Nueva polémica entre Trabajo, Educación y docentes con una conciliación de por medio

Con una “extensión” de los días sin clases, luego del período de receso invernal, el calendario escolar 2019 volvió a interrumpirse con una doble jornada de paro dispuesta por el gremio docente de la provincia lo que, en horarios extraños pese a los anuncios sindicales, generó una acción de Secretaría de Trabajo que a su vez, y en medio del paro previsto, derivó en una audiencia a la que solo asistieron el organismo convocante y el Ministerio de Educación, con la ausencia de los representantes docentes.

La intrincada serie de acciones luego de la anunciada medida para el “reinicio” de clases, la decisión oficial en horarios poco habituales, una “notificación” que fue calificada de improcedente y una reunión para anunciar una conciliación obligatoria que es resistida por el sindicato -que podría derivar en “penalidades” para el gremio- volvería a cerrar un círculo vicioso o altamente viciado de antiguas prácticas que dejan a “miles de terceros” en medio de -como dijera la abuela- una “histórica discusión de sordos”.

Esos “miles de terceros” que se transforman en los damnificados de la lucha, deberían tener al menos un día de clases tras el paro -o sea el miércoles-, ya que el jueves habrá un nuevo encuentro de partes para saber si hay consecuencias legales tras el no acatamiento sindical a la conciliación lo que, a su vez, podría derivar en nuevas acciones gremiales o sea, “los terceros” volverían a quedar sin clases.

Te puede interesar
Conductor lesionado tras violenta colisión en Blas Parera y Malvinas

Con todo, esta discusión de paro, conciliación y acatamiento no deja de lado la cuestión de fondo que sigue presente y que podría continuar en los próximos días, o meses, ya que el periodo de receso no alcanzó para solucionar problemas edilicios en muchas escuelas, el panorama salarial futuro no es muy esperanzador respecto a los tiempos de cobros, y, entre otras cuestiones, los docentes siguen sin obra social.

En el marco de esta situación, vuelve a abrirse y cerrarse el círculo vicioso que -entre acciones de fuerza y advertencias- sigue afectando a esos “miles de terceros” que nada pueden hacer para cambiar la situación y, por lo tanto, se convierten en rehenes silenciosos que a futuro, pagarán muy caro la constante pérdida de calidad educativa.

Comentar
- Publicidad -