Por una bacteria, una mujer perdió los brazos y las piernas luego de que su perro la lamiera

Marie Trainer, una mujer residente en Ohio, Estados Unidos amante de los perros y dueña de dos tuvo que ser inducida a un coma para posteriormente amputarle las extremidades tras contraer una peligrosa bacteria que se desarrolla al estar en contacto con la saliva de los perros.

Aunque esto no es algo que ocurre comunmente sí puede pasar. La bacteria llamada capnocytophaga es tan rara que sólo afecta a una de cada millón de personas, además de ser impredecible.

Marie y su esposo Matthew Trainer acababan de regresar a casa de unas vacaciones en el Caribe cuando ella comenzó a sentir malestares. Pensaron que era gripe porque la mujer sintió náuseas y tenía un fuerte dolor de espalda, pero luego su temperatura se elevó y su salud empeoró.

Todo comenzó después de un que su perro la lamiera. Capnocytophaga canimorsus, una bacteria que residía en la boca de su mascota, entró a su cuerpo a través de una herida de la afectada y le causó “dolores insoportables en manos y piernas”, según una petición de la familia en el portal Go fund me. El 12 de mayo ya no podía respirar por sí misma y fue puesta en soporte vital y en coma médicamente inducido. Un día después, la bacteria ya había atacado pequeños vasos en sus brazos, manos, piernas y pies.

En el hospital, el equipo de cuidados intensivos le aplicó tratamientos agresivos, pero la mujer desarrolló sepsis, que es una enfermedad grave cuando el cuerpo tiene una fuerte reacción inmunitaria a una infección bacteriana, lo que hizo que su salud fuera deteriorándose.

Los síntomas empeoraron de forma muy rápida a pesar de estar recibiendo las atenciones necesarias. A pesar de los esfuerzos de los médicos de remover los coágulos de las extremidades de Marie, la bacteria ya había hecho mucho daño a los tejidos, por lo que fue necesaria la amputación.

Te puede interesar
Video: suspendieron al cura que bautizó violentamente e hirió a un bebé porque lloraba

Normalmente esta bacteria no tiene las graves consecuencias que sufrió la estadounidense. Según indicó a la cadena Fox la doctora Margaret Kobe, directora médica de enfermedades infecciosas en el hospital donde se trató a Trainer, se trata de una bacteria “bastante común en la flora oral o en la boca de los perros y puede transmitirse a través de una mordedura o, a veces solo por el contacto con saliva”.

Reacción poco habitual

“Es muy virulenta. Tiene la capacidad de inducir a su sistema inmunitario a hacer cosas horribles”, advirtió la médica. No obstante, afirmó que la reacción de Trainer es poco habitual y ocurre en aproximadamente en una de cada millón de personas.

Desde la infección hasta ahora, Marie ha pasado por al menos 6 cirugías y más de sesenta días hospitalizada luchando por su vida. Ahora, la familia señala que la mujer “necesitará muchas modificaciones en su vida”, por lo que iniciaron una recaudación de fondos para poder pagar los gastos médicos para que el futuro de Marie sea lo más funcional posible.

“Cuando abrí los ojos no sabía dónde estaba. Fue muy difícil descubrir que tuvieron que quitarme las piernas y los brazos, muy difícil de manejar”, aseguró Marie durante una entrevista para la cadena Fox.

Marie aconseja que si un perro muerde a una persona debe tomar antibiótico y lavarse inmediatamente. Ella y su familia creen que quizás contrajo la bacteria luego de que alguno de sus perro lamiera un pequeño rasguño en su brazo.

Marie Trainer aseguró que no se deshará de sus mascotas y agregó estar ansiosa por volver a casa con ellas. También dijo estar muy agradecida con el apoyo de los médicos y sus familiares, especialmente de su esposo.

Comentar
- Publicidad -