Elevan a juicio la causa contra Vidal por la brutal paliza que recibió Paredes

Rubén Vidal será sometido a juicio oral y público por la brutal golpiza que profirió contra Lorena Paredes, su expareja, en octubre del año pasado. Además deberá continuar utilizando tobillera electrónica hasta que concluya el debate que aún no tiene fecha exacta.

Durante la mañana del viernes se desarrolló la audiencia preliminar contra Rubén Vidal por los delitos de lesiones leves, agravadas por ser cometidas contra la pareja, mediando violencia de género en dos hechos; por amenazas también en otros dos hechos y daños, siendo la víctima Lorena Paredes.

El acto fue presidido por la jueza Penal Mariel Suárez, por el Ministerio Público Fiscal se hizo presente la Fiscal María Laura Blanco y por la defensa, Ivo Di Taranto, Defensor Público.

Asimismo, la víctima informó que su abogada querellante, Rosa González, no llevará más adelante el caso por cuestiones personales y decidió no asignar a una nueva abogada particular siendo solamente asistida por el Ministerio Público Fiscal.

En este marco, Blanco, hizo referencia a lo sucedido el pasado 2 de octubre de 2018 cuando durante la medianoche la víctima se hizo presente en el domicilio de Vidal en barrio San Cayetano, para hablar con la madre de él porque su progenitora había recibido mensajes de parte de él de índole íntima. De acuerdo al relato, la mujer fue recibida por su ex quien la golpeó con un objeto contundente y luego la llevó a la zona del taller donde la sometió a una brutal golpiza, además en dos oportunidades la roció con un fluido.

Te puede interesar
Un hombre le robó con un cuchillo a una mujer el celular y 10mil pesos

Durante cerca de una hora y media, Vidal no solo la golpeó con un hierro sino que también la sometió a golpes de puño y demás torturas hasta el arribo de personal policial, quienes la trasladaron al Hospital Regional donde permaneció internada, desfigurada hasta que pocos días después fue dada de alta.

Es así que en este marco se solicitó que se eleve la causa a juicio pero además que se mantenga la medida sustitutiva impuesta contra el agresor para evitar el contacto con la víctima, es decir que continúe con tobillera electrónica hasta que concluya el debate, para garantizar que no se incumpla la prohibición de acercamiento a la víctima y su familia a 200 metros, así como el contacto por cualquier tipo de medio.

De esta forma, la jueza penal Suárez decidió elevar la causa a juicio bajo la calificación solicitada por la Fiscalía y mantener la medida de prohibición de acercamiento así como la tobillera electrónica del acusado hasta que concluya el debate cuya fecha será definida los próximos meses.

 

Comentar
- Publicidad -