Emprendedores inauguran la primera “Sala de escape” de la ciudad

El “escapismo” es una tendencia que crece dentro del universo del entretenimiento. Se trata de vivir en “carne propia” lo que alguna vez se sintió a través de pantallas de videojuegos o alguna película de suspenso.


En resumen son habitaciones donde ingresa un grupo de personas, y en 60 minutos deben encontrar la manera de salir del lugar. Se calcula que en Argentina ya hay más de 120 salas. En Comodoro Rivadavia se acaba de inaugurar la primera bajo el nombre Anubis Tomb Escape. Sus creadores son Paola Bellini y Gonzalo Etcheverrito.

Compartimos la entrevista que Gonzalo Etcheverrito brindó a Empresas + Negocios para conocer todos los detalles de tan novedoso emprendimiento.

Contanos con tus palabras ¿Qué es una sala de escape?
El objetivo es salir de la habitación en una hora o menos, resolver juegos, acertijos y sortear trampas. Sería un estilo parecido a los libros “Escoge tu propia aventura” o la búsqueda del tesoro. Tenés que ganar la libertad jugando en equipo y manejar la ansiedad para que no te juegue en contra. También olvidarse del celular y animarse a esta experiencia distinta para salir del molde.

¿Cómo surgió la idea?
Fue por un viaje que hicimos a Bariloche donde participamos por primera vez de una sala de escape y la experiencia nos pareció fantástica.

Relata que los “scape romos” comenzaron en Japón, luego se expandieron por Europa y así llegaron a EEUU y Latinoamérica. En Argentina desembarcaron hace algunos años en Buenos Aires donde el éxito fue rotundo. En la Patagonia existen en Neuquén y en Bariloche.

¿Se trata de una franquicia?
No, es totalmente libre. Cada uno recrea el espacio que quiera e inventa las dificultades. Puede ser desde una jugada de ajedrez hasta el concepto que quieras.

¿Anubis Tom Scape que recrea?
Como nos gusta la egiptología se nos ocurrió el tema de la Tumba de Anubis. Creamos una historia, que quizás no todos la llegan a apreciar en la adrenalina del juego, pero muy resumido sería entrar a rescatar a un arqueólogo que fue en busca de la Llave de la Vida y nunca regresó.

Una vez que las personas están dentro de la habitación ¿Con que se encuentran?
Van a empezar a descubrir pistas y acertijos que van abriendo cerraduras, candados, códigos, etc. Tratamos de hacerlo dinámico y atractivo. Además antes de entrar les damos una charla de unos 10 minutos para que entiendan la dinámica.
Agrega que además la sala está monitoreada por ellos de manera visual y auditiva ya que ese es uno de los requerimientos de juego ya que cuando los participantes lo desean pueden pedir algún tipo de ayuda para continuar con las consignas.

¿Qué cantidad de personas entran por turno?
Tiene un mínimo de dos, aunque también se puede jugar de a uno solo y un máximo de seis por una cuestión de espacio. Dentro del grupo deben elegir un líder que es quien decidirá sobre las pistas.

¿Compiten entre ellos o contra otro grupo?
No, la idea es que lejos de competir sea trabajar en equipo. Hacemos énfasis en ese concepto ya que si no lo hacen lo más probable es que pierdan tiempo y solo 60 minutos para encontrar la salida. Sucede que por ahí uno se corta solo y te das cuenta que eso retrasa al resto. De ahí la importancia del líder también.

Cuenta que comenzaron asumiendo el riesgo de que sea un emprendimiento quizás “perecedero” ya que una vez que la persona ingresa y resuelve el enigma no regresaría y -aunque les encante la experiencia- al no ser una ciudad turística de alguna manera es finito el público. Sin embargo decidieron hacerlo igual. “Sabemos que esto es mucho más rentable en una ciudad turística donde pasa gente nueva todo el tiempo pero eso no fue impedimento” asegura.

