Día del Panadero: la noble tarea de una panadería para celíacos de Comodoro

En Argentina, el 4 de agosto se celebra el Día del Panadero. Originalmente, nació como el Día Nacional del Obrero Panadero. Antes, se conmemoraba la creación de la Sociedad Cosmopolita de Resistencia y Colocación de Obreros Panaderos, el primer sindicato de panaderos del país, creado un día como hoy, pero de 1887. La idea surgió gracias a Enrique Malatesta, un anarquista que tuvo un breve paso por Buenos Aires.
Muchos años después, en 1857, el Congreso de la Nación decretó que el 4 de agosto se conmemore el Día Nacional del Panadero. En Comodoro, al igual que en el resto de las ciudades de Argentina, el rubro del pan tiene un rol muy importante en el día a día de la gente. En la ciudad petrolera hay muchas panaderías, que no solo elaboran pan. La gama de productos que un cliente puede encontrar es muy variada: tartas, tortas, facturas y más.

“Arte Sano”, una innovadora propuesta en Comodoro Rivadavia

Hace tres años, en Comodoro inauguró “Arte Sano”, una panadería enfocada al público celíaco. La inauguración de este innovador local en la ciudad petrolera representó un gran cambio y avance, teniendo en cuenta la lucha de la gente celíaca en esta ciudad por la inclusión de este tipo de productos y la puja para que hubiera más comercios que los vendieran.
Andrea Leguizamón, una de las pasteleras de la panadería, conversó con Crónica y brindó detalles sobre la tarea que lleva a cabo todos los días con su compañera Andrea. “Principalmente, nos dedicamos a la elaboración de productos para celíacos, sin TACC, es decir, los cuatro cereales que ellos no pueden comer: trigo, avena, centeno y cebada. Antes de empezar con este tipo de pastelería, nosotras tuvimos una preparación en cuanto a las recetas, intentamos preparar unas ochenta en promedio. Es un rubro un poco más complejo, porque tiene más cuidados, más que nada en lo que es la higiene. Hablamos de un público que tiene una enfermedad, ellos no pueden consumir harinas comunes”, explicó la pastelera de 25 años a este diario.

Te puede interesar
El futsal femenino de Universitario marcó diferencia

En este sentido, señaló que a la hora de comenzar el trabajo todos los días, ella y su compañera deben higienizarse para no contaminar su lugar de trabajo. “Nosotras podemos traer restos de trigo desde afuera, entonces, al ingresar nos tenemos que lavar las manos muy bien. El uniforme solo lo podemos usar acá adentro, no podemos salir. Elaboramos pan, chipás, tartas de lemon pie y ricota, tortas, panes dulces, roscas de pascua, y más cosas. También tenemos el sector de salados, que tiene ensaladas, pizzetas y sándwiches. Todo esto lo elaboramos a diario”.

El trabajo del día a día

Por otra parte, Leguizamón contó cómo es el trabajo que realizan día a día en la panadería para celíacos. “Usamos una premezcla que tiene dos féculas y una harina. Las féculas son de mandioca y maíz, y la harina de arroz. Usamos mucha agua, levadura, aceite y sal, todo lo que lleva un pan convencional, con la diferencia de que quizá usamos un poco más de líquido, porque es una premezcla muy seca, entonces hay que hidratarla mucho. Casi todo lleva el doble de todo, de huevo, leche y los demás ingredientes que usamos, para lograr que sea más húmedo. Todo lo que vendemos tiene una certificación que indica que ese producto es inocuo de trigo, de avena, cebada o centeno”.
Para concluir, la joven pastelera resaltó que “lo que más me gusta de mi trabajo es esto, poder hacer lo que me gusta. A veces es un poco duro, pero se hace llevadero, con mi compañera somos amigas hace un montón, entonces compartimos el emprendimiento”, concluyó.

 

Comentar
- Publicidad -