Ciclo cumplido: cierra el tradicional local de “La Prove” de Yrigoyen y Juan B. Justo

Por la crisis que se vive en la ciudad, la sucursal de la avenida Hipólito Yrigoyen de La Proveeduría cerrará sus puertas a partir del 1 de septiembre. Se trata del primer supermercado que la empresa inauguró hace casi 40 años.

Los tiempos que corren no son los mejores para la comunidad y mucho menos para los comerciantes, quienes están sufriendo los efectos de la crisis que se vive a nivel nacional, provincial y local en materia económica.

Bajo este contexto, las empresas buscan sobrellevar la situación de la mejor manera, lo que muchas veces significa la toma de decisiones. En este marco, desde el supermercado La Proveeduría decidieron que la sucursal de avenida Hipólito Yrigoyen, la que fue inaugurada hace casi 40 años, ya “cumplió su ciclo”, por lo que a partir del 1 de septiembre cerrará sus puertas de manera definitiva.

El titular de la empresa, Alberto Escribano, en diálogo con Crónica explicó que “hay una evolución y esa evolución hace que debamos adecuarnos. En su momento pasamos de un almacén de barrio en Italia y Ameghino a ser mayoristas, luego nos trasladamos al barrio Industrial y luego abrimos nuestra primera propiedad como supermercado mayorista y luego minorista en avenida Yrigoyen, que es el supermercado que va a cumplir su ciclo” señaló, y añadió que “vamos a cerrar por una evolución natural del comercio y porque entendemos que el futuro viene en estar más en los barrios -como estamos- que en grandes estructuras que son muy caras”.

Te puede interesar
Gran recibimiento para los embajadores de Bolivia y Bulgaria en el aeropuerto de Comodoro

Asimismo, señaló que no se trata solo por los costos de luz, gas, personal, sino también por el alquiler dado que no son propietarios del inmueble donde se ubica la sucursal. “Están desfasados y los propietarios de inmuebles no se dan cuenta que el mercado está en baja. Por eso decidimos achicar, redistribuir el personal y, a futuro, no en lo inmediato, proyectar nuevas sucursales en barrios donde tenemos terrenos para construir superficies más competitivas y eficientes” aseguró Escribano.

También reconoció que “hubo una significativa caída en las ventas de más del 20 por ciento, la gente está más selectiva y opta por comprar segundas o terceras marcas y por ello hay pérdidas de algunos puestos laborales”, mientras remarcó que “en su momento pudimos trabajar y crecer mucho, pasamos de una sucursal a diez, con mucho trabajo, reinvirtiendo el capital, y construyendo, dimos muchos lugares de trabajo” concluyó.

Comentar
- Publicidad -