Nueva Zelanda podrá votar en el supermercado en los comicios del año que viene

Andrew Little

En los supermercados de Nueva Zelanda los habitantes de este archipiélago también podrán escoger a su nuevo primer ministro en las próximas elecciones legislativas.

Será en los comicios previstos para el año 2020 cuando se aplicará la nueva normativa para regular las votaciones que ha sido aprobada esta semana y recoge la instalación de urnas electorales en los supermercados y centros comerciales más concurridos de la nación. Además, la ley también prevé la posibilidad de poder registrarse el mismo día de la votación o facilitar el voto de aquellos nacionales que viven en el extranjero.

En elecciones anteriores ya estaba prevista la instalación de urnas en iglesias, colegios y alcaldías. Ahora, se integrarán en esta red aquellos supermercados que cuenten con espacio suficiente para llevar a cabo la elección del candidato de manera tranquila y segura y cuyos propietarios estén de acuerdo con la inclusión de sus locales.

Según explicó Andrew Little, ministro de Justicia, estos cambios harán del acto de votar algo más sencillo y democrático y se han adoptado siguiendo las recomendaciones de la comisión electoral, que los propuso con la intención de alentar a los neozelandeses a expresar su opinión con su sufragio. “Poner urnas en supermercados y centros comerciales facilitará la votación de las personas”, aseguró al respecto. “Es importante que las urnas se coloquen en lugares donde la gente hace sus cosas del día a día y, por lo tanto, pueda resultar más cómodo ejercer su derecho dentro de sus ocupadas vidas”.

Te puede interesar
Evo Morales no quiere para Bolivia "lo que ocurre en Argentina"

Little forma parte del Gobierno que encabeza la laborista Jacinda Ardern, cuyo partido gobierna en coalición con la formación Nueva Zelanda Primero y el Partido Verde pese a que el Partido Nacional de centroderecha cosechó más votos que el Partido Laborista el día de las elecciones.

Precisamente, desde las filas de la oposición llegaron las críticas más aceradas a las nuevas medidas, ya que calculan que favorecerá más a los partidos de izquierda como el Laborista o los Verdes y los consideran más propios de “repúblicas bananeras” que de un país como Nueva Zelanda.

En los comicios del 2017, casi cuatro de cada cinco personas votaron, uno de los datos de participación más altos de toda su historia.

Comentar
- Publicidad -