Algunos no están y otros no deberían estar en el padrón

Una inusual situación se vivió en la Escuela Magisterio cuando, en el padrón previsto para la elección, se encontró a una menor que no debería figurar como habilitada para poder votar, lo que causó sorpresa a su padre al confirmar nombre y número de documento de su hija.

La adolescente, de apellido Rodríguez -según señaló su papá- solo tiene 14 años por lo que aún no debería figurar en el padrón de votantes, lo que cambió radicalmente los reclamos tradicionales que, generalmente, apuntan a denunciar que algún ciudadano no aparece en las listas de habilitados.

Si bien se ha brindado la posibilidad de comenzar a votar a los adolescentes de 16 años, en este caso, la jovencita aún no ha cumplido la edad mínima para ejercer su derecho a elegir gobernantes por lo que, más allá de la situación puntual -detectada accidentalmente por el padre de la niña- debería realizarse un control aún mayor para el padrón a utilizar durante el mes de octubre.

Si bien el fallo electoral puede pasar desapercibido o, para el caso de los porcentuales de votantes, podría tomarse como una ciudadana que no se acercó a sufragar, hay quienes piensan que la misma situación podría suceder por cientos -o miles- agregando en los supuestos, la posibilidad de que alguien más se acercara a emitir voto por quien ni siquiera se presentaría a la mesa porque aún no le corresponde.

Comentar
- Publicidad -