Te puede interesar
Natania entregó 30 departamentos a adjudicatarios de Comodoro

Respecto de ir cambiando la resolución comenta que no sería lo óptimo, por lo tanto, si ello prospera quizás apuesten a una segunda habitación con una temática completamente distinta.

¿Cuánto tiempo les llevó hacerlo?
Entre el planeamiento y la ejecución unos seis meses. La mayoría de los elementos los hicimos nosotros mismos. Solo algunas cosas enviamos a un carpintero por lo dificultoso de algunos mobiliarios. Eso sería un capítulo aparte, recorrimos entre 4 y 6 carpinteros ya que lo que necesitábamos rompía plenamente las estructuras de lo que están acostumbrados a hacer. Pero lo logramos y quedó como queríamos.

¿Qué dimensiones tiene la habitación de escape?
Unos 35 o 40 metros cuadrados y varias habitaciones adentro.

¿El público de Comodoro ya conocía este sistema de juegos?
La verdad es que no. Quizás lo que más nos está costando es explicar qué es.

¿Cómo están haciendo la difusión?
Nos está funcionando el boca en boca aunque inauguramos oficialmente hace menos de un mes. Muchos creían que era para chicos y les explicamos que es más bien para jóvenes y adultos. Niños recién a partir de los 12 años y acompañados de un mayor. A los chicos les encanta pero muchas cosas no podrían resolver solos.

Cuenta que han ido en grupos de familias personas de la tercera edad y que no solo se divierten sino que muchas cosas las resuelven más rápido porque manejan otra línea de pensamiento. Eso es lo interesante de los grupos con edades variadas como ocurre generalmente cuando una sala de escape es un plan familiar.

Respecto de la complejidad indica que cada sala tiene un diferente nivel de complejidad el cual es definido por su creador. En el caso de Anubis Tomb Escape cuenta que se podría catalogar como medio-alto. “Si le tenemos que poner un número sería un 8. Tiene mucho de lógica para descifrar y en la adrenalina del contador de tiempo que va restando segundos por ahí se te hace más difícil pensar” explica.

El paso que seguiría al emprendimiento según relata sería proponerlo a las empresas ya que el juego mismo enseña dinámicas de trabajo en equipo y bajo presión. “Creemos que les va a interesar la propuesta y tenemos pensado hacerles precios diferenciados para que puedan invitar a sus empleados y también para cumpleaños” cuenta Gonzalo Etcheverrito al culminar la entrevista invitando a todos a desafiarse a trabajar en equipo, colaborativamente, e intentar salir de la habitación antes de los 60 minutos.

Contacto
Facebook e Instagram: Anubis Tomb Escape
Celular 297 – 4755 856

Acerca de las Salas de escape

El fenómeno del escapismo tiene origen en los juegos de video de los ’90, como el Monkey Island, donde los jugadores debían usar su ingenio para sortear los desafíos de los personajes que veían en sus televisores o computadoras.
Hoy, aquellas aventuras que pertenecían al mundo de las consolas pueden ser vividos “en carne propia”, en salas en las que, paradójicamente, quienes entran deben hacerlo sin la ayuda de la tecnología ya que no se permite el ingreso con celulares ni ningún otro dispositivo electrónico.
Se cree que estadísticamente solo el 30% sale a tiempo la primera vez que juega.
En estos cuartos grupos de dos a seis jugadores deben resolver rompecabezas, encontrar respuestas a acertijos y descifrar distintos códigos para, con apenas algunas pistas o sin siquiera ellas dependiendo del nivel de dificultad escogido, salir de allí en menos de una hora.
El fenómeno comenzó en Japón, donde se construyeron las primeras salas en 2009. Allí y en distintos países de Europa el mercado está muy avanzado. Hay salas que hasta incluyen elementos tan extremos como tanques de agua, de los que hay que salir antes de “ahogarse”.

Comentar
- Publicidad -