Ganó Laprida y Portugués perdió todo tipo de chances

Con posibilidades de pelear el campeonato el equipo “lusitano” se trasladó hacia la cancha de Laprida del Oeste, donde el conjunto local después de soportar la fecha anterior una dura derrota, quería revertir la situación dándole batalla y su gente -lo acompañó- y pudieron festejar una victoria, y encarar con nuevos vientos el campeonato final.

Los dirigidos por Angel Cano saltaron al campo de juego con una convicción, imprimir velocidad y presión en todo el réctangulo, y así con esa mentalidad lo madrugó cuando transcurrían los tres primeros minutos al conjunto “luso” a la salida de un tiro libre, donde la viveza de un jugador del local, le da un pase milimétrico a Tureo y éste deja a dos adversarios en el camino y ante el achique del golero coloca el balón pegado al palo izquierdo. Un gran gol.

Las corridas por el andarivel derecho por parte del juvenil Alexis Olguín la figura del encuentro- causaba zozobra en la última línea de la visita, una verdadera pesadilla que tuvo a maltraer a su marcador; su habilidad le costo a la visita cargarse con acrílicos amarillos, parecería que el local estaría peleando el campeonato, era todo del “Verde”, desconectado en todas sus líneas. Portugués trataba de encontrar un juego para alimentar a sus puntas que eran absorvidos por sus marcadores, le costaba más de lo pensado llegar al arquero Matías Armoya, luego de una aproximación después de un tiro de media distancia la visita llega al empate impensado a través de una mano que cobró el árbitro Schooff dentro del área, que fué protestada por los locales. Esto no le importo a Tadeo Sotomayor, y con un tiro rasante coloca el empate cuando nada y nadie hacían prever la igualdad; todo el mérito lo hacia el local.
La supremacía de Laprida era tal que estuvo a punto de desnivelar después de un tiro libre de Cano que con un gran esfuerzo pudo desviar el arquero de la visita.

Te puede interesar
Federación Económica resaltó la reelección de Alicia Kirchner

Con el oído puesto en la cancha de Ferro, la visita salta al campo de juego en el complemento con otra idea, tratar de buscar con las corridas del ingresado Amarilla pero no alcanzaba; sumado a la merma en el físico de su goleador Sacolle (jugó en una pierna, no se quería perder el partido); por lo tanto podían hacer daño a la defensa local, Más aún cuando sufren las expulsiones de dos jugadores.
El empate para la visita era de oro, hasta que llegó el tiro libre casi al final del encuentro, por parte de Darío Moreta que la cuelga en un ángulo poniendo el justo dos a uno. La victoria fue merecida por todo lo realizado durante los noventa minutos por parte del equipo canario, no así el “lusitano” que no jugó el encuentro como lo venía haciendo en otras ocasiones.

Comentar
- Publicidad -