Ameghino y Alsina. Eran las 18:40 y transitando por Ameghino llegando a calle Alvear, colisionó otro vehículo de similar marca que la suya y que esperaba el paso verde del semáforo, y más allá de los daños materiales, cundió la desesperación.“Dios mío, que se salve mi hijo, por favor, eso te pido, que lo salven, lo veía muy mal…”; es lo que entre sollozos y llanto ininterrumpido, se le escuchaba decir a Emanuel Soto, conductor de un vehículo Renault Kangoo dominio ERQ 580 tras la colisión contra otro de similar marca (OHC 848) comandado por la ciudadana Silvia Leiva que entendía la situación pero necesitaba también llegar pronto a un determinado lugar y eso les explicaba al personal policial de la Comisaría Segunda que arribaron al lugar y enterados de que había un menor lesionado, optaron por cortar el tránsito vehicular por Ameghino desde calle Alem.

Tras la colisión, el niño y su mamá fueron trasladados en otro vehículo particular hacia la Clínica distante a dos cuadras mientras aún con su mameluco de la empresa Weatherford Emanuel Soto explicaba que “yo llegué del trabajo, mi hijo merendaba y de pronto como que se desplomó y entró en convulsiones, salimos enseguida con mi señora… me dicen que mi nene entró sin respiración a la clínica, Dios, ojalá lo reanimen, por favor…” pedía el joven hombre que tras las explicaciones pertinentes a la policía, dejó el lugar del accidente corriendo hacia la clínica donde esperaba el milagro.

Te puede interesar
Suspendieron el juicio por el crimen de Alan Nahuelmilla por pedido de la defensa

Comentar
- Publicidad -