Huracán fue contundente y es campeón del torneo inicial

Restando una fecha para la culminación del primer torneo del año, Huracán se consagró campeón tras derrotar a la C.A.I. por dos a cero, con goles de Juan Carlos Bilbao y Juan Carlos Cárdenas.

El partido, disputado en cancha de USMA y en la espéndida mañana de ayer, tuvo situaciones muy dispares entre un tiempo y otro. Fue claramente mejor en su funcionamiento y aproximaciones hacia el arco de José Luis Alcaín el conjunto azzurro, siendo más que los embates de Huracán, que en esa primera parte del juego se vio superado y, con un remate que dio en el poste derecho de Alcaín y tres o cuatro ofensivas que bien pudieron transformarse en la apertura del marcador, sufrió en la primera parte. La mejor imagen se la llevó C.A.I. con mejor juego, buena tarea de sus volantes y con oportunidades claras que por muy poco no se concretaron.

Te puede interesar
Dos partidos cierran el Torneo Inicial

El complemento fue otra historia. Huracán se puso el cartelito de equipo de juego asociado, el entrenador Villarroel estuvo acertado con los cambios a los errores del rival, el Globo los aprovechó en forma estupenda. Falla de Kevin Flores en una salida desde su arco para que recuperara Juan Cárdenas, que metió el centro para que el ingresado Juan Bilbao lo cambiara por gol y a muy poco del final, y luego, un nuevo error de C.A.I. en la zona de medios, le permitió a Facundo Araya encontrar a la defensa local en contrapierna y entregar una pelota barbara para que Juan Carlos Cárdenas definiera con todo su gran oficio de goleador. Ya la tribuna de Huracán era toda fiesta.

Los festejos coparon el “Armando Ávila” de un Huracán que capitalizó muy bien las falencias del adversario.

Fue certero y contundente a la hora de concretar. No todo fue concesiones del rival, también tuvo el flamante campeón puntos altos en su victoria de ayer.

Impecable la tarea de su arquero Alcaín, excelente labor en la zona de mayor tránsito con la figura de Tiago Barría, marcando, bloqueando y apareciendo en los momentos en que el rival le “cascoteaba el rancho”.

Arriba excelente el trabajo desde su ingreso de Juan Bilbao, anotando el primer gol, y magnífica la tarea de Juan Carlos Cárdenas concretando el segundo, pero siendo además una permanente pesadilla de los defensores de la C.A.I. En el primer tiempo con José Romero y en el complemento con la compañía de Juan Bilbao.

Fue un partido intenso en todo su desarrollo. Se acomodó bien Huracán en los primeros 20 minutos con algunas conexiones entre José Romero, Cárdenas y los aportes de Fabián Zúñiga, más algunos “chispazos” de Castellanos y Araya.

C.A.I. comenzó a tomar el control del partido promediando el primer tiempo, para pasar a ser el claro dominador en los últimos 15 minutos.

En ese lapso de juego Sebastián Benites, Román Herrera, Scolari y Matías Ávila coparon el medio campo. Un remate fuera del área de Scolari dio en el palo derecho de Alcaín, en momentos en que el arquero visitante nada podía hacer para evitar la caída.

Se fueron sumando otras situaciones que marcaban una imagen claramente a favor de C.A.I. Ganaba el medio campo y la labor de la defensa de Huracán fue importante, puesto que sus delanteros y volantes pocas veces pisaron el área del local.

El complemento fue claramente distinto. Huracán volvió a disponer de la tenencia de la pelota y con un sentido conservador no buscaba el arco de enfrente sin tomar los recaudos pertinentes.

Las variantes en uno y otro equipo le dieron mayor fortaleza a Huracán, si bien la presencia de Matías Carrizo por derecha generó tres o cuatro situaciones claras a favor de C.A.I. por ser rápido y veloz para ganar el uno contra uno, fue dejando un complemento con mayores espacios y en donde Huracán encontró en una fallida salida desde el fondo cuando Marcos Rilo jugó hacia atrás para Kevin Flores. El arquero “presionado” por la marca sacó un disparo corto que fructificó muy bien Cárdenas para ceder hacia Bilbao que anotó el primero.

Benites se transformó en el hombre más peligroso en C.A.I. llegando en un par de oportunidades con posibilidades de marcar.

El gol le dio a Huracán la tranquilidad necesaria. Y a cuatro minutos del final liquidó el pleito con ayuda nuevamente del rival y la solvencia en la definición de Juan Carlos Cárdenas. No hubo tiempo para más.

Solamente para el festejo. El triunfo –restando una fecha- lo consagra a Huracán como bicampeón del futbol local.

 

Comentar
- Publicidad -