May trató de restringir el acceso de Johnson a información secreta

La primera ministra británica, Theresa May, trató de restringir el acceso de Boris Johnson a información secreta sensible cuando éste fue nombrado ministro de Exteriores en 2016, según revela este viernes la cadena BBC.

Esta situación inquietó a los servicios secretos del Reino Unido dado que el responsable de la política exterior del país debe autorizar algunas operaciones delicadas, añade la emisora.

Johnson, el favorito para suceder este mes a May como líder del Partido Conservador y al frente del Gobierno, fue nombrado titular del Foreign Office cuando la todavía primera ministra asumió el poder en 2016 después de la victoria del Brexit (salida del Reino Unido de la Unión Europea) en el referéndum.

Fuentes cercanas a Johnson indicaron, no obstante, que éste conoció todo lo que necesitaba cuando era titular de Exteriores.

En octubre de 2016, el antiguo ministro del Foreign Office -dimitió hace un año- y exalcalde de Londres visitó la sede de los servicios de espionaje MI6 en Vauxall Cross (sur de Londres), donde pudo hablar con el personal y responder a algunas preguntas.

Sin embargo, algunas fuentes que pidieron el anonimato indicaron que se restringió el acceso a determinada información.

La primera ministra es la última responsable de todos los asuntos de seguridad e inteligencia, pero los asuntos diarios sobre las actividades del MI6 y del centro de escuchas GCHQ (ubicado al oeste de Inglaterra) corresponden al ministro de Exteriores.

Te puede interesar
Trump plantea la posibilidad de negociar con los talibanes

Una persona al tanto de esta situación vinculó la decisión de limitar el acceso a información al deseo del Gobierno de May por controlarlo todo y no a una falta de confianza en la capacidad de Boris Johnsonpara mantener los secretos.

Johnson es el favorito para ser elegido a finales de este mes líder conservador, cargo al que aspira también el actual ministro de Asuntos Exteriores, Jeremy Hunt.

May dimitió el mes pasado al no conseguir que el Parlamento aprobase el acuerdo del Brexit que había negociado con Bruselas y que establecía los términos de la retirada británica de la Unión Europea.

Comentar
- Publicidad -