El clásico del fútbol local fue para Huracán que lo definió en 4 minutos

Con anotaciones que se comprimieron en cuatro minutos, Huracán derrotó a Jorge Newbery por tres a uno. Jeremías Asencio, Matías Jara y Ariel Castellano anotaron para el Globo. Cuando se terminaba el juego, Jorge Aynol descontó con un remate desde los doce pasos.

Muchas situaciones se pueden vivir en cuatro minutos. Ese tiempo fue una barrera para la milla en el atletismo. Bajar ese tiempo en la distancia de 1.609 metros, siempre fue todo un desafío que dio lugar a la película “4 minutos para la gloria”. Un film que refleja el deseo de superación a través de la constancia y el compromiso.

En esos 4 minutos, Huracán también vivió virtudes similares. Constancia para no disminuir la presión que surtió efecto en la recuperación del balón y compromiso corporativo en el momento de llevar a cabo ese ahogo sobre el rival.

En el minuto 29 llegó el primer gol, el segundo a los 31 y el tercero a los 33. En cuatro minutos, el Globo disfrutó de esos pedacitos de gloria con los que se premia a un equipo que exhibió como principal virtud la eficacia.

Sucede que hasta ese primer gol el juego había sido equilibrado, sin arribos con aroma a gol en las dos áreas. La intensidad pasaba por el centro del campo y no hubo desequilibrios que estuvieran cerca de variar el marcador cerrado.

El gol inicial nació desde el andarivel derecho. José Cárdenas recuperó en el campo del Lobo, hubo toque corto para Jorge Barrera, quien alargó hacia el centro del campo para Oscar Chiquichano. El volante central tuvo visión para buscar a Jeremías Asencio sobre el vértice izquierdo del área grande y precisión para asistir con un pase largo al delantero del Globo. Chiquichano hizo lo perfecto porque ubicó el balón atrás de la marca de Ernesto Armoa, Asencio la bajó y luego en el cara a cara con Martín Tula, la punteó hacia un costado.

Chiquichano otra vez estuvo en la gestión del segundo tanto. Otro envío largo ubicó a Asencio nuevamente sobre la izquierda. Jeremías dominó y cuando todos -incluido Armoa- esperaban el desequilibrio a través de la gambeta, metió casi displicente una asistencia “tres dedos” para el ingreso de Matías Jara en el corazón del área grande. El delantero empalmó con potencia y sacudió la parte alta de la red.

Te puede interesar
Valioso triunfo de USMA ante Sarmiento

Y en el cuarto minuto de gloria del Globo, la respuesta desde su campo fue letal. Hubo un corner despejado y sobre el andarivel derecho, Jacobo Dzaja controla mal. Recupera Fabián Zúñiga para encabezar una contra fulminante porque el volante mixto hace la pausa justa para que pasen dejando un surco Asencio y Ariel Castellano. El balón viajó hacia Castellano, quien arrancó como para bajar los 10 segundos en los 100 metros. El sprint finalizó cuando pisó el área grande porque desde allí sacó un derechazo alto para el tres a cero.

Newbery no entendía nada y Huracán estaba lúcido, pleno y eficaz. Fue un compendio casi inigualable para concretar una seguidilla de aciertos que terminaron definiendo el pleito. Porque después de este capítulo increíble de Huracán, quedó la sensación inequívoca para el Lobo que todo estaba prácticamente definido.

Hubo una reacción que no contó con la certeza del rival y eso golpeó un poco más. Sobre el final de la etapa, Gastón Barrientos perdió el descuento cuando bajó de pecho en el área una asistencia de Dzaja. El volante quiso definir a un costado pero se le fue ancha. No alcanzó a ver el ingreso solitario de Mauro Villegas, quien tenía el arco a disposición.
En el entretiempo, el técnico Javier Guerreiro metió dos cambios con el objetivo de causar algún efecto que no fue tal. Porque tanto Enzo Gallardo como Jorge Aynol no pudieron modificar mucho.

El complemento se jugó con el resultado. Huracán entendió que el trabajo duro ya estaba hecho y sin relajarse, se dedicó a controlar las intenciones del Lobo. Pero a Newbery le costaba mucho a pesar del temperamento irrenunciable de Oscar Marchant, quien exigió dos veces a José Alcaín y hubo otro remate de Villegas que dio en la parte de arriba del travesaño.

En el cierre, José Cárdenas tocó a Villegas, Claudio Quintana entendió falta y el penal “picado” por Jorge Aynol, achicó una diferencia que no impidió el festejo desaforado de jugadores y simpatizantes del Globo.

Cuatro minutos apenas. En ese tiempo pueden pasar muchas cosas. Como ganar un clásico para seguir con puntaje ideal e ir en busca del tricampeonato.

Comentar
- Publicidad -