El campeón “tropezó” en Ciudadela

El último campeón del torneo Inicial de Primera “C”, perdió como visitante de Ciudadela dos a cero, con goles anotados en el complemento por intermedio de César Uribe de tiro libre y por Ezequiel Melihuenchun, cuando ya se comenzaba a jugar tiempo de descuento.
Un triunfo logrado en base al orden del dueño de casa, firmeza en la marca en todos los sectores de la cancha y cerrarle los circuitos futbolísticos, para que no puedan jugar Manuel Gómez, Juan Cabrera y Marcos Bellido.

El primer tiempo se fue con escasas posibilidades para ambos equipos, en un tramo donde no se sacaron ventajas y los arqueros prácticamente no tuvieron trabajo. La tarde muy fría empeoró con la lluvia que comenzó a caer con algo de intensidad en los primeros quince minutos del complemento.

San Martín no había podido mostrar su mejor versión de juego. El buen desempeño en la zona de medios, y las alternancias que siempre muestra en diferentes jugadores, en especial sus hombres de media cancha, ayer no estuvieron a la altura de sus pergaminos. Arriba no estuvo Diego Arismendi por razones laborales, y la presencia del goleador Ángelo Flores, parece tener destino en otro club en esta segunda parte de la temporada.
San Martín nunca pudo encontrar su mejor versión. No estuvieron finos sus hombres generadores de juego, y las asistencias de gol, tuvieron el cartelito de ausentes. Ciudadela se ocupó de cubrir todos los espacios posibles, pero mostrando además algunas caras de excelentes rendimientos, como Marcos Coca, César Uribe en el fondo, Cristian Mercado y Rodrigo Agüero arriba y los aportes del resto, que no desentonó para nada.

El visitante arrancó posicionándose en terreno adversario, en los primeros instantes del segundo tiempo. Marcos Bellido metió una media vuelta que se fue desviada y tras cartón, Manuel Gómez de tiro libre le dio el primer susto a Ciudadela, que paulatinamente fue acercándose a terreno de San Martín. Sobre 20 minutos, asistencia de Maximiliano Hraste para Ceballos, que se pierde un gol cantado solo con el número “uno” como impedimento para llegar al gol. Definición pésima del delantero “gaucho”.
Falta con aroma de penal hacia Josué Infante, en otro de los ataques que no siempre encontró bien parada a la defensa de San Martín. Esta vez fue Josué Infante (combinó buenas y malas), fue objeto de infracción cuando se aprestaba a encarar al arquero Sobarzo. Tomó el tiro libre César Uribe, en el vértice del área grande. Le pegó un zurdazo al palo derecho que defendía el arquero Rafael Sobarzo. La pelota ingresó limpia para decretar la apertura del marcador.

Te puede interesar
El juicio oral y público por la causa “Embrujo” comenzó a transitar su cuarta semana

El gol cambió los estados de ánimo y las tarjetas amarillas comenzaron a volar en la persona del árbitro. La cancha se fue poniendo pesada y las faltas y los reclamos de igual forma. Ciudadela comenzó a jugar con los nervios del rival, que no le encontraba la vuelta al partido. Presionaba, llegaba, pero el vallado de jugadores de Ciudadela, era cada más numeroso. Se aferraba a un resultado parcial favorable soñado.
Se lo pierde Luis Vásquez a dos metros del arco de Ciudadela. No le pudo dar, casi con el arco a su merced. San Martín lo buscaba con más ganas que claridad. A siete del final se lo vuelve a perder José Infante de frente al arco de San Martín.

Hay empujones, reclamos, y clima de partido quebrado en su normalidad. No encontraba ni espacio, ni juego asociado para vulnerar el arco Brian Barría, que no tenía contenciones notables. Todo era vértigo en el último campeón. Con tiempo de descuento gran corrida por izquierda de Cristian Mercado, dejando dos hombres en el camino y metiendo una asistencia hacia atrás, donde por calle central el ingresado Ezequiel Melihuenchun lo cambió por gol.
No fue la tarde de San Martín, pero sí de Ciudadela que abrochó un triunfo notable. Por su desempeño en la cancha y por la calidad del rival superado.

Comentar
- Publicidad -