Se cumplieron 51 años de la creación de la emisora Fono Musa

El servicio de música ambiental era muy utilizado por comercios e instituciones, tales como el Hospital Regional y el Correo, y el mismo dejó de funcionar hace ocho años atrás.

El 2 de agosto de 1968 se creó la emisora “Fono Musa”, un circuito cerrado comunitario de audiofrecuencia que transmitía música ambiental y era muy utilizada en edificios institucionales y comercios. Sus propietarios eran Jorge Rosenthal y Eduardo Silva, quienes propusieron este servicio para la época novedoso.

Rosenthal empezó a averiguar en qué ciudades no existía este servicio, y así desembarcó en Comodoro Rivadavia, conoció a Silva, nacido en la ciudad, y así comenzó la empresa que estaba ubicada en Sarmiento 485. En ese entonces las únicas radios de la ciudad eran Nacional y LU4, siendo Fono Musa una especie de competencia.

La programación tenía como objetivo “ayudar a la gente a realizar sus tareas cotidianas con ese aporte indiscutible que significa la música universal”. En diálogo con Crónica, Rosenthal recuerda: “traje a Comodoro la primera emisora privada de radiodifusión, y cumpliría 51 años, funcionó hasta hace ocho años más o menos, que lo dejamos porque estamos viejos”, ya que está próximo a cumplir 80 años.
El servicio era contratado por consultorios médicos, oficinas de abogados, escribanos, por los hoteles, comercios, comisarías y en el Hospital Regional, en casi cualquier institución que tuviera salas de espera. “Al Hospital le di casi 40 años de música gratis, hasta en el quirófano, las salas de terapia intensiva y algunos consultorios. Antes el paciente tenía vergüenza contar lo que le pasaba, los dolores, y entonces con la música se tapaba y no se escuchaba lo que estaba hablando el médico con el paciente” cuenta, asimismo recuerda que a las salas de espera de las Comisarías y el correo también les brindaba el servicio gratuito.

Te puede interesar
El Comando de Brigada Mecanizada IX recordará al general San Martín con una reseña histórica

“Yo hacía todo; cobraba, tenía que ir a arreglar los cables, poner la música” recuerda Rosenthal, y señala que el viento le ocasionaba problemas en el mantenimiento de los cables, aunque llegó a tirar 30 mil metros en toda la ciudad.

 

Comentar
- Publicidad -