El africano que mató a un nene al lanzarlo de un tren era “un refugiado ejemplar”

Ahabte A., de Eritrea, tenía trabajo en Suiza y aparentemente no tenía complicaciones. Hasta fue considerado un refugiado ejemplar.  Todo cambió cuando amenazó con un cuchillo a su vecina y  atacó a su esposa para luego encerrarla junto a sus tres hijos.

Un hombre de 40 años del país africano Eritrea, identificado como Ahabte A., mató el lunes a un nene al lanzarlo cruelmente contra las vías de un tren de alta velocidad en Frankfurt, Alemania. El menor falleció de inmediato y el autor del ataque corrió entre la gente, pero fue finalmente fue detenido.

Este inhumano suceso continúa siendo motivo de investigaciones

El hombre, identificado como Ahabte A., no solo empujó al niño. También fue contra su madre de 40 años. La mujer logró apartarse del paso del tren y se salvó.

Los testigos indicaron que Ahabte A. también intentó empujar a una tercera persona: una mujer de 78 años.

Luego de este inexplicable hecho, la gente fue tras el atacante, el cual corrió velozmente entre la multitud, hasta que autoridades de Alemania lo arrestaron.

El migrante ejemplar

El eritreo es padre de tres hijos. Llegó a Suiza en 2006 y, luego de dos años obtuvo asilo. Contradictoriamente a lo ocurrido, en su momento fue considerado “un ejemplo de integración”, según informó la policía de Berlín en una conferencia de prensa.

Ahabte A. también fue considerado un asilado “modelo”. Hasta apareció en alguna publicación bajo estos auspiciosos términos.

El atacante tenía un permiso de varios años para vivir en Suiza. Tenía trabajo en Zurich y aparentemente no tenía complicaciones.

Todo su reputación cambió cuando atacó a su esposa para luego encerrarla junto a sus tres hijos de 1, 3 y 4 años. También amenazó con un cuchillo a su vecina. Estos sucesos fueron reportados el 25 de julio. Las autoridades de Suiza lo buscaban para detenerlo.

Te puede interesar
Detuvieron a un hombre en Ohio por amenazar con una masacre

Ahabte A. solo aclaró a los investigadores que tomó un tren de Basel (Suiza) a Frankfurt (Alemania) hace unos días. Hasta el momento no hay información sobre su motivación para cometer este horroroso ataque.

Nadja Niesen, portavoz de la fiscalía de Frankfurt, dijo que es posible que el atacante tenga una enfermedad mental. Autoridades de Suiza le dijeron a la prensa que el eritreo ha recibido tratamiento psiquiátrico este año.

Este asesinato tuvo una repercusión en la política de Alemania. La ultraderecha viene utilizando este caso, y otro similar de hace 15 días cuyo sospechoso es un serbio, para criticar la política migratoria de Ángela Merkel.

Las críticas también indican que el eritreo no fue controlado en su ingreso a Alemania, a pesar de tener una orden de búsqueda por parte del país vecino de Suiza.

Alice Weidel, colíder de Alternativa por Alemania (AfD), de la extrema derecha, fue crítico en twitter. “¿Qué más tiene que pasar? Protejan a los ciudadanos de nuestro país, en lugar de la política ilimitada de acogida”, indicó.

El País publicó una nota donde indica que el ataque “ha servido a los ultras de excusa para exacerbar la xenofobia y extender la sombra de sospecha sobre todos los extranjeros”.

El medio español también indicó que Alemania ha acogido desde 2015 a más de un millón de refugiados, “convertidos en el principal enemigo de la extrema derecha, tercera fuerza política en el Parlamento”.

Por su parte, el ministro del Interior de Alemania, Horst Seehofer, aseguró que el asesinato de Frankfurt, los obligan a pensar en mejorar las medidas de seguridad.

Mencionó que sería oportuno aumentar la presencia policial y la cantidad de cámaras en lugares públicos, agregando que el gobierno debe hacer todo lo “humanamente posible” para resguardar la seguridad.

Comentar
- Publicidad -