“No hay alegría, sólo tranquilidad para mi hija” dijo la madre de la víctima de Fabbro

Jonathan Fabbro, ex futbolista de Boca, River y la selección paraguaya dijo que es inocente y negó haber abusado de su sobrina y ahijada cuando ella tenía entre 5 y 11 años. Este jueves, la Justicia lo condenó a 14 años de prisión por abuso sexual por cinco hechos de abuso sexual con acceso carnal y gravemente ultrajante.

Jésica (39), la mamá de la víctima declaró luego de que el presidente del Tribunal Oral en lo Criminal N° 12, Luis Márquez, sentado junto a Claudia Moscato y Darío Medina, dijo el monto de la pena.

“Es algo que no debería ser concebido, por una parte esto nos deja tranquilos porque acá no hay alegría. Sólo tranquilidad para mi hija (hoy tiene 13 años). Es mucha tristeza porque ella no se merecía lo que le hicieron, pero la justicia llega. Y les pido a todas las nenas, a todas las mujeres, que denuncien. Quiero decirles que se puede, se puede más allá de quién sea el que las dañó. Se llega y se puede”, pudo decir Jésica.

Además, insistió: “Acá no hay alegría, sólo hay justicia. Mi hija es una valiente, que habló y mi hijo también es un valiente, si no hubiera sido por ellos yo no estaría acá. Yo sé que la mayoría no creía porque lo he visto en todos lados, pero mi hija no mintió: sufrió. Ahora hay que luchar para que ella supere esto de la mejor manera posible, aunque sé que la va a acompañar toda la vida”.

La niña reveló los abusos hace dos años, cuando apenas tenía 11. Mostró chats y contó distintas situaciones que terminaron convirtiéndose en una prueba contundente.

Te puede interesar
La Justicia le pidió a Florencia Kirchner un nuevo informe sobre su estado de salud

El 4 de diciembre de 2017, la Justicia emitió una orden de captura internacional para el jugador. En ese momento, Fabbro estaba jugando para el Lobos BUAP de Puebla, en México. En mayo de 2018 fue extraditado y desde entonces está preso.

El primero en saber de los abusos fue el hermano de la nena, Agustín, que ahora tiene 19 años y acompañó a su mamá de cerca: “Yo a él no tengo nada que decirle. Es él quien tiene que dar la cara, por lo menos para pedir disculpas a la familia. Le mintió a todo el mundo, sólo se comunicó con nosotros para agredirnos. En redes sociales, siguiéndonos en nuestra casa, en la calle”, dijo el adolescente.

Comentar
- Publicidad -