Cristina Kirchner repudió la muerte del jubilado golpeado en un supermercado

La exmandataria se refirió en sus redes sociales al hombre que murió tras ser agredido por un custodio y un cajero en una sucursal de súper COTO.

Poco antes de embarcarse rumbo a Cuba, Cristina Fernández de Kirchner hizo referencia al hombre que murió tras ser golpeado por un custodio y por un empleado de caja de un supermercado en la Ciudad de Buenos Aires.

“Vicente Ferrer tenía 68 años y había robado medio litro de aceite, medio kilo de queso y dos chocolatines en el COTO de San Telmo. La seguridad privada de COTO lo mató a golpes por comida. ¡Dios mío!… Cuanta maldad… Cuanta crueldad. Es demasiado”, afirmó la expresidenta en su cuenta de Twitter.

El jubilado, identificado como Vicente Luis Ferrer, de 68 años, murió tras ser agredido por un custodio y por un empleado de caja del comercio, que lo redujeron porque habría intentado robar productos del local de COTO ubicado en el barrio porteño de San Telmo. Los empleados quedaron detenidos acusados por el homicidio.

El hecho, que se dio a conocer este miércoles 21 de agosto, ocurrió el viernes último alrededor de las 19, a unos 60 metros del mencionado supermercado, ubicado sobre avenida Brasil al 500. Voceros de la fuerza informaron que efectivos de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires se trasladaron a ese lugar a raíz de un llamado al 911 que alertaba acerca de un hombre detenido por particulares.

Al llegar, los uniformados encontraron a un hombre al que identificaron como Vicente Luis Ferrer (68), retenido por un custodio de seguridad y por un empleado de COTO, identificados como Gabriel Alejandro De la Rosa y Ramón Cerafín Chávez. Ambos manifestaron que esa persona había sustraído del local dos chocolates de 170 gramos cada uno, un queso fresco de medio kilo, y una botella de vidrio de aceite de oliva extra virgen de 500 mililitros, por lo que procedieron a detenerlo.

Te puede interesar
Campaña electoral: Macri hará 30 caravanas por todo el país

Versiones oficiales señalan que mientras los agentes realizaban las actuaciones correspondientes, Ferrer perdió el conocimiento, por lo que de inmediato solicitaron la presencia de una ambulancia del Sistema de Atención Médica de Emergencias (SAME). La empleada de una panadería ubicada en cercanías del lugar le relató a los policías que el hombre, antes de ser reducido, le arrojó la botella de aceite de vidrio a uno de los custodios, ante lo cual ambos comenzaron a efectuarle varios golpes de puño.

Nicolás Ramos, quien fotografió a los oficiales reanimando al hombre de 68 años que murió tras los golpes que le dieron los seguridad del comercio, aseguró que la “intención de la Policía era que no se sepa lo que había pasado”.

Además, agregó que “los testigos remarcaban que la gente del supermercado le había pegado al hombre con mucha saña. Él se resistió hasta que pudo, pero cuando cayó al suelo, le pegaron patadas en el piso y cuando yo lo vi ya estaba inconsciente”, contó Ramos.
De acuerdo al informe preliminar de la autopsia, Ferrer murió debido a una hemorragia cerebral. Intervino en la causa el Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional 33, a cargo de Darío Bonanno, quien ordenó la detención de los implicados en el hecho,por el delito de homicidio.

Comentar
- Publicidad -