Ladrones construyen mampara metálica para tapar el lugar por el que entraron a robar a departamento

Trelew (Agencia) Unos ladrones construyeron una mampara de aluminio revestida con bolsas de nylon oscuro para tapar el lugar por el cual uno de ellos entró a un departamento con intenciones de robo. Aunque cuando estaba adentro debió volver sobre sus pasos y huir porque se encontró con uno de los moradores del lugar, que al verlo empezó a gritar y salió corriendo del domicilio a pedir ayuda mientras el malviviente escapaba llevándole el teléfono celular. El extraño caso ocurrió ayer a la mañana en la zona sur de Trelew.

La víctima fue un jovencito de 19 años que vive allí con su madre y a la policía le llama la atención la logística que emplearon y no descarta que el hecho haya tenido que ver con una detención que se realizó en ese mismo sitio la semana pasada; la de un individuo vinculado a varios robos a mano armada y con violencia que andaba huyendo de la Justicia de La Pampa. Los investigadores sospechan que los delincuentes de ayer algo de valor para ellos andaban buscando.

El hecho ocurrió momentos antes de las ocho y media de la mañana en un domicilio que está situado en la planta baja de un conglomerado de departamentos de la calle Belgrano al 1.300 en la zona sur de la ciudad. Allí estaba el hijo de la responsable del lugar durmiendo cuando fue despertado por un intruso que se le metió por la ventana a su dormitorio.

“Mi hijo no tuvo clases, así que se encontraba durmiendo. Habrán visto cuando me iba, creo que esto ya estaba premeditado por el modo en que hicieron las cosas”, declaró la madre del muchacho al hablar del caso con este diario. “Yo estaba en mi trabajo cuando me llamó mi hijo desde el teléfono de un vecino avisándome que habían entrado a robar a mi casa”, añadió.

Te puede interesar
Compró una moto, la llevó a verificar y descubrió que había sido robada en Trelew

“Me vine rápidamente y cuando llegué vi que habían sacado parte del enrejado de la ventana del dormitorio de mi hijo y como él estaba despierto alcanzó a salir gritando, pidiendo ayuda; un vecino lo auxilió. El ladrón se debe haber asustado y en su huida alcanzó a apoderarse del celular de mi hijo y se lo llevó; eso fue todo”, contó.
–¿Era un solo delincuente? Se le consultó. “Sí, mi hijo me contó que era uno solo, que él no vio a otro”, contestó la mujer. Se le preguntó entonces si su hijo le había alcanzado a verle el rostro al malviviente. “No, no se lo alcanzó a ver porque su pieza estaba oscura; él estaba redormido y se despertó cuando el delincuente ya estaba adentro”, dijo, al detallar que el desconocido se introdujo por una ventana a la que le rompió el vidrio, “y cuando se metió y vio a mi hijo que salía gritando supongo que debe haber escapado por el mismo lugar por el que había entrado”, acotó.

“A la policía le llamó la atención el modo en que entraron, porque pusieron un tapial del lado de afuera como para que no se viera lo que estaban haciendo”, añadió.

En el lugar, además de esa estructura cuadrada metálica que armaron revestida con nylon oscuro, dejaron abandonadas varias herramientas; las que usaron para cortar los barrotes del enrejado que protegía la ventana del dormitorio por el que ingresó uno de ellos en un hecho que –curiosamente– pasó desapercibido en un vecindario en el que a la hora en que fue cometido suele haber mucho movimiento.

 

 

Comentar
- Publicidad -