Ball: “Esto no es un problema de previsibilidad, sino de responsabilidad en las finanzas públicas”

Lo afirmó el economista y profesor de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco, Facundo Ball, en una entrevista
con Crónica.El gobierno de Mariano Arcioni tiene serios problemas financieros. De ahora en más, las medidas que se adopten para superar la crisis deberán ser muy precisas, de lo contrario, los problemas se acentuarán todavía más.

El año pasado, cuando se rubricó la paritaria con los trabajadores estatales, muchos sabían que el gobierno no iba a poder hacer frente a la nueva escala salarial que estipulaba el nuevo acuerdo. Algunos dicen que se trató de especulación y que Arcioni hizo esto para lograr la reelección, manteniendo contenta a la enorme masa de trabajadores que dependen del Estado para vivir. En diciembre del año pasado, el gobernador había anunciado el fin del pago escalonado en Chubut.

Sin embargo, el 6 de agosto de este año, el gobierno anunció que volverían a usar esta modalidad de pago para hacer frente a los sueldos de los estatales. El estallido fue casi instantáneo. Hoy la realidad es crítica, la provincia está sitiada. Hay cortes de ruta en los accesos a casi todas las localidades, escuelas sin clases, hospitales que solo atienden guardias, una justicia paralizada y sobre todo, mucha incertidumbre. Y lo que en principio era solo un conflicto entre el Gobierno y sus empleados, las consecuencias de la crisis prolongada está afectando a la actividad privada, sobre todo a la industria petrolera, puesto que los piquetes impiden el acceso a los yacimientos. Esto genera que las operadoras produzcan parcialmente, las pymes no presten sus servicios y por lo tanto no facturen, y consecuentemente se licencia al personal ante la falta de actividad.
Facundo Ball, licenciado en Economía y profesor en la sede de Trelew de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco, en diálogo con Crónica se refirió a esta actualidad económica de Chubut, una de las provincias que, en teoría, “es una de las más ricas” del país.

En principio Ball se refirió, justamente, a la paritaria que firmó el Ejecutivo Provincial el año pasado. “Es cierto que esos incrementos salariales eran necesarios, para todos los sectores. Es correcto lo que se firmó, fue bueno que se haya recuperado el poder adquisitivo. El tema es que en un momento se deja de plantear la cuestión de si es bueno o malo, hay que preguntarse si era posible. Todos los gobiernos tienen restricciones presupuestarias. El incremento en el gasto público tiene que darse de acuerdo a estas restricciones; uno debe ser consciente de lo que puede y lo que no puede hacer. El gobierno sabía claramente que no iba a poder sostener este incremento salarial. Ninguna variable cambió en estos últimos meses, cuando la provincia empezó a tener estos problemas”, sostuvo.

En la misma línea, el economista señaló que “los vencimientos de la deuda ya estaban, y el tipo de cambio se dio después de las PASO. Venimos desde hace tiempo con problemas para pagar los sueldos, este no es un problema de previsibilidad, es un problema de responsabilidad en las finanzas públicas. Quizá pensaron que podían tomar un nuevo endeudamiento, pensaron que el contexto iba a ser más favorable, o tal vez en un financiamiento del Estado Nacional, o en emitir letras en un corto plazo. Pero esas no son buenas gestiones para manejar las finanzas de una provincia. Para pagar el tercer rango de salarios, la provincia necesita de 1.500 millones de pesos. Conseguir ese dinero en poco tiempo es muy complicado” afirmó.

Te puede interesar
En apoyo a la lucha docente, vidrieras de Comodoro visten guardapolvos

¿Podría el Estado chubutense estar mejor en lo económico?

“Todas las provincias buscan incrementar sus ingresos, pero nunca equilibrar sus gastos”
En otra parte de la entrevista con este diario, Ball se refirió a las expectativas para el país en general y en particular para esta provincia si desde diciembre próximo hay un cambio de Gobierno en la República.

“El gobierno debe pensar que, si gana Fernández-Fernández la situación podría cambiar y ser más favorable. Podría existir la posibilidad de tener asistencia financiera, como por ejemplo aportes del Tesoro Nacional. En diciembre podrían estar más tranquilos, pero hay que tener en cuenta que hablamos de asistencias extraordinarias que no equilibrarían realmente los números de Chubut”, resaltó Facundo Ball.

Ahora bien, ¿podría la provincia estar mejor? Sí, podría. El gran problema, es que habría que adoptar medidas que muy pocos estarían dispuestos a implementar. “Hay medidas de corto y largo plazo. Las que pueden mejorar la situación en la provincia son de largo plazo, pero no son las que muchos esperarían, y tampoco son exclusivas de un gobierno provincial. Primero tiene que crecer el país, y la provincia debe crecer en simultáneo, al mismo ritmo.

Si tuviéramos más actividades que generen riquezas, se descomprimiría el gasto público. Si el país fuera otro, si la provincia fuera otra, no se tendría que hacer frente a gastos y subsidios que el Estado cubre periódicamente. Los gobiernos deciden actuar así porque las situaciones lo ameritan, pero tienen una serie de obligaciones fiscales de gasto público que en algunos casos son necesarias y en otros no. Si el contexto de crecimiento de la provincia fuera otro, claramente el gasto podría disminuirse”, señaló el economista.

Ball planteó que en Chubut lo que hace falta es equilibrar los gastos con los ingresos. No es popular decir que hay que gastar menos, pero a veces, es una opción viable. Pero hay que tener en cuenta que esto tiene un costo político que muchos no querrían enfrentar. “El desequilibrio no se puede sostener por mucho tiempo, menos en una provincia. En un país quizá sí, porque tiene otras herramientas de política económica, una provincia no las tiene, menos una de tamaño chico como la nuestra. Si no se disminuye el gasto, hay que aumentar los ingresos, pero esto no se incrementa mágicamente. No podemos emitir dinero como Nación, tampoco podemos emitir deuda libremente como sí puede hacer el Estado Nacional, entonces, hay que aumentar los ingresos. Se puede plantear un impuesto nuevo, pero es un riesgo porque puede significar un reproche de la sociedad. Es posible pedir asistencia a la Nación también.

Todas las provincias buscan incrementar sus ingresos, pero nunca equilibrar sus gastos. Lamentablemente, es algo que hay que bajar. Uno reclama que se transparente la información para ver cómo se puede disminuir el gasto público, pero hay falta de transparencia, y además contradicciones en los datos que brindan las autoridades públicamente”, concluyó el docente de la UNPSJB.

Comentar
- Publicidad -