“Jamás le pedí nada a los políticos, y no voy a empezar ahora”

Fernando Pairo tiene apenas 47 años, y vive en la calle. Antes se dedicaba a trabajos de pintura y albañilería en general, pero al igual que Juan Carlos, después de una serie de problemas familiares, optó por vivir en la calle. No se queja de cómo vive, lo acepta y trata de tener una sonrisa en el rostro, aunque a veces cueste. “Me duele el corazón por mi hija, eso me tiró abajo, pero yo tomé la decisión de irme de mi casa”, contó. Pairo empezó a hablar y parecía estar enojado, incluso dio la impresión de que no quería conversar. Sin embargo, comenzó a soltarse y contó parte de su historia de vida. Al comienzo de la entrevista, tuvo algunas palabras hacia la clase política: “jamás le pedí nada a los políticos, y no voy a empezar ahora, porque ellos no te dan nada. El único que me dio una mano fue Claudio Rogel, mi pastor. Hace tres años que estoy en la calle, y ahora por lo menos tengo un lugar en donde dormir y comida, todo gracias a él”, sostuvo el entrevistado.

Antes de vivir en la calle, Fernando se dedicaba a la pintura y albañilería en general. Después de una serie de problemas con su familia, decidió irse de su casa. “Me agarró el vicio del alcohol y la droga. Me drogaba con marihuana, pero eso ya pasó, ya salí de esa, pero el alcohol me cuesta dejarlo. Ahora en la iglesia me contienen los hermanos espirituales, te dan una mano, te charlan. Yo con mi familia ni cuento. Me fui de mi casa porque mi hija estaba viendo todo lo malo que pasaba, a lo último mi mujer me pegaba, y después me escrachaba en Facebook y decía que yo le pegaba. Cuando quería alzar a mi hija, ella me golpeaba. Era chiquita. Me duele el corazón por ella, eso me tiró abajo, pero yo tomé la decisión de irme de mi casa”.

Te puede interesar
Taboada: "Si la idea es meter presos a los dirigentes o pegarle a las maestras, van por el camino equivocado"

Por último, el hombre rescató el rol de Claudio Rogel, quien desde hace tiempo lo ayuda y lo incentiva para que salga adelante: “hoy tengo a mi pastor, que lo amo, porque ayuda a mucha gente, tiene un tremendo corazón. Desde que empezó con esto, nadie lo respaldó. La gente muchas veces quiere figurar. Si vos ayudás a alguien, tiene que ser porque te salió del corazón, no tenés que andar posando como modelo y sacándote fotos para mostrar lo que hiciste. A mí, Claudio me ha regalado zapatillas, ropa, me ha traído comida y más cosas, y no anda posando y sacándose fotos como otras personas”, cerró Fernando.

Comentar
- Publicidad -