Compran toda la cerveza del pueblo para evitar que la beban neonazis

La localidad alemana Ostritz celebraba un festival con más de medio millar de neonazis y fue la original forma de protestar de la población.

Los vecinos de la localidad de Ostritz, en Alemania, compraron toda la cerveza disponible en los supermercados como forma de protesta y para expresar su rechazo a la celebración de un festival neonazi en el lugar.

La Policía había prohibido la venta de alcohol en el Festival Schild und Schwert -Festival Escudo y Espada- celebrado en un hotel de la ciudad.

La única fuente de cerveza para el festival eran los supermercados locales, por lo que los vecinos compraron más de un centenar de cajones de la bebida. Además la Policía confiscó el viernes 4.200 litros de cerveza y requisó otros 200 litros el sábado a los asistentes.

Unas 300 personas manifestaron pacíficamente por las calles de Ostritz para protestar contra el festival, según cifras de la Policía. El evento se celebra cada año en esta pequeña localidad de unos 2.400 habitantes, coincidiendo con el aniversario del nacimiento de Adolf Hitler.

Comentar
- Publicidad -