“Lo único que quiero es una casita y un trabajo”

Juan Carlos Chicui tiene 52 años y vive en la calle hace cinco. Después de una serie de problemas familiares, se fue de su casa y comenzó una vida distinta. Cuenta orgulloso que trabajó por treinta años como cocinero y parrillero. Ahora, lo único que pide es casa, comida y trabajo. Se muestra crítico con el sector político y rescata la tarea de Claudio Rogel, el pastor que hace un tiempo creó “Albergue Alternativa”, un lugar en donde muchas personas en situación de calle van a dormir por las noches y reciben comida caliente.

“Le di de comer a los petroleros por treinta años. Fui cocinero y parrillero en el boliche ‘Baltazar’, de ahí el dueño de Petrosar me llevó a trabajar a la estación de servicio. Estuve unos años y renuncié cuando tuve problemas familiares. A partir de ahí me quedé en la calle, me separé de mi señora, ella se fue por su lado y yo por el mío. Dormía abajo de los árboles, donde podía. Después me agarró una depresión, me quise matar como tres veces, andaba en el alcohol, pero de eso ya me rescaté”, contó Juan Carlos al comienzo de la entrevista.

Claudio Rogel, un salvador

En otra línea, Chicui rescató el papel de Claudio Rogel, el pastor que creó desde hace un tiempo en Comodoro “Albergue Alternativa”, un lugar en donde la gente en situación de calle puede ir a dormir y recibir un plato de comida caliente. “Gracias a Dios y a él tenemos donde estar. Nadie ha hecho lo que hizo él, lo que logró, lo logró sin ayuda de políticos ni nadie más. El otro día lo fue a ver el intendente y le prometió un montón de cosas, pero al final le falló. Pero después vienen las votaciones y están todos ahí figurando”, criticó el hombre.

Te puede interesar
Granaderos visitaron distintas instituciones de nuestra ciudad

Por último, el hombre se refirió a la relación con su familia y lo que espera a futuro: “mis hijos ya son grandes, tienen su familia, trabajan y se mantienen solos. Yo no los molesto, no les pido nada, hacen su vida tranquilos. Ahora el que se tiene que rescatar soy yo, por lo menos para dejar algo hecho y que ellos digan ‘bueno, mi padre por lo menos hizo algo’. Lo único que quiero es una casita y un trabajo. Yo sé que en algún momento lo voy a tener. Me parece que los políticos deberían darse cuenta de estas cosas, de cómo vive la gente en las calles, tienen que hacer las cosas bien”, concluyó Juan Carlos.

Comentar
- Publicidad -