Caso Hernán Soto: ya está en la ciudad la clarividente que colaborará en rastrillajes

La clarividente Verónica de los Santos (52) llegó a la ciudad proveniente de su ciudad natal, Malargüe, al sur de Mendoza. Llegó en su antigua camioneta Peugeot Partner acompañada de un sobrino luego de recorrer un largo, sinuoso y accidentado camino por Neuquén, Río Negro y atravesar todo Chubut.

Vino a colaborar en los rastrillajes que Marcela Muñoz –madre del niño Hernán Soto, desaparecido un 1º de enero del año 1997 en el camping “San Carlos” una calurosa tarde en un lugar poblado por unas 2.000 personas– pidió a la Fiscalía.

Luego de 22 años y algo más de 7 meses después de trágico suceso, se reactiva una causa por la desaparición de una persona, una más de las decenas que desaparecieron en la ciudad en aquella década del siglo pasado.

Hace unos tres años, la madre del niño acudió a la clarividente para que la ayude en la búsqueda de su hijo. En aquellos años fue intensamente buscado durante semanas y meses, por aire y por tierra, por distintas fuerzas de seguridad, familiares y amigos. Todo un misterio envuelve al caso, pese a fuertes indicios que oportunamente trascendieron, aunque con respuestas siempre negativas.

“Vengo de cuna con este trabajo, mis padres eran iguales, mi madre sabía el día en que se iba a morir y fue así”

Frontal y verborrágica, así se muestra Verónica de los Santos que llegó esta semana y junto a su sobrino están albergados por la familia Soto sobre la calle Luis Sandrini, en barrio Máximo Abásolo, a solo media cuadra de la placita que lleva el nombre en memoria del niño desaparecido hace más de dos décadas.

Te puede interesar
Dos jóvenes lesionados tras violenta colisión matutina en Colonos Sudafricanos y Cayelli

“Respeto todas las ópticas, todos los credos, soy muy solidaria, todas las políticas, no soy de ningún partido, tengo mis credos y respeto a todo el mundo, apelo a mis técnicas que son milenarias, de antes de nuestro señor Jesucristo, así como hay gente que antes leía las borras del café o en épocas milenarias había soldados que acudían a los oráculos antes de ir a la guerra, yo opté por técnicas alternativas como lo es la rediestesia” comentaba Verónica en diálogo con Crónica.

Agregó además que hubo casos “muy directos, muy rápidos con mi humilde aporte, no se trata de esperar que nadie me pague nada, me consultan por teléfono y no tengo problemas, yo les doy mi óptica perceptiva, ya que toda mi vida he sido una persona perceptiva, hay gente que con solo verla me doy cuenta si es buena o mala, incluso hasta lo que le pasa, mi madre fue una mujer que sabía el día en que se iba a morir y pocos le creían, pero fue así… tengo testigos de quiénes somos nosotros y por eso somos muy respetados en mi familia y, por supuesto, respetando a todo el mundo que me respeta… Toda mi vida he colaborado con fuerzas de seguridad” manifestó.

Comentar
- Publicidad -