“Mi vecino es un héroe”: Hablan sobrevivientes de lo que pudo ser una tragedia

“Mi vecino es un héroe”: salvó a toda una familia intoxicada con monóxido de carbono en barrio La Flores. Titulaba una nota en la página 8 de este medio en su pasada edición del viernes 5 de julio y donde se hablaba de un hecho que podría haber pasado desapercibido o tal vez convertido en noticia trágica. Lo cierto es que fueron momentos desesperantes para una familia residente en la calle 12 de Octubre al 2.900 del barrio La Floresta y que precisamente, no se convirtió en tragedia por la oportuna aparición e intervención de quien desde la Comisaría Cuarta solo identificaron como Hernán Avendaño, de quien se desconocían mayores datos, pero que Crónica se encargó de saber algo más de este héroe anónimo.

Pastor del Centro Cristiano para la familia

Y buscando al hombre que la mañana anterior tuvo el gesto heroico, Crónica recorrió la cuadra de la calle 12 de Octubre al 2.900 en lo alto del barrio La Floresta y pudo acceder a familiares residentes, pero también a parte de la familia salvada por este hombre, a quienes identificaron como Oscar Hernán Avendaño que resultó ser un Pastor de la Iglesia Centro Cristiano para la familia, la que se encuentra entre los límites de barrios La Floresta y el San Martín.

El relato publicado por Crónica el viernes daba cuentas que “El caso tuvo lugar a eso de las 7 de la mañana en un domicilio de la calle 12 de Octubre al 2.900 y según la escasa información que trascendió, a la hora señalada Avendaño despertó bruscamente con el intenso ruido de su teléfono celular: era el de una vecina que entre balbuceos le manifestaba que tanto ella como todos los integrantes de su familia, estaban con convulsiones, que apenas podían moverse y que, especialmente, su marido, se encontraba en grave estado.

Sin perder un segundo, el vecino Hernán Avendaño se vistió y salió enseguida para auxiliar a sus vecinos y debió forzar alguna apertura para ingresar y junto con él, también ingresar el aire frío, pero vital para que combata el monóxido de carbono que estaba consumiendo todo el aire enrarecido de las habitaciones por el estado irregular de un calefactor que quemaba mal”.

Te puede interesar
Buscando una moto robada, encontraron 1,5 kilos de marihuana en un improvisado bunker de droga

“Fue un milagro, pero sabíamos que teníamos cerca al Pastor

Protagonistas directos de esta historia fueron Gonzalo (33), un hombre que tiene su taller de chapa y pintura y que llegó hace varios años de su querida provincia Corrientes, padre de dos niños de 3 y 8 años, quien se encontraba junto a su esposa Gabriela, y Ezequiel, otro hermano correntino llegado hace muy pocos días que aquella mañana del jueves se encontraban abocados al descanso cuando, de pronto, se encontraron con la casi tragedia.

Y así lo cuenta Gonzalo, en breves palabras, su desgarrador testimonio. “Me desperté como a las 6 y vi a mi hermano Ezequiel que estaba convulsionando, me sorprendió cómo estaba, pensé que tenía una pesadilla o algo así… después también, me sentí muy mareado y caí al piso, y al ratito se cayó mi señora antes de verme caído en el piso, después como que nos bloqueamos, no podíamos encontrar nuestros teléfonos, después mi señora alcanzó a agarrar el suyo, era desesperante, yo me arrastraba por el piso, no podía levantarme, intentaba levantarme y me caía, entonces mi señora alcanzó a comunicarse con el Pastor que sabíamos que estaba cerca.

Los nenes estaban en la misma habitación que nosotros”, contaba Gonzalo mientras su hermano Ezequiel asentía con la cabeza y procuraban comunicarse con el hombre que les salvó la vida. Del otro lado, el interlocutor (pastor), no quería magnificar el suceso, dejaba un saludo para el equipo periodístico y pedía disculpas, que lo que hizo lo hizo de manera desinteresada, como lo hubiera hecho cualquier persona.

 

Comentar
- Publicidad -