San Martín, cerca del campeonato

San Martín de visitante le ganó ayer a Stella Maris por cuatro a tres, en un partido que tuvo emociones a comienzo del partido y en el final del mismo. Con goles de Ángelo Flores por dos, Leandro Barría y Diego Arismendi para el visitante, mientras que Maximiliano Hauros descontó de penal en el segundo tiempo y en las postrimerías del juego, achicaron diferencias Walter Avendaño y Rodrigo Barro para Stella Maris. Fue cuatro a tres. Triunfo que San Martín festejó como la misma obtención del título del torneo Inicial de la Categoría “C”.Era la penúltima fecha para ambos que los enfrentaba con igualdad de puntos y liderando la tabla de posiciones del torneo de Primera “C”. La expectativa se puso de manifiesto en un público desbordante por parte del dueño de casa y un grupo de seguidores de San Martín, que también se hizo escuchar, si bien la parcialidad local alentó apostada en una nueva tribuna y con la sonoridad de instrumentos de viento.

Las emociones llegaron cuando muchos todavía no se acomodaban para seguir sus alternativas. Antes del minuto un tiro de esquina desde la derecha del ataque de San Martín, lo ubicó para cumplir el servicio a Manuel Gómez. Le pegó de zurda buscando la cabeza sobre el vértice del área chica de Abel Cerrudo. Llegó el salto y el cabezazo de Leandro Barría, que sorprendió al arquero Cerrudo y mucho más a su marcador. Atinó el arquero un manotazo, que no hizo otra cosa que inflar la red, para que San Martín comenzara a festejar desde el vestuario.

Tres minutos más tarde se registró una falta en el medio del terreno de Stella Maris por el andarivel derecho. La falta la volvió a tomar Manuel Gómez. Otra vez una pelota que buscó sobre el mismo sector que en la apertura del marcador, la cabeza de algún jugador de San Martín. Esta vez fue Diego Arismendi. Maestro para ganarse espacios en el área rival, saltó en el momento justo para meter un cabezazo que volvió a dejar sin chances al arquero Abel Cerrudo.

Te puede interesar
Arbitros de la Liga Norte asistieron a la capacitación de Sergio Pezzotta

El desconcierto era la imagen de un Stella Maris que esperaba un partido de mil maneras, pero nunca perdiendo dos a cero, con tres ataques hilvanados por el rival. Comenzó a luchar, más que a jugar, porque no encontró precisión con la pelota en las asistencias cortas, abusando del pelotazo. Bruno Ruiz tuvo el descuento a su merced, pero la pelota quedó en manos del arquero Braian Suárez.

Para colmo de males Cerrudo, en el afán de corregir un error de su defensa en la contención de Diego Arismendi, se excede en la fuerza yendo abajo. Claro penal, que el propio delantero de San Martín cambió por gol.

Un tres a cero quizás exagerado, por lo que ofrecían las acciones de juego, pero que marcaban las diferencias en la potencialidad de un ataque y otro.
Promediando el segundo tiempo el árbitro Guillermo Díaz sancionó tiro penal a favor de Stella Maris que el goleador Maximiliano Hauros cambió por gol, con un remate rasante y a la izquierda del arquero Suárez. Seguidamente Ángelo Flores dejó por derecha en el camino a su marcador para rematar ante Cerrudo. El arquero dio rebote, que el propio Flores lo convierte en el cuarto gol de su equipo.

A un minuto del tiempo regular Walter Avendaño sacó provecho de un lateral corto desde el sector izquierdo de su ataque, para sorprender al arquero Suárez, con un remate largo al que el número “1” visitante, no atinó defensa alguna.

Quedó tiempo y un margen de incertidumbre para soñar cuando Rodrigo Barro pudo tomar de lleno una pelota a unos 30 metros del arco de San Martín. Tremendo disparo que se metió por el medio del arco de Suárez. El reloj marcaba el minuto 48. Stella Maris se ponía a un gol de diferencia. Los dos minutos siguientes que dio el árbitro Díaz no alcanzaron. El triunfo y el sueño de campeonato se fueron para el barrio San Martín, así pareció descifrarlo San Martín, por los festejos y la algarabía con que se celebraba el triunfo ante Stella Maris por cuatro a tres.

Comentar
- Publicidad -