El Colegio de Abogados y su postura sobre la reforma del Código Procesal, Civil y Comercial

El doctor Gustavo Calvinho, miembro de la Comisión Redactora del Anteproyecto del Código Nacional, en diálogo con Crónica explicó la postura adoptada por el Colegio de Abogados de Comodoro.
En primer término, el abogado señaló que “actualmente, lo que está pasando en la provincia y en el país, es que la justicia civil no da respuestas, los juicios se alargan mucho. Hay descontento, incluso con la calidad que tienen las soluciones y decisiones.

La reforma del Código Civil, Procesal y Civil propone introducir la oralidad en los juicios de tipo civil. Esto implica hacer actuaciones de forma oral, y no escritas, como se hace ahora. Nosotros no estamos en desacuerdo con la oralidad, al contrario, nos parece bien, pero sí vemos un problema en todo esto”.

En la misma línea de análisis, Calvinho plateó que, si se incorporara efectivamente la oralidad a los procesos civiles, esto sería “una excusa” para darle más poder a los jueces, en un momento en el que no se sabe si la sociedad quiere que esto pase.

“Este es un problema constitucional, el proceso es una garantía, por lo tanto, esto juega como un límite al poder del juez.

Si se implementa la reforma, vamos a perder claridad en cuanto a cómo se va a legislar.

En los procesos en los cuales la gente va a discutir sus derechos privados, es muy importante la seguridad jurídica, para que las personas sepan que si van a la justicia, van a tener una alta probabilidad de que las cosas salgan bien, y no que sea un safari en donde uno no sabe cómo va a salir el juicio”, puntualizó el entrevistado.

Te puede interesar
Gimnasia comenzó con las prácticas

Dos modelos bien diferenciados

Por otra parte, el magíster en Derecho Procesal hizo hincapié en que “uno de los grandes problemas que hay en esto es el hecho de que existen dos tipos de oralidad, una de carácter inquisitivo y otra de carácter acusatorio.

No se le puede justificar al ciudadano que en el proceso penal hay una oralidad distinta a la del proceso civil. Hay que brindar seguridad jurídica a las personas”.

Por último, recalcó la importancia de equilibrar el reparto de poderes y vislumbrar en dónde están los límites del poder de los jueces. “Si un juez puede impulsar el proceso como se le ocurre, si a través de preguntas puede incluir pruebas de oficio, si puede incidir con su juicio en una decisión, ahí estamos frente a un problema.

Por eso es importante preservar un sistema democrático, los magistrados deben ser imparciales. Además, hay que destacar que esta reforma que se quiere implementar no tiene antecedentes o modelos similares para hacer una comparativa”, concluyó Calvinho.

 

Comentar
- Publicidad -