Subastaron dos obras de Borges­ con dedicatorias hechas a mano

Una revista que Jorge Luis Borges dedicó a su compatriota y también novelista Macedonio Fernández se adjudicó en una subasta en Buenos Aires por 24.100 dólares, mientras que un ejemplar de su libro “El idioma de los argentinos”, ilustrado por el artista Xul Solar, se vendió por 65.800.

Según informó este jueves la casa de subastas Hilario Artes, Letras & Oficios, dos ejemplares de la revista-mural Prisma -uno de ellos el dedicado- y el libro fueron adjudicados a compradores anónimos en la noche del miércoles.

Un ejemplar de la revista-mural Prisma, que entre 1921 y 1922 empapeló las calles porteñas con poemas de autores locales, y que incluye la firma y una dedicatoria de Jorge Luis Borges a Macedonio Fernández, y la primera edición de “El idioma de los argentinos”, ilustrado por Xul Solar, fueron subastados por la casa Artes, Letras & Oficios por 24.100 y 65.800 dólares respectivamente.­

Borges (1899-1986), junto a su hermana Norah, artista plástica; su primo Guillermo Juan, y Eduardo González Lanuza, ambos escritores, crearon en 1921 Prisma, una inusual publicación en pleno auge del ultraísmo que sólo contó con dos números, en noviembre de ese año y en abril de 1922.­

“Con algunos pocos ejemplares de Prisma bajo el brazo, Borges se acercó al café La Perla -lugar de encuentro de los intelectuales de la época- y allí conversó con Macedonio Fernández y le obsequió un ejemplar dedicado”, señalaron en la casa de remates.­

Te puede interesar
Video: la reacción de un perro “peligroso” para que una familia lo adopte

“Para el ínclito filósofo Macedonio Fernández, inagotable pensador dando tus esbeltas reflexiones en La Perla”, escribió el autor de “El Aleph”.­

Por otra parte, la primera edición de “El idioma de los argentinos” que se remató, además de contar con ilustraciones de Xul Solar, estaba intervenida con tachaduras, correcciones y ampliaciones en sus textos -sin duda, para una segunda edición que nunca existió- y que Borges hasta ilustró con dibujos en sus márgenes.­

A pesar de las correcciones que realizó Borges, “algo aconteció que lo hizo desistir”de la idea de reeditarlo, hasta el “punto que años después lo retiró de la colección de sus obras completas”, señalaron desde Hilario.­

Ambos objetos fueron de la colección de Norah Borges, propiedad del locutor Antonio Carrizo, quien supo formar una de las bibliotecas más notables de Argentina sobre Borges.­

Comentar
- Publicidad -