Hallan muerta a una docente que estaba desaparecida

Sandra Palomo, de 53 años de edad, fue hallada apuñalada y con varios golpes en Salta. Era buscada por su familia desde el sábado.

La docente desaparecida en Salta desde el sábado al mediodía, Sandra Palomo, de 53 años, fue hallada sin vida ayer por la mañana. Uno de sus hijos se trasladó hasta la morgue del Cuerpo de Investigaciones Fiscales (CIF) donde reconoció el cuerpo de su madre. La mujer fue violentamente asesinada y desde las fuerzas públicas investigan las causas.

El hallazgo del cuerpo se produjo cerca de las 10.30 en proximidades del río Arenales, en el barrio Don Emilio. Según fuentes de la investigación, una vecina fue a buscar un caballo en la zona del río Arenales, en el barrio mencionado, en el sur de esta capital salteña, y observó un cuerpo entre la maleza, por lo que llamó al Sistema de Emergencias 911. El cuerpo de la docente Sandra Palomo estaba boca abajo.

Intervino en el cruento hecho la Fiscalía Penal de Graves Atentados contra las Personas 2, a cargo de María Luján Sodero Calvet, desde donde dispusieron que el cadáver sea trasladado hasta el Servicio de Tanatología Forense del Cuerpo de Investigaciones Fiscales, allí le practicaron la autopsia y debían determinar entre otras circunstancias cuál fue la mecánica del deceso. Por lo general una autopsia dura entre dos y tres horas, la que le realizaron a Palomo se extendió durante cinco horas.

“Murió el sostén de la familia”

Guido, de 25 años, el mayor de tres hermanos, hijo de Sandra Palomo, aún consternado y profundamente dolido por la situación dialogó anoche con el diario El Tribuno. “Es mi mamá, falleció desangrada en un lapso de cinco o diez minutos. No hubo forma de rescatarla”, confirmó el joven tras reconocer el cuerpo de su madre.

“Su cuerpo tenía heridas de arma blanca, fue apuñalada, y varios golpes, al parecer fue con mucha saña. La Fiscalía está poniendo mucho esfuerzo en la investigación, el cuerpo estaba completo y con la familia acordamos que el cuerpo no será enterrado hasta tanto desde la Fiscalía nos digan que podemos hacerlo, más que nada porque entendemos que es una forma de colaborar con la investigación”, apuntó Guido.

Acerca del momento en que su madre salió de su casa en el barrio Tres Cerritos de esta capital, el joven manifestó: “Ella salió de casa porque teníamos el bautismo de mi hijo y se iba a encargar de comprar algunas cosas”. Pasaron varias horas hasta que decidieron hacer la denuncia a la Policía por la desaparición de la mujer. Tras el macabro hallazgo, el joven apuntó: “Tenemos algunas sospechas pero no queremos decir nada hasta que no sean argumentos fundados, queremos dejar que la Policía y los investigadores hagan su trabajo como corresponde”.

Te puede interesar
Una mujer con antecedentes por robos fue arrestada por un asesinato a quemarropa

Lo referido por uno de los tres hijos de la víctima indica que la camioneta en la que había salido su madre el sábado al mediodía fue abandonada cerca de su casa, en Tres Cerritos. “Estaba a una cuadra de mi casa, tenía rastros de sangre, con forcejeos y rayaduras de uña en una de las puertas. Quisieron sacarle la patente, la camioneta estaba muy sucia por dentro, al parecer quisieron ocultar cosas pero no pudieron. Había mucha sangre en el lugar”.

El joven sostuvo que su madre fue encontrada boca abajo, tapada con hojas y muy golpeada. “Tenía una sola zapatilla puesta, la otra estaba contra la patente del vehículo”. Conmovido por el peor final, expresó: “Murió el sostén de la familia”, es el mayor de tres hermanos de 22 y 18 años, sumado a su padre que padece parkinson.

Trabajan sobre la hipótesis del homicidio

A bordo de una camioneta Toyota Hilux color gris, Sandra Palomo (53) salió el sábado desde su casa en Tres Cerritos, y apareció ayer en las márgenes del río Arenales, en el barrio Don Emilio. Entre las hipótesis en que trabajan los pesquisas está el violento crimen del que fue víctima la mujer, ya que tenía en su cuerpo heridas de arma blanca y varios golpes.

Una testigo, identificada como Alejandra, quien trabaja en el refugio municipal, señaló que accedió al lugar donde se encontró el cuerpo y observó que había bolsas de supermercado con sangre, una chapa patente de un vehículo que no alcanzó a ver el número. También contó que la mujer tenía abajo el jean negro con aparentes signos de haber sido abusada, una remera celeste y un pulover encima.

La mujer encontrada tenía sangre en la cabeza, al parecer habría recibido un certero golpe que le provocó la muerte, aunque se esperaban los resultados y la información de la autopsia.

Finalmente la testigo señaló que se trata de un lugar muy peligroso y que le consta que muchas veces se encontró con gente drogada, cuando sale a pasear a los perros. Es muy peligroso reiteró la mujer, por lo cual siempre le están pidiendo a la policía que recorra el lugar.

Comentar
- Publicidad -