“Esta fecha la estamos esperando hace bastante tiempo”

El Team AG 42 de los hermanos Gabriel y Gustavo Ayul se preparan para la II fecha del Campeonato 2019 de Picadas en el autódromo General San Martín que se llevará a cabo el próximo domingo. El equipo estará presentando unos cinco autos en competencia.
El Auto Moto Club con el responsable de la actividad, Jorge Altuna, está preparando la segunda fecha del campeonato de picadas para el próximo domingo a partir de las 10 de la mañana, en una competencia que se calcula finalizará en horas de la noche.
“Nosotros tenemos un taller, donde somos dos hermanos con unos amigos que nos dedicamos a armar autos de picadas y propios. Ayudamos a los amigos y también nos ayudan a nosotros. Para esta fecha venimos bien, la estamos esperando hace bastante tiempo. Todas las fechas de este año han sido muy buenas, esta no será la excepción, con autos de otros lados. Con una buena predisposición de la organización para traer autos de otros lugares, principalmente de Santa Cruz, y eso ayuda muchísimo. Nosotros para la fecha venimos bien, ya tenemos casi todo listo, cambiamos una caja, otro está terminando la caja de un Honda Civic, otro auto que no estará en esta fecha pero si en la próxima”, cuenta Gabriel Ayul.

Todo comenzó en el quincho de su casa

Comenzaron a incursionar en mecánica en el quincho de su casa, primero con Fiat 1 del padre, luego fue un Fiat 125 que era de los dos hermanos. “Nos decían que íbamos a renegar mucho con ese auto. Y tenían razón, lo cambiamos por algo más accesible, un Fiat Brío. Arrancando en 2007 con ese auto hasta la fecha, en 2011 se compra otro auto y hasta el momento estamos corriendo con autos propios”, expresa Gabriel Ayul.
Los hermanos comenzaron en la actividad en 2004, estuvieron trabajando en pista, luego se les dio la posibilidad de competir. “Se nos hacía difícil conseguir elementos de competición. Ahí, también hace cuatro años comenzamos trayendo algunos elementos de competición, que dio sus frutos. Juntamos las dos pasiones, competir y lograr traer al mercado algún elemento que no se conseguía en Comodoro, o bien era difícil obtenerlo. Es muy lindo, porque entendemos los elementos, porque somos picadores”.

“Pero el que sabe más de mecánica es mi hermano, básicamente es el que me enseña, de electricidad ni hablar. Pero nos complementamos, nunca trabajamos solos. No estudiamos mecánica para nada, fue aprender solos, preguntando, muchos amigos que nos dan una mano, nos dicen cosas, uno nunca deja de aprender. Tenemos un conocido que es Gastón Alcaraz, que nos da una mano gigante. Leemos, preguntamos y se aprende un poco más”, cuenta Gustavo Ayul.

Te puede interesar
Trabajadores estatales paran hasta el viernes y esta tarde habrá movilización

“No somos mecánicos pero le metemos manos a los autos”

Más tarde vino la idea de poder sumar al taller autos de otras personas. “Hace como un año nos mudamos de lugar, y se dio la posibilidad de conseguir un lugar más amplio, como para que venga algún conocido. Nos gusta la mecánica, pero no somos mecánicos. Así y todo existe gente que confía en nuestro trabajo, para meter mano en sus motores y sus autos. Así vamos ayudando y creciendo un poco más. Todo viene con una pasión muy grande, que no se termina nunca. Siempre se encuentra la vuelta para un poquito más”.
“Lo que tienen las picadas es que no existe un reglamento establecido para la mecánica, sí medidas de seguridad para poder participar. Esto hace que se abra un abanico enorme de posibilidades, de hacer un trucaje de motores para la competición. A veces se hacen modas, la tecnología no para nunca, la preparación es libre, entonces uno experimenta, evoluciona siempre. Así fue que aparecieron contactos en Buenos Aires, gente de confianza, y comenzamos a traer elementos de competición que hacían falta, mecanizados, que no es tan común. Complementando nuestra pasión que es correr. Nosotros hacemos lo que necesite el auto, por ejemplo tren delantero y trasero no me gusta y lo hace mi hermano. Nos complementamos mucho”, dice Gabriel Ayul.

“Gastón Alcaraz y Omar Medina son nuestros mentores”

La dan mucha importancia también a la estética del auto en la medida que se pueda. “Hoy tenemos dos autos propios, el proyecto de Maximiliano Fernández que corre un Fiat Uno hace mucho tiempo y lo arma Gastón Alcaraz, nuestro mentor junto a Omar Medina. Pronto estará retomando, tiene un motor 1900, está viendo si migra a inyección o por ahora encendido programable. Otro auto es un Fiat Duna que nos trajo un cliente, para ponerlo a punto para estar en esta fecha. Tenemos un amigo que compartimos lugar, el se dedica a la programación de computadoras electrónicas, Roque Ianola, el hermano tiene un Honda Civic aspirado, lo hacen todo ellos, corrió y se cayó de la categoría 5. El tiene un Volkswagen Vento 2.0 Turbo, con modificaciones, contando esos autos son unos 5 o 6. Y Tenemos un proyecto de un auto de Puerto Deseado que nos trajo un Fiat 147, un Vivace, que está en pintura, luego lo haríamos aquí con la mecánica de Gastón Alcaraz”, asegura Gagriel Ayul.
Los hermanos coinciden que la actividad está pujante en Comodoro, con Jorge Altuna que le puso su propia impronta, en un campeonato que se ve potenciado con pilotos de Santa Cruz, con los cuales comparten la misma pasión.

Comentar
- Publicidad -