Homicidio de Fozziano: “No tuve la intención de matar a nadie, me defendí”

Uno de los imputados por el homicidio del pescador Gustavo Fozziano, que tuvo lugar el 22 de abril de 2018, afirmó que la víctima lo atacó con un hacha y para repeler la agresión disparó para que desistiera pero terminó lesionándolo. Tras un cuarto intermedio, hoy continuará el juicio con los alegatos finales de las partes.

Ayer se llevó adelante la cuarta jornada del juicio oral y público contra Nicolás Núñez y Fabián Hernández; en este marco, además de incorporar la prueba documental del caso se realizó un cuarto intermedio, y tras retomar la jornada declararon los dos imputados por el hecho que tuvo lugar el pasado 22 de abril de 2018 en la zona de Rocas Coloradas, que terminó con la muerte del pescador Gustavo Fozziano. En tanto mañana a las 9 se retomará el juicio con los alegatos finales de las partes.

El tribunal de debate estuvo integrado por los jueces Daniela Arcuri, Raquel Tassello y Jorge Odorisio; por el Ministerio Público Fiscal se hizo presente Adrián Cabral, fiscal general; en tanto que los imputados Núñez y Hernández fueron defendidos por Mauro Fontéñez, abogado particular de los mismos. También se hicieron presentes profesionales del SAVD acompañando a familiares de la víctima.

En su declaración, Hernández mencionó que el 21 de abril participó de un torneo de truco en el Club Caleta Córdova junto a su hermano Núñez y otras personas, y al arribar su sobrino lo mandaron a comprar cerveza a un local cercano.

Posteriormente el joven se retiró y varias horas después regresó llorando; “dijo que le habían querido pegar en el rancho de La Horquera un grupo de varias personas y que uno le dijo que tenía cuentas pendientes con sus tíos. Era raro que lo provocaran porque era gente grande y nosotros no teníamos drama con ellos, entonces decidimos ir a ver qué problema tenían con nosotros y ver si terminábamos compartiendo con ellos”.

De esta forma, manifestó que junto a otros dos amigos, su sobrino y su hermano compraron cervezas dirigiéndose al lugar, ingresando algunos de ellos al rancho en cuestión; “se empezaron a escuchar gritos y golpes, un chico que dormía en una cucheta dijo qué pasó, dejen dormir”.

Posteriormente, señaló que decidió retirar a su sobrino del lugar; “le seguía pegando al muchacho, lo empujé para afuera, le dije que se deje de joder y lo empecé a llevar a la camioneta; cuando llegó escucho un estampido y vinieron los otros chicos incluyendo a mi hermano” relató, y dijo que dejó a cada uno en su casa y fue a su domicilio a descansar.

Te puede interesar
Lesiones y abuso sexual de bebé de 7 meses: 15 años de prisión para el malabarista acusado

Ante la consulta del fiscal, Hernández afirmó que su hermano subió a la camioneta diciendo “me defendí, me defendí, pero seguimos tomando y volvimos al barrio. Dijo yo me defendí, estaba asustado, lloraba, estaba nervioso y exaltado” remarcó, y afirmó no haber visto armas en la camioneta porque “nadie iba a matar a nadie sino a ver quiénes habían provocado a mi sobrino”.

Para finalizar su declaración dio su pésame a la familia de Fozziano y reiteró que “nadie fue a matar a nadie, fuimos a arreglar la situación, pensamos que íbamos a terminar compartiendo, pido disculpas a la familia y a la mía por este momento que están pasando”.

Reconociendo el crimen

Por su parte, Núñez dijo que su hermano lo invitó al campeonato de truco porque no tenía pareja y reiteró lo antes mencionado por Hernández sobre la secuencia hasta que su sobrino llegó y les dijo si le daban permiso para ir a pescar con un amigo, mientras que posteriormente llegó diciendo que le habían pegado, amenazado e indicado que tanto Núñez como Hernández tenían cuentas pendientes con el agresor.

Destacó que el menor fue el que insistía con que concurrieran a “arreglar las cosas” y una vez en el lugar manifestó que se quedó afuera del rancho mientras su sobrino peleaba con quien antes lo había agredido, ubicándose la camioneta de Fozziano en un lateral, por lo que relató: “yo estaba de espaldas a Fozziano, me agarró con un hacha, forcejeamos, caí y cuando se me cae el arma al piso me tiró hachazos y yo tiré para asustarlo y le dio en el cuello, me subí a la chata asustado y me fui. Al otro día me entero lo que había pasado”.

De igual manera, Núñez dijo que empezaron a llamarlo y amenazarlo por lo que le pidió a su tía que lo acompañara para entregarse que no quería más problemas. “Quiero pedirle perdón a la familia, no tuve intención de matar a nadie, me defendí; que dejen de amenazar a mi familia, ellos no tienen nada que ver y yo me entregué, nunca escapé” afirmó.

 

Comentar
- Publicidad -