Reunieron 18.500 colillas de cigarrillos durante la campaña “Montaña de la vergüenza”

Voluntarios locales llevaron a cabo el pasado sábado la campaña “Montaña de la vergüenza”, iniciativa por la cual lograron recolectar 18.500 colillas de cigarrillos en distintos puntos de Comodoro Rivadavia, en busca de concientizar sobre la contaminación.

La actividad que fue realizada mundialmente, estuvo organizada por las ONG’s “No más colillas en el suelo global” y “Colilla al tacho” y a nivel local fue coordinada por la comisión de vecinos “La Bajada de los Palitos” y el voluntariado ambiental de la UNPSJB.

“El objeto de esta campaña es concientizar sobre los efectos ambientales del residuo del tabaco, considerando que existe una normativa que prohíbe fumar en una extensa serie de lugares, pero no se expresa nada sobre la necesidad de tener un adecuado manejo de las colillas, ni por parte de los fumadores, autoridades y organismos gubernamentales”, señaló Cristian Albornos, uno de los voluntarios en diálogo con Crónica.

Asimismo, consideraron que es necesario seguir impulsando medidas que tiendan, no solo a prevenir el consumo del tabaco, sino también a minimizar el impacto que genera la falta de tratamiento de los desechos de cigarrillos en el medio ambiente y en la salud pública.

“Las colillas fueron juntadas en la Universidad, en la plaza de la Escuela 83 y en la plaza de la Costanera, en dos horas de trabajo. Durante el relevamiento para evaluar la problemática, detectamos que muchas colillas se arrojan en lugares en los cuales se suele disponer de recipientes con arena”, agregó el voluntario.

Te puede interesar
Clima: Jueves ventoso y con una máxima de 12 grados

En este sentido, Albornos remarcó que esperan poder llamar la atención de los funcionarios y concejales para que tomen dimensión de esta problemática y se pueda comenzar a generar nuevas acciones por medio de normativas que promuevan la concientización, difusión, y colocación de contenedores especiales.

“Hemos comprobado que la mayoría de los fumadores no son conscientes del daño que ocasionan o de que el mundo no es su cenicero, ya que no son solo las colillas de un solo fumador, son las colillas de miles de fumadores que tardarán más de 25 años en degradarse”, puntualizó.

Para finalizar, el voluntario enfatizó que la idea es replicar esta campaña en tres o cuatro meses más y sumar otras organizaciones y a la Municipalidad, ya que en muchas ciudades esta iniciativa fue declarada de interés municipal, brindando recursos y comprometiendo la participación de otros actores a fin de que la concientización y difusión sea aún mayor.

Comentar
- Publicidad -