Viviana Almirón, tango en las venas

Nació de la música. Comenzó a cantar profesionalmente a los 21 años y lleva 50 en El Camaruco. El viernes 2 de agosto presenta “Miradas” su último disco en el Centro Cultural.

(Por Flor Nieto) Cuenta que viene de una familia de músicos, que así también vino al mundo. Su abuelo, Sixto Almirón era guitarrista y concertista.

Su tío Luis Horacio repasaba “Recuerdos de la alhambra ” para presentar en el concierto del Conservatorio Santa Cecilia mientras Viviana estaba por nacer. Eso escuchaba su mamá antes de partir al Hospital del Barrio Muelle en KM3. Afortunadamente, tan solo eran unas cuadras. Viviana nació de la música.

A los 21 años comenzó a cantar profesionalmente y nunca paró. El 2 de agosto presenta su último disco “Miradas” producido por Juan José Velásquez y masterizado por Max Scenna -Shakira, Soda Stéreo, Antonio Birabent y más-.

-¿Cuándo te diste cuenta de que te gustaba hacer música? ¿Y cantar Tango?

Fui concebida con música, vine a este mundo con música, rodeada de músicos, cultivándome durante toda mi niñez porque en mi casa se escuchaba todo tipo de música. Ópera, música clásica, folclore argentino, mucho del litoral porque mis abuelos eran de allá y Tango por papá y tíos porteños.

Recuerdo de muy niña esperar con fervor Grandes Valores del Tango, cantar Tango desde los 4 o 5 años. También tuve un tío que era vocalista de la orquesta del Maestro Terraza, mi tío Oscar, Oscar Duncan. Se ve que él vio mi impronta así que desde los 5 años empecé a parafrasear “Mi Buenos Aires querido”, “Caminito” y “Muñeca Brava”.

Después de grande y cuando tomé la decisión de irme a vivir a Buenos Aires, tuve la fortuna de conocer y abrazarme con el gran compositor Enrique Cadícamo. Comencé a bailar de muy pequeña también, a los 5 años, este año cumplo 50 con El Camaruco. Empecé con la danza, cantando en mi casa, a los 7 años mis estudios de piano y de teatro más grande. Siempre relacionada a la música, a la danza, al arte, a la palabra escrita, dicha y en movimiento.

-¿Qué encontrás en el Tango?

Hay una famosa frase que dice: “El Tango espera” como marcando un destino. Si hay una palabra en el Tango de trágico es la palabra fatal y hay un destino fatal con el Tango en cada uno de los argentinos y argentinas. Si bien hoy “vive en el suburbio que reina en todo el mundo” como dice la canción de Buenos Aires vive en Buenos Aires. Hay historias que merecen ser contadas, cantadas y dichas. Tiene un costado más allá de lo lírico, el Tango viene de la orilla, del suburbio y gana el centro de la ciudad. En el Tango encuentro mucho de la orilla, del pueblo, el costado social, político porque uno no puede no percibir lo que pasa a su al- Por Flor Nieto rededor. Es un género mayor, es un desafío y mi desafío es ir surfeando, explorando. El Tango no reside en el 2×4 o en el 4×8. Su esencia reside en eso, en la exploración permanente, en el desafío frente a la vida y sus avatares. De esa manera uno va avanzando, con ese coraje y viene impregnado de los olores, de los paisajes, de las músicas, de los sabores, de las risas, de todo lo que vivía de niña en las vacaciones en Buenos Aires porque mi abuela estaba allá, las casas de las tías, el Tigre, el río, el Delta, el centro, los cafés. Era tan chiquita que iba de la mano de mi papá y sentía ese aroma que cuando sos más grande te despiertan la sensación de que sos eso. Soy Tango y soy Rock también, nuestra ciudad es Rock.

Tiene esa dureza del paisaje, del clima, el viento. Los árboles que crecen con viento echan raíces profundas y siento que soy palo de Comodoro y astilla de Buenos Aires. En el Tango encuentro la pasión, los paisajes y la nostalgia de mi infancia, la familia, un estandarte que nos identifica ante el mundo, identidad argentina. Es lo más argento que tenemos y que se renueva permanentemente. Estoy feliz y orgullosa de poder representarlo, espero seguir haciéndolo cada vez mejor y que sea un orgullo también para la ciudad.

-Para el Día Internacional de la Mujer organizaron un show súper abarcativo junto a Marisel López, Estela Chaves y Cristian Barile….

Nació de una idea de Marisel de hace mucho tiempo y un deseo de ambas de hacer algo juntas. Tenemos una amistad hace muchísimos años, nos conocemos desde la adolescencia, siempre nos unió la risa, el compartir, esta capacidad resiliente que tenemos en la vida. Quisimos honrar a todas las mujeres que han luchado a lo largo de la vida por los derechos, la equidad, la igualdad de oportunidades y reconocimiento económico. Es una lucha que continúa. En este momento de la historia hay que estar atentos porque siempre las luchas por la conquista de derechos dejan cosas buenas y algunos resabios.

Hay que estar atentas, participar, apoyar y defender nuestro lugar sin irnos a los extremos. De alguna manera nosotras a través de la música, de la poesía, de las obras artísticas que expusieron ese día, del arte contamos, decimos, nos plantamos y defendemos nuestros derechos. Eso nos movilizó, con la pluma de Cristina que cuenta y relata la historia de cada tema musical, fueron todas mujeres valerosas que dejaron un camino y un norte que nosotras desde distintos lugares seguimos transitando. Estela coordinando, todas las artistas plásticas, la fotografía, la poesía de Liliana Ancalao, la tuya, la de Tani Mellado. La verdad nosotras lo vivimos con mucha alegría, con mucho amor, lo replicamos durante la Feria del Libro más acotado. Es un espectáculo que da para mucho más y para que muchas más participen y se sientan protagonistas de esta epopeya que están llevando adelante muchas mujeres por el derecho a elegir, a ser protagonistas de sus propias vidas y tomar decisiones con responsabilidad pero en libertad. Es una lucha que continúa porque lamentablemente la violencia contra la mujer sigue siendo un tema de tapa de todas las revistas y diarios y redes del mundo. Hay que acompañar a nuestras hijas, nietas, amigas y no silenciar más sus voces. Es la gran deuda que tenemos las mujeres con las mujeres.

Te puede interesar
Los botines de la revolución

-¿De qué se trata Miradas? ¿Qué nos podés adelantar del disco? ¿Y de la presentación?

Es un proyecto artístico, musical, que empecé a gestar en junio de 2017, ya decidida a abrazar nuevamente mi gran pasión por la música.

Empecé a seleccionar el repertorio, hablé y acordé con Juan José Velázquez, excelente músico y productor. Con Juanjo arribamos a una selección de temas y a eso le sumamos un tema de mi autoría que se llama “Todos somos Garay” con colaboración de Mariano Godoy. Lo que señala esta canción es el carácter refundante que tenemos los argentinos, esta sensación de que nada pasa hasta que llego yo y esto se traslada a los proyectos políticos en donde todos vienen a cambiar la historia y a borrar y hacer cuenta nueva. Garay fue el que refundó la ciudad de Buenos Aires. De alguna manera simboliza eso, cómo venimos a cambiar la historia, a veces sin siquiera tener en cuenta aquellas cosas positivas de los que nos precedieron. Eso no solo en los Gobiernos si no en general, es una mirada interna. Son 6 temas conocidos reversionados, incluso hay un vals convertido a candombe, es muy percusivo con mucha rítmica, además hay 2 temas que me cedió Walter Soria un amigo guitarrista del folclore que tiene una maravillosa y novedosa composición. Estos 9 temas componen “Miradas”. Es una mirada de la vida, de lo que nos pasa, de quiénes somos, cómo somos además el aporte insoslayable de todos los músicos que participaron. Cada uno puso su mirada, su impronta. Este trabajo está atravesado por el bandoneón que es el instrumento que nos remite, junto con mi fraseo, al Tango. El disco es muy percusivo, con una proyección desde el Río de la Plata hasta Latinoamérica y hasta España. ¿Qué decir de los músicos? Maravillosos músicos, un trabajo impecable.

“Miradas” se presenta el 2 de agosto en Comodoro con un staff de músicos: Matías Giannasio en bandoneón, Maxi García -Murumba, Vicentico- en percusión, Rodrigo Villanueva en tambores uruguayos, Juanjo Velásquez -Murumba- en el bajo, Coqui Rodríguez -Pedro Aznar- en guitarra.

Todos los que participaron en los coros, La Chilinga, Amanda Querales Valdivieso, Gustavo Menéndez, Walter Soria, estoy muy pero muy feliz de haber hecho este trabajo y creo que nos va a dar muchas gratificaciones. La presentación es el viernes 2 de agosto en el Café Cultural del Centro Cultural con la enorme colaboración de la Municipalidad.

Sigue con la presentación del disco en Buenos Aires en septiembre si Dios quiere. Como todo disco que es redondo, rueda, rueda rueda y no se sabe dónde llega. Seguramente estaremos cruzando la orilla porque como dice Candombe de las dos orillas: “Dos orillas que se unen ¿Cómo elegir a una si queremos a las dos?”.

“Quiero agradecer al INAMU, a mi amigo Diego Boris, a la Municipalidad por darnos el espacio y la técnica para que podamos presentar el disco, a un montón de ángeles que auspiciaron y colaboraron, a ese ejército de amigos que hizo posible la edición del disco con la campaña de preventa, a mi familia por el aguante, a Dios por inspirarme siempre y por darme la fuerza para llevar adelante estos proyectos que son costosos. A Carlos Hernández.

A María Juana, a Hugo Balverdi, a Nazareno, a Belén porque también voy a estar en el marco de los 50 años del Camaruco en el megafestival que se hace en el predio ferial el 3 de agosto y a ustedes, a los medios por difundir y hacer que los artistas lleguemos a rincones insondables, que nuestra música y mensaje llegue a todos” finaliza.

El 2 de agosto, Viviana Almirón presenta “Miradas” en el Café Cultural con entrada libre y gratuita. El 3 de agosto, en el Predio Ferial junto al Camaruco.

Comentar
- Publicidad -