Por la crisis provincial no se abonó el subsidio de los extrabajadores de Guilford

A casi tres años del cierre de Guilford, los exoperarios se encuentran afrontando un duro momento, ya que el subsidio que percibían por parte de Provincia dejó de ser abonado mientras cada vez son más las posibilidades que se tornan truncas y manifestaron que ya nadie les atiende los teléfonos.

Por la crisis que se vive a nivel provincial que provocó la demora en pago de salarios a estatales, también se vieron afectados quienes perciben subsidios, entre ellos, los extrabajadores de Guilford quienes indicaron que aún no les había sido depositado. El subsidio en cuestión había sido acordado con el exministro Coordinador, Marcial Paz, que se abonaría al menos hasta diciembre del corriente, pero a partir de los cambios de funcionarios y la situación que atraviesa o manifiesta el Gobierno provincial, se desconoce la continuidad del mismo.

En diálogo con diario Crónica, Leonardo Moras, secretario Adjunto de la Asociación Obrera Textil (AOT), expresó que “no le están pagando a nadie, ni siquiera a los activos y mucho menos a nosotros. Nos cansamos de presentar listados que incluso fueron firmados por la Secretaría de Trabajo anterior, pero no nos pagan y tampoco nos dan explicaciones, ellos en ningún momento nos dijeron que no lo iban a pagar más” y lamentó que “ni Cambareri ni Arcioni ni ninguno nos atiende el teléfono, por eso estamos pensando en hacer una asamblea y ver cómo seguimos, porque pareciera que acá hay que tomar playa de tanques para que te den bola”.

Te puede interesar
Arranca la segunda etapa de la Liga de los Barrios en Caleta Olivia

Sin gremio

Bajo este panorama, Moras lamentó que incluso desde el propio sindicato textil dejaron de atenderlos y denunció que “nos cerraron el sindicato, nosotros teníamos mandato hasta el 8 de junio de 2019 y al no renovarlo no hay más sindicato. Enviamos nota para ver cómo seguía por el aval pero no responden, nos dejaron sin nada”.

Un problema

Ante ello, Moras expresó también que son muchas las personas de 50 o 60 años que no pudieron jubilarse de la ex-Guilford cerrada en 2016 y a las que tampoco se les dio otra posibilidad, quienes hoy se encuentran desamparados sin poder conseguir empleo ni tampoco ninguna ayuda; “son personas con problemas de salud algunas y otras que por la edad no los toman en ningún lado, a veces hacen changas; nos soltaron la mano” lamentó.
Finalmente, indicó que si bien mantuvieron encuentros con Nación tampoco les dieron soluciones por lo que sostuvo que la única esperanza que queda es el cambio de gobierno nacional para poder reactivar la industria y proponer legislación que ampare a quienes quedaron sin empleo tras cierres como los ex-Guilford.

 

Comentar
- Publicidad -