Nene autista sufrió un colapso en el vuelo: la tripulación y pasajeros lo ayudaron

Braysen de 4 años tuvo un colapso dentro del avión que lo llevaba desde San Diego a Houston.

Sucedió durante un vuelo de la aerolínea United Airlines que iba desde San Diego (California) a Houston (Texas) en los Estados Unidos. En el interior del avión, un niño autista de 4 años llamado Braysen sufrió un colapso, por lo cual fue necesario que la tripulación y pasajeros lo ayuden.

Según contó a CNN su madre, Lori Gabriel, es la primera vez que el niño pasa por una situación similar, pues normalmente le encanta viajar. Pero esta sufrió un colapso que hizo que se quite el cinturón de seguridad justo antes del despegue, diciendo que quería sentarse en el piso.

“Era imposible contenerlo. Estaba peleando conmigo y con su padre. Nos costó a los dos tratar de llevarlo de vuelta a su silla y volver a ponerse el cinturón de seguridad. Comenzó a patear, gritar y golpear”, dijo Lori Gabriel sobre el caso.

“Fue entonces cuando vino una azafata y nos dijo que el vuelo no podía despegar hasta que esté sentado. Le dije que el niño tiene autismo, lo estamos intentando, danos un minuto”. La azafata se alejó, mientras su madre intentaba mantener al niño en su asiento. Regresó con otras dos azafatas que le preguntaron cómo podían ayudarlos.

Luego los pasajeros se pusieron en acción. Primero, dejaron que Braysen se sentara en su regazo para despegar mientras el padre lo sostenía. Luego, después de apagar el letrero del cinturón de seguridad, su madre dejó al niño echarse porque estaba gritando y peleando con ella.

Entonces la tripulación lo dejó sentarse en el piso, junto a ellos. “Cuando está sobre estimulado, la vibración lo hace sentir mejor”, dijo Lori Gabriel. En un momento, el niño pateó a una azafata de United Airlines que no estaba trabajando durante el vuelo, pero la mujer no hizo mayores reclamos al respecto.

Te puede interesar
Se hundió la playa de una localidad mexicana debido a un extraño fenómeno

Después el niño fue a primera clase y comenzó a patear el asiento de un hombre, jugando con él. “Braysen parecía feliz allí, así que no queríamos moverlo”, dijo la mujer. “Entonces le dije al hombre ‘lo siento’, pero él dijo que no le importaba, se presentó a Braysen y le dio cinco palmas. Dijo ‘puede patear mi silla, no me importa’”.

“Todos en primera clase fueron amables con él, le preguntaron su nombre, le mostraron fotos en sus teléfonos y lo dejaron sentarse cuando quisiera”, dijo Lori Gabriel. “Las azafatas seguían preguntando si necesitábamos algo, asegurándose de que todos estuvieran atendidos”, añadió la madre.

Justo antes de despegar, el asistente de vuelo fuera de servicio que estaba sentado frente a ellos le dio un abrazo a Lori Gabriel y una nota escrita a mano en la que la felicitó por su fuerza. “Tú y tu familia son amados y apoyados”, dice la nota.

“Nunca dejes que nadie te haga sentir como si fueras un inconveniente o una carga. Él es una bendición”, dice la nota “Dios bendiga tu paciencia, tu amor, tu apoyo y tu fortaleza. Continúa siendo una súper mujer”. Lori Gabriel publicó una foto de la nota en Facebook junto con fotos de Braysen en el vuelo y un agradecimiento a la aerolínea.

“Estoy abrumada por toda esta amabilidad, me dan ganas de llorar. Por primera vez, las personas han sido muy comprensivas y solidarias sobre el autismo de Braysen. Es muy prometedor, no tenemos que preocuparnos por lo que otras personas piensan porque hay personas que se preocupan, que entienden. Me da mucho de esperanza para el futuro”, preciso la madre.

 

 

Comentar
- Publicidad -