Teatro: “Vengo por el aviso” se convirtió en la comedia más vista del año en esta ciudad

El pasado sábado en las instalaciones del Teatro de Astra, se llevó a cabo una nueva función de la obra francesa denominada “Vengo por el aviso” con un elenco sin fisuras, con mucha química sobre las tablas, luciéndose a pleno, donde una serie de clasificados provocan malentendidos y diversas situaciones durante la función.
Teatro Amakaik puso en escena una vez más la obra “Vengo por el aviso”, comedia que es éxito de taquilla a nivel local y regional superando los miles de espectadores en las funciones que han realizado, protagonizada por Susana Martel y los actores Germán Gutiérrez, Marcos Barrionuevo, Ramiro Miranda, Antonella Álvarez, Macarena Haro, Diego Chaile y Alexia Ojeda.

Esta obra viene preparándose desde hace más de un año, también cuenta con el armado y diseño escenográfico de Adrián Díaz y Manuel Sepúlveda, en sonido la colaboración del locutor y actor Norberto Cárdenas, y detrás de escena Paola Acevedo y Valentina Raso. En vestuario el diseño de Rosana González junto a Pilar de la Torre.

La trama se desarrolla en una casa, propiedad de una exvedette, en donde conviven diferentes personajes, tales como una profesora de piano, una pintora y una mucama, quienes se deciden a publicar avisos clasificados en busca de gente para cada una de sus necesidades y es allí cuando se provocan las confusiones delirantes que forman este vodeville.

La dirección está cargo de Ana Karina Ávila, presidente de la Asociación Infinito Espacio Urbano que trabaja por la promoción del arte y la cultura de manera autogestionada con la ayuda de otros artistas que tienen la misma pasión que ella.

Te puede interesar
El Municipio incrementará los controles de tránsito este fin de semana

Desde sus inicios a hoy, coincide con la mirada sobre la identificación y como ella admite que “tan solo leyendo el guion uno sabe si la obra va ser buena o no, después hay que buscar a los protagonistas, pero que no solo actúen bien, sino que tengan compromiso y tiempo, ganas y pasión”.

Pero apunta otra clave, alejada de los negocios y más atada a los sentimientos. “Cada obra convierte a los actores en un grupo muy querido y pasamos muchas horas juntos en ensayos y todos buscamos que la obra salga bien, que a la gente le guste, le haga reír, estamos en todos los detalles, y venimos trabajando hace meses, con idas y venidas, pero finalmente logramos mostrarla al público”, agregó la artista.

Un elenco sin fisuras, con mucha química sobre las tablas, permite que cada situación sea aprovechada al máximo. Una escenografía muy lograda, que ya es “marca registrada” de las obras que presenta Amakaik, conjugan un clima ideal para que se desarrolle la trama que distingue a una comedia de enredos, e insisten en el equívoco como factor principal de esta obra, dado que ante un aviso publicado en un diario que es demasiado ambiguo, aparecen distintos personajes que dicen venir a raíz de este, con situaciones que desconciertan a varios personajes.

 

Comentar
- Publicidad -