Corrupción sindical: Herme Juárez será indagado por el juez Adrián González Charvay

Guillermo Dietrich y Oscar Orlando Herme Juárez

Herme Juárez, el sindicalista portuario detenido por lavado de dinero y extorsión, pasó la noche en la cárcel de Ezeiza a la espera de que le tome declaración indagatoria el juez Adrián González Charvay. El magistrado tiene diez días para realizarla, aunque todavía no hay una fecha confirmada.

El gremialista llegó a Buenos Aires desde Santa Fe y, previo a ir al penal, pasó por la Alcaidia de Drogas Peligrosas de la Policía Federal, en donde fue revisado por un médico legista para constatar su estado de salud y hacer los trámites de rigor.
Juárez se desempeña como secretario general del Sindicato Unidos Portuarios Argentinos (SUPA) y fue arrestado esta tarde luego de un operativo que incluyó 31 allanamientos.

Se lo acusa de varios delitos, entre ellos de haber conformado una asociación ilícita que lavó dinero y realizó estafas, con otras figuras penales como malversación de caudales privados y públicos.

Junto a Juárez fueron detenidas otras diez personas: su hijo Oscar Juárez, el gerente Gustavo Daniel Badia, el ex tesorero Hernán Mario López, el tesorero Damián Luis Bunuello, Pablo Luis Bunuello, el síndico Ramón Rubén Tevez, el abogado de la cooperativa San Lorenzo Ramón Jorge Jeres, su hermano y presidente de la cooperativa Iván Daniel Juárez y José Luis Gómez.
El sindicalista fue detenido en su lujosa mansión ubicada a unos pocos kilómetros de la ciudad de Rosario en la zona de San Lorenzo, sobre la calle Hugo Parente.

Juárez se hizo con el control total de los negocios que se desarrollaron en el Puerto San Martín. Con el paso del tiempo extendió sus influencias hasta el puerto de San Lorenzo, donde funciona una célula de idéntico funcionamiento, llevada a cabo por una cooperativa explotada por su hermano, Iván Juárez.

Juárez es uno de los hombres más influyentes en su comunidad y en el negocio naviero del Litoral. Su aprehensión se dio en el marco de una causa por presuntos delitos económicos (defraudación, extorsión y enriquecimiento ilícito) que investiga el Juzgado Federal de Campana. Con 79 años, nació en la localidad entrerriana de Victoria donde lo apodaron “Vino Caliente”, porque de joven se dedicaba a la venta de esa bebida a granel, y según él mismo contó, en verano el expendio era “caliente”. En su juventud se mudó a la provincia de Santa Fe y se consolidó como la figura más preponderante entre los trabajadores portuarios del país a lo largo de las últimas décadas.

Te puede interesar
Alberto Fernández: “El único responsable es Mauricio Macri”

Además de ser el secretario general del SUPA, es hace 43 años presidente de la Cooperativa de Trabajos Portuarios Limitada, que detenta la explotación del puerto aceitero y cerealero más importante del país. Esto le valió un eterno enfrentamiento con otro peso pesado del sindicalismo: Omar “Caballo” Suárez, titular del Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU), entidad a la que el SUPA le disputó la representación de trabajadores de la actividad.

A lo largo de los años, Juárez se hizo con el control total de los negocios que se desarrollaron en el Puerto San Martín. Con el paso del tiempo extendió sus influencias hasta el puerto de San Lorenzo, donde funciona una célula de idéntico funcionamiento, llevada a cabo por una cooperativa explotada por su hermano Iván.

En los papeles, el objetivo “oficial” de las cooperativas era generar fuentes de empleo entre trabajadores que percibirían de manera equitativa los beneficios del negocio. Sin embargo, la Justicia Federal investiga si Juárez convirtió esa cooperativa en una suerte de empresa privada que se aprovechaba de los beneficios impositivos para enriquecer su patrimonio personal.

 

Comentar
- Publicidad -