Música electrónica: dos emblemas

La música electrónica, con todos sus géneros y subgéneros, está causando un gran revuelo en Comodoro Rivadavia. Las fiestas con artistas internacionales generan una gran movida y tienen cada vez más adeptos. Una charla a fondo con el comodorense Lucas Gallego, músico y productor, y el reconocido deejay argentino Martín Huergo, para conocer las entrañas del fenómeno.

(Por Santiago Altuna)  Lucas Gallego, comodorense de 40 años, toca música electrónica desde hace veinte años. Se dio el lujo de tocar cinco veces en Pachá, un exitoso club que estuvo hasta hace poco tiempo en la ciudad de Buenos Aires -Pachá es una franquicia que se encuentra en doce países, con su sede central en Ibiza-. Por lo que Lucas Gallego contó en esta entrevista, se podría decir que él es el precursor número uno de la música electrónica en la ciudad petrolera.

Ojo con esto, él no se la cree ni alardea, todo lo contrario, mantiene un perfil bajo y juega, apuesta e innova. Algo crítico pero a la vez esperanzado, sostuvo que “en Comodoro todavía no hay cultura de música electrónica, lo nuestro no es comparable con las grandes urbes”.

La primera fiesta electrónica que hizo Lucas fue en el año 2000 y Punto Com fue la primera discoteca comodorense que se animó a pasar este género. Ahí estaba Lucas haciendo historia. “Un año antes de que ellos abrieran, nosotros habíamos hecho una fiesta, cuando la gente todavía no sabía nada sobre esto, eran muy pocos los que sabían sobre esta música en Comodoro.

Mis amigos y yo veníamos de Buenos Aires, habíamos estado recorriendo las grandes discotecas de ese momento. Cuando llegamos a Comodoro yo me propuse empezar a hacer fiestas electrónicas.

Desde ese momento no paré. Después empecé a tocar en mis fiestas y en otras, y con los años agarré la residencia de Punto Com, estuve hasta 2015 ahí. Eso me abrió muchas puertas, conocí muchos deejays, me hice amigo de unos cuantos, como Martín (Huergo). Gracias a mi trabajo en el boliche, mi carrera creció mucho. Toqué cinco veces en Pachá y sé que fue gracias al trabajo hecho en Punto Com”, señaló el entrevistado.

Lucas siempre pasó house, uno de los géneros más afamados en el ambiente. Pero no es un músico que se remita pura y exclusivamente a ese estilo porque sus sets tienen otros ingredientes que llaman la atención. Es un deejay que fusiona house y tech-house con progresivo y a veces techno, lo que lo convierte en un hombre versátil en la consola. “También me gusta ir a escuchar artistas de otros estilos.

El progressive me gusta mucho, me gusta ver artistas de ese género, de techno igual. A mí me invitan a tocar a muchos afters, y yo por lo general no voy, porque siento que ahí no puedo pasar house. Yo crecí en este género, es lo que toco hace muchos años”, reveló el artista local.

Entre viajes y viajes conoció a Martín Huergo, uno de los deejays más reconocidos del país y de esta parte del continente. Nacido en Córdoba, Huergo solamente este año, teloneó a tres enormes artistas internacionales: Charlotte de Witte, Dubfire y Richie Hawtin. Hizo más de diez tours por el continente europeo y todos los fines de semana se presenta en distintos clubes del país.

Huergo se dedica a esto desde hace más de treinta años. No se encasilla en un género en particular, y tampoco le gusta que lo encasillen.

Pero no solo escucha electrónica, al igual que otros deejays, creció escuchando rock. De hecho, hace unos meses viajó a Madrid para ver a The Cure y The Smashing Pumpkins.

Orgulloso, durante la entrevista recalcó que viene de familia de músicos. “Mi familia está muy ligada al Jazz y al Tango. Mi hermano es un músico de aquellos, profesor en la mejor universidad de música del mundo. Viaja todos los años a distintos países para dar seminarios”, contó Martín de visita a Comodoro a fines de abril en una charla en la que Dom los reunió.

Un capítulo aparte para Richie. Richie Hawtin es un dios en el mundo de la música electrónica, y eso nadie lo niega. Es un artista mundialmente famoso, con miles de fans en todos los países y un prócer del género techno. Aunque otros, como Martín Huergo, consideran que en realidad es el inventor del minimal- Tech, otro género muy popular.

“Con Richie sentís todo. Él no es el rey del techno, él es el inventor del minimal. Es la única persona que inventó algo nuevo en la música después de John Lennon. Lo que hace, lo que genera, todo es increíble con Hawtin. Soy fan suyo de toda la vida. La primera vez que toqué con él fue en 2017, en Rosario.

Tuve la oportunidad de comer con él, esa vuelta hubo una anécdota muy graciosa. Él no sabía la traducción de molleja en inglés. Yo le expliqué que era un glándula de la vaca”, contó el deejay argentino entre risas.

Volviendo a Richie Hawtin, el músico argentino valoró al artista británico y sostuvo que “para mí es como Mick Jagger o Roger Waters. Richie es alguien que entendió las cosas de otra manera. Generó una influencia muy grande en mí. Lo trajimos dos veces a La Fábrica (Córdoba) y las dos veces llenó el club. Me acuerdo que nosotros le dimos un video de uno de esos shows, en un momento salgo yo saludándome con él. En un momento estaba tocando y la pista estaba prendida fuego. Él estaba riéndose a carcajadas con la gente de Buenos Aires, con el tour manager, con todos. Es un personaje extrovertido, humilde, es como que se desminimalizó (risas). Es un tipo muy agradable, un enfermo del trabajo.

No sabe cuánta plata gana ni le importa tampoco, a él le interesan los shows”, destacó Huergo.

En el teclado: El cordobés Martín Huergo (foto: gentileza Dreamland).

Sin favoritismos

Martín Huergo dice orgulloso que durante toda su vida hizo lo que quiso, que nunca trabajó realmente. Es un deejay con mucha experiencia. Tiene una enorme carrera que lo convierte en un referente indiscutido de la música electrónica en la Argentina. “Vengo de la época en donde uno iba a la disquería y compraba los discos que llegaban al país. Uno de house, otro de trance, otro de minimal, de techno y otros géneros. A la noche agarrabas todos los discos que te gustaban y tenías que hacer un set y llevar a la gente por donde vos querías. Yo soy un deejay de muchos estilos, no soy de hacer sets lineales. Creo que ningún estilo tiene la potencia del techno, el clima del progressive, la limpieza del minimal o el erotismo del house. Uno en esta profesión tiene que contar una historia y hacer pasar a la gente por distintos estados de ánimo.

Yo hice lo que quise durante toda mi vida, nunca trabajé, tengo 44 años y siempre puse la música que quise. En el peor momento de la historia de la música eletrónica en Córdoba, armé una productora y empezamos a traer a los mejores artistas del mundo. Toqué quince veces en Europa, en veintidós países distintos.

Fue como que todo lo que hice a lo largo de mi vida, me llevó siempre por el camino que yo quería”. Hace algunos años, el afamado músico de rock argentino Norberto “Pappo” Napolitano, tuvo un fuerte cruce con un deejay muy famoso en ese entonces. En un programa de televisión, DJ Dero dijo que “tocaba música con discos”, y afirmó en el estudio que “el disco es un instrumento”. Esto causó el enojo del renombrado guitarrista, quien le sugirió que se buscara un “trabajo honesto”. Esa anécdota pasó a la historia, muchos han sido los que se refirieron a lo que pasó entre Pappo y Dero.

Respecto a este tema, Huergo fue categórico a la hora de responder y cargó duramente contra el músico de rock: “los músicos son músicos y punto. No entiendo cómo Pappo hizo un tema como Mi vieja y se animó a decirle a Dero que se buscara un trabajo honesto. Él fue un gran músico, eso nadie lo niega, fue a tocar al Madison Square Garden con BB King, tocó afuera, hizo cosas muy grandes. Pero de ahí a faltarle el respeto a otra persona así… yo las veces que hablé con Dero, me pareció un tipo muy respetuoso”, planteó el deejay cordobés.

Deejay Dero supo ser un artista muy reconocido en el ambiente de la música electrónica. Varias veces llenó el Parque Sarmiento en Buenos Aires. Además tocó en el exterior en distintos festivales, destacándose su participación en Love Parade, un festival que se hacía en Alemania, al que concurrían millones de personas.

“Yo toqué en Alemania veinte veces, pero nunca para más de 1.200 personas. En cambio, Dero tocó para millones de personas y con la camiseta de la Argentina encima. Podemos discutir un montón de cosas, pero esto no. Me parece que necesitamos más gente como Marcelo Bielsa y menos como Carlos Bilardo, más gente como Messi y menos como Maradona. Gente que respete el trabajo del otro. A veces los argentinos tendemos a ser soberbios e irrespetuosos. Creo que tenemos que trabajar mucho todavía, ser más humanos, menos tramposos, tratar de no quedar bien nosotros haciendo quedar mal al otro”.

Electrónica local: Gallego presentándose en la Dreamland de James Zabiela (foto: gentileza Dreamland).

Música electrónica

¿Qué es la música electrónica para estas dos leyendas del rubro? Para Gallego, “la música electrónica es eso, música. Es un género que a mí me dio mucho placer y me lo sigue dando. Me gusta producir electrónica, me gusta tocarla y escucharla. Es un estilo que me trajo mucha felicidad.

Ojo, también me ha traído tristezas y decepciones, porque a veces me puede ir mal en una fiesta que organizo. Creo que la música electrónica es algo que te hace pasar por muchas sensaciones al mismo tiempo, es un viaje único, cada uno está metido en un mundo e historia diferentes, cada uno la siente como quiere y como puede”.

Te puede interesar
Un músico mostrando sus búsquedas en solitario

Por su parte, Huergo sostuvo que “la música electrónica es el estilo musical que hoy pasa en el mundo. En la actualidad, por fin de semana, deben haber quinientos shows en todos los países, todos los viernes y sábados. En la Argentina hay deejays internacionales todos los fines de semana, imaginemos Brasil, que tiene muchas más ciudades. La gente hoy consume el rock de forma parcial, de pronto aparece el trap y después vuelve el reguetón. Mientras los otros géneros no saben para dónde ir, la electrónica sigue creciendo. Actualmente, es lo que la gente elige para salir a bailar”.

El japonés Satoshi Tomiie, en el inicio del ciclo Sunday en el Parque Saavedra.

Sacrificio, enorme sacrificio

En una ciudad como Comodoro Rivadavia organizar eventos de música electrónica es complicado, atraer al público es complejo. Con el tiempo, Lucas Gallego ha sabido ingeniárselas para concretar fiestas que marcaron un antes y un después en la ciudad petrolera. Un ejemplo claro de esto fue la Dreamland de James Zabiela, a la que concurrieron casi 1.000 personas. En este sentido, Martín Huergo respaldó a su colega y amigo al decir que “es muy difícil el cambio de chip que tiene que hacer Lucas.

Él no solo organiza todo, sino que de pronto dice ‘me subo a tocar’. La gente que lo estuvo llamando durante un mes le empieza a meter presión para que organice más cosas, eso no es algo fácil de hacer. Lucas lo hace porque ama la música electrónica y hace lo que sea para que siga viviendo en Comodoro.

La electrónica está viva en esta ciudad gracias a él, porque él es quien trae a los artistas internacionales, y también es él quien se hace cargo cuando la fiesta salió mal. Juega en cualquier posición, lava los platos, es el cajero y también el deejay”.

En el mismo sentido, el propio Gallego reconoció que “durante más de un año estuve haciendo eventos a pérdida total. Gracias a Dios, tengo un buen trabajo y puedo bancar este proyecto. Con Dreamland fui a pérdida, pero lo seguí haciendo porque amo esto. Amo transmitirle esto a la gente. He perdido y he ganado mucho”.

James Zabiela, desde Inglaterra, en 2018 en Comodoro.

Sunday, el otro niño mimado

Lucas Gallego es una máquina. No para de trabajar ni un minuto. En redes sociales, constantemente anticipa el futuro de sus dos ciclos más exitosos hasta la fecha: Dreamland y Sunday. Respecto al último, el productor dijo que “llegó para quedarse”.

La idea surgió hace más de un año. La intención de producir un ciclo de música electrónica que fuera los domingos por la tarde seducía al deejay comodorense desde hace tiempo, hasta que llegó el día y desde Japón llegó el gigante Satoshi Tomiie y explotó el Parque Saavedra.

“En ciudades como Córdoba o Buenos Aires esto ya se hace desde hace mucho, la gente entendió el concepto. Hoy en día, el público ya no sale tanto los sábados a la noche, pero si vos les proponés algo un domingo a la tarde, quizá la cosa cambia. Al principio no me animaba, además tenía que conseguir un lugar para hacerlo. Al final pasó, fue un éxito.

La idea es hacer una fecha cada un mes y medio, siempre con artistas internacionales. En el verano, la intención es hacerlo afuera, en formato Open Air, que tenga más el aire de un festival. Por supuesto que la idea es ir subiendo la puesta, pero poco a poco”, contó Gallego.

Casi en el cierre de la nota, el productor local de música electrónica contó detalles sobre el vínculo que lo une con Martín Huergo, uno de los mejores deejays argentinos actualmente: “voy a decir una cosa, y no la voy a volver a repetir. El nombre Dreamland lo eligió él. Martín es un tipo que influyó mucho en mis producciones, él fue un gran empuje. Para mí es un referente como DJ, como productor y también como persona. Es un hombre de experiencia, aprendí mucho de él. Ahora, cuando comienzo un proyecto, lo primero que hago es llamarlo para ver qué opina, es un gran amigo”, resaltó.

Para concluir la entrevista, Gallego brindó una reflexión final sobre su experiencia con la música electrónica y planteó que “lo más grande que me dio la música electrónica fue amigos, la posibilidad de conocer gente nueva e interactuar con otras personas del ambiente.

Muchos dicen que los verdaderos amigos son aquellos que conocés desde chico. Yo en cambio, tengo un vínculo único con personas que conocí hace pocos años, y la confianza que tenemos hoy en día es increíble. No tengo ningún enemigo dentro de esto, simplemente trato de sacar las cosas malas y disfrutar de lo que hago”, remató el DJ local.

De fiesta: de izquierda a derecha Satoshi Tomiie (Japón), 16 Bit Lolitas (Holanda) y la comodorense Cia.Is.

Comodoro, donde crece la movida electrónica

La música electrónica, con todos sus géneros y subgéneros, está causando un gran revuelo en Comodoro Rivadavia. Cada vez son más quienes forman parte de estas fiestas, muy diferentes del tradicional “cachengue”. En el ambiente de la electrónica, se respira otro aire, otro clima, muy distinto al de la cumbia, el reguetón y los comerciales. La electrónica no es “una joda” como cualquier otra, tiene un toque diferente, una esencia muy marcada, sonidos únicos y percepciones que solamente se logran con los deejays mezclando en vivo con las consolas.

En la ciudad la movida es cada vez más grande, y eso se debe al auge que están teniendo cuatro ciclos de música electrónica. Si hubiera que armar un ranking de ciclos habría que decir que, Sunday y Dreamland están en la punta, pero no se sabe bien cuál de los dos es más exitoso. En tercer y cuarto lugar vienen Reset y Gravity, y en este caso tampoco se sabe cuál de los dos es mejor. Si bien todos tienen similitudes, es necesario remarcar también que las diferencias están a la vista.

Dreamland es el nene mimado de Lucas Gallego, quien hoy es quizá el productor más exitoso de eventos de música electrónica de toda la provincia. En este ciclo, siempre hay artistas que vienen de otros países, por lo general europeos. En 2017 a Comodoro llegó el mexicano Alberto Cohen, más conocido como Betoko, en lo que fue el inicio del exitoso ciclo. En 2018 la gran fiesta empezó picante con la llegada del alemán Timo Maas. En abril del mismo año, el brasileño Do Santos hizo volar por los aires el salón de eventos del Hipódromo de Rada Tilly.

Más adelante, la cuarta edición del ciclo contó con la presencia del “pulpo” James Zabiela, oriundo de Inglaterra. Fue algo descomunal, de otro planeta. Zabiela detonó el salón La Fábrica. A fines de 2018, desde Alemania llegó Mandy para la última fiesta del año. Este año, en Ele Multiespacio, Jimmy Van M hizo bailar a los comodorenses en una nueva edición del exitoso ciclo.

Finalmente, hace poco y también en Ele Multiespacio, Dmitry Molosh explotó la pista principal del conocido boliche, con un warm up de lujo, que contó con la presencia de la deejay Cia.Is, oriunda de Comodoro y radicada desde hace tiempo en Buenos Aires. Además, como ya es costumbre, Lucas Gallego le entregó la cabina a Molosh, quien vino directamente desde Bielorrusia para presentarse en la ciudad petrolera.

En cuanto a Sunday, hay que resaltar que es algo muy novedoso para Comodoro Rivadavia. Se trata de un ciclo PM, algo que en las grandes ciudades del país se hace desde hace años. Es una fiesta común y corriente, pero tiene una particularidad: se hace los domingos a la tarde. La idea gusta y mucho.

Todos pueden salir a bailar y al otro día ir a trabajar sin resaca y bien despiertos. Hasta el momento, tuvo dos ediciones. En la primera, desde Japón llegó Satoshi Tomiie, un experimentado DJ que mezcló distintos géneros durante la tarde noche del domingo 5 de mayo. El primer domingo de julio se presentó 16 Bit Lolitas, un referente mundial del deep house y progressive house que hizo bailar durante horas a todo el público presente en uno de los salones del Parque Saavedra.

En cuanto a Gravity y Reset, hay que decir que también son ciclos exitosos. Quizá con un poco menos de éxito que los otros dos, pero solo un poco. El que empieza con “g” trae siempre a artistas nacionales y varía entre dos géneros muy populares dentro del mundo de la música electrónica: el techno y el tech-house. Las últimas dos presentaciones fueron las de Nicolás Taboada y Brian Gros, dos jóvenes con carreras verdaderamente meteóricas y en constante ascenso. En cambio Reset se enfoca más que nada en el techno, un estilo que se caracteriza por su agresividad e intensidad en los sonidos. En algunas ocasiones, han traído a artistas internacionales, como el inglés Webby o el DJ alemán Lion. Con varias fechas concretadas hasta el momento, ambos se posicionan como dos de los ciclos más exitosos de la ciudad y también de la región. Algo aparte para destacar, y que no puede ser perdido de vista, es la tarea de Austral Producciones, una productora oriunda de Trelew que viene pisando fuerte en Chubut.

El pasado viernes 28 de junio, Nicolás Gallego -la cara visible de Austral Producciones- logró la presencia de la afamada Miss Monique en La Frontera, un prestigioso boliche de la ciudad de las ballenas ¿El show? Épico, sin lugar a duda. Fueron tres horas de puro baile, de la mano de una artista de primer nivel, una joven deejay del género progresivo que literalmente rompió la consola en mil pedazos. Al día siguiente del show Instagram explotó con distintas historias que mostraban el paso de ucraniana por La Frontera.

Fue una noche que quedará en la memoria de muchos.

Comentar
- Publicidad